Menú
Posturas sexuales del kamasutra: La araña
Posturas sexuales del kamasutra: La araña

SEXO EN PAREJA

Posturas sexuales del kamasutra: La araña

La araña es una de las posturas del Kamasutra más excitantes, y su dificultad no es alta, descubre cómo se practica y por qué se llama así.

El libro del Kamasutra tiene su origen en la cultura hindú, y se sitúa entre los siglos III y VI. No obstante, hoy en día sigue siendo la referencia en cuanto a posturas sexuales. Recoge todo tipo de posibilidades a la hora de disfrutar del sexo con penetración, y seguro que más de una pareja ha intentado practicarlas todas, que rodean la cifra de 100. Aunque hoy en día vivamos con mayor naturalidad el hablar de sexo, no lo hemos inventado en las últimas décadas, sino que estos antiguos textos recogen todo lo que podemos imaginar y más en torno a las posturas sexuales. Lo más curioso son sus nombres, que a veces no llegamos a entender el porqué de que tengan unos u otros, pero veréis que en este caso no hay ninguna duda de por qué hablamos de la postura de la araña.

Como sabéis, en Bekia Pareja intentamos explorar todas las posturas del Kamasutra, y en esta ocasión nos atrevemos con una un poco más complicada, aunque no de las que más, que seguro os hará explotar de placer: se trata de la postura sexual de la araña.

La clave es que las dos personas disfruten por igual de la posturaLa clave es que las dos personas disfruten por igual de la postura

Recuerda que a la hora de probar nuevas experiencias en la cama debe realizarse sólo si ambos miembros de la pareja así lo desean. El Kamasutra está lleno de posturas sexuales para elegir la que más nos apetezca probar, así que no te quedes con una que no te genere confianza. La cuestión es disfrutar ambas personas y no de hacer sólo lo que le apetece a la otra parte.

Cómo se realiza la postura de la araña

Tal y como comentábamos, la postura de la araña no es de las más sencillas, pero para nada es de las más complicadas. Recibe este nombre de la araña porque, al conseguir adoptar la postura, la forma en que tenemos apoyadas las extremidades dan la forma de una especie de araña con sus patitas.

Para realizar la postura de la araña, lo que hará la pareja formada por hombre y mujer será colocarse el uno frente al otro echados sobre la cama, con los brazos apoyados detrás, y las piernas estiradas. Lo que hará el hombre será abrir las piernas y flexionar las rodillas ligeramente, apoyando los pies sobre la cama. La mujer, entonces, se coloca entre las caderas del hombre, abre también sus piernas y las coloca a los dos lados de la cadera masculina. Se realiza, entonces, la penetración, y uno de los dos, o ambos, realizará un suave balanceo para practicar el coito.

Es muy postura que también permite la penetración analEs muy postura que también permite la penetración ana

Esta postura también permite la penetración anal, por lo que puede ser practicada por dos hombres sin ningún tipo de variación. La imaginación es amplia, así que también se puede practicar mediante el pegging, es decir, utilizando un arnés con un dildo y que sea la mujer la que penetra al hombre, o realizarse de esta manera entre dos mujeres con vagina.

Una postura muy excitante

La araña es de una de las posturas sexuales del Kamasutra más excitantes, permitiendo a la mujer alcanzar el orgasmo con facilidad. Además, permite que ambos miembros de la pareja sexual se miren mutuamente, por lo que añade ese componente visual que a muchas personas excita enormemente. Veamos, entonces, los puntos positivos y negativos de esta postura sexual.

Ventajas de realizar la postura de la araña

Además de ser excitante y favorecer el orgasmo en las mujeres, la postura de la araña cuenta con otras ventajas. Aunque, claro, estas dependen de las preferencias de cada persona, lo que para una es una ventaja, para otra es un inconveniente.

Como decíamos, un punto a favor las dos personas se pueden observar mutuamente mientras practican sexo, ya que hay otras posturas que no permiten este contacto visual. Además, adoptar la postura de la araña es sencillo, la dificultad podría llegar en el momento de mantener la penetración, pero con un poco de práctica saldrá bien fácil. Permite que sea tanto el hombre como la mujer, como ambos, quienes realicen el movimiento de balanceo, por lo que es muy flexible según los gustos y deseos de las personas que la practican. Por último, los puntos de contacto físico entre los o las dos miembros de la pareja son las piernas y caderas, notando el calor de nuestra pareja sexual en la zona. Además notar el movimiento de esta zona en nuestra pareja puede incrementar la excitación.

Es una postura muy excitante porque tiene un componente visual Es una postura muy excitante porque tiene un componente visual

La araña es una postura ideal para las personas a las que les gusta practicar la penetración durante poco tiempo, o a las que les gusta cambiar de posición a cada rato, y es que no es una postura sexual pensada para mantener durante muchos minutos. Como sabéis, el sexo no es cuestión de tiempo, sino de placer, así que no intentéis alargar la experiencia, especialmente con posturas que requieran algo de fuerza, como esta.

Inconvenientes de la postura de la araña

Algunos de las desventajas o puntos más negativos con los que cuenta la postura de la araña son los siguientes. Por ejemplo, al principio puede costarnos un poco mantener la penetración, pero ya indicábamos que en pocos minutos lograremos mantenerla. Por otro lado, y tal y como se puede imaginar, debemos mantener la fuerza en las piernas y los brazos, por lo que es fácil que nos cansemos pronto de practicar esta postura. Y es que, efectivamente, para realizar algunas de las posturas sexuales del Kamasutra, se necesita cierto entrenamiento físico, así que las personas que ejerciten su fuerza y su flexibilidad encontrarán muchas más posibilidades en este manual del sexo.

Un inconveniente es que, a diferencia de otras posturas, solo permite la penetaciónUn inconveniente es que, a diferencia de otras posturas, solo permite la penetación

Otro inconveniente es que es una postura sólo para realizar penetración, y no permite el tacto con las manos, ya que nuestros brazos se encuentran sujetando nuestro cuerpo. Hay personas a las que esto les gusta, pero a otras no, ¡es cuestión de elegir!

¿Qué os ha parecido la postura de la araña? ¿Os atrevéis a practicarla la próxima vez que tengáis relaciones sexuales? Esperamos que, si lo hacéis, multipliqueis el placer que sentís y os queden ganas para probar otras muchas posturas sexuales del Kamasutra. Podéis indicarnos en los comentarios qué tal os ha ido.

Te puede interesar