Menú
Cómo practicar el Beso de Singapur para tener un orgasmo espectacular
Cómo practicar el Beso de Singapur para tener un orgasmo espectacular

TÉCNICAS

Cómo practicar el Beso de Singapur para tener un orgasmo espectacular

Descubre todas las técnicas para realizar los movimientos básicos de esta práctica sexual con orígenes indios.

El beso de Singapur, o Pompoir, es una técnica que consiste en usar los músculos vaginales de formas diferentes con el objetivo de estimular el pene durante el coito. Es una práctica sexual destinada a dar placer al hombre durante las relaciones sexuales, aunque es también beneficiosa para la salud de las mujeres puesto que fortalecer las paredes vaginales ayuda a prevenir la incontinencia urinaria y a mejorar la salud de la vejiga.

Orígenes del beso de Singapur

Esta práctica tiene sus orígenes en la antigua India donde, al parecer, las devadasis, las bailarinas tradicionales indias, la utilizaban como parte de los ejercicios tántricos destinados al momento de hacer el amor. De hecho, es una técnica conocida en todas las culturas del Lejano Oriente, aunque no fuera utilizada por todas las mujeres orientales de forma sistemática.

Esta práctica tiene sus orígenes en la antigua India y es muy conocida en las culturas del Lejano OrienteEsta práctica tiene sus orígenes en la antigua India y es muy conocida en las culturas del Lejano Oriente

Sin embargo, en un país como Tailandia es una tradición que pasaba de madres a hijas con el fin de que la nueva esposa cumpliera satisfactoriamente las obligaciones maritales. Durante la noche de bodas, la mujer debía hacer el amor por primera poniendo en práctica todo lo aprendido para proporcionar el máximo placer a su recién estrenado marido.

En los años 50, el ginecólogo Arnold Kegel desarrolló una serie de ejercicios para las mujeres que sufrían incontinencia urinaria. Estos ejercicios tenían la finalidad de fortalecer el músculo pubicoxígeo y este fortalecimiento favorecía el aumento del flujo sanguíneo en estos músculos, lo que provocaba, y provoca, una mayor facilidad para la excitación y para alcanzar orgasmos satisfactorios.

Por tanto, las pacientes del doctor Kegel notaron los beneficios secundarios de los ejercicios propuestos por el médico al hacer el amor con sus parejas ya que alcanzaban los orgasmos con mayor facilidad y con más intensidad.

La técnica del beso de Singapur

Dominar el arte del beso de Singapur no es tarea fácil puesto que todo sucede en el interior del cuerpo, no vemos lo que sucede desde el exterior.

Sin mover tu cuerpo serás capaz de proporcionar a tu pareja un orgasmoSin mover tu cuerpo serás capaz de proporcionar a tu pareja un orgasmo

Puede que cueste creerlo, pero controlando los músculos de la vagina, las mujeres pueden hacer diferentes movimientos como succionar, contraer, empujar, expulsar, y estos movimientos se pueden combinar de diferentes maneras. En algunos lugares describen al beso de Singapur como la acción de "ordeñar" el pene.

Puedes comenzar con los ejercicios Kegel de contracción y relajación de músculos vaginales para calentar, pero el beso de Singapur es mucho más que eso. Sin mover tu cuerpo serás capaz de proporcionar a tu pareja un orgasmo tan increíble que no volveréis a hacer el amor de la misma manera en el futuro.

Los movimientos básicos son los siguientes:

- Atraer: Esta habilidad permite a la mujer succionar el pene dentro de la vagina. Consiste en introducir el glande en la vagina y succionar el cuerpo del pene por medio de los músculos vaginales.

- Expulsar: De la misma manera que se atrae el pene hacia el interior de la vagina, también se puede extraer con la ayuda de los músculos.

- Exprimir o girar: Con esta técnica se aprende a torcer o estrujar el pene moviendo solamente los músculos pélvicos. Suena doloroso, pero no lo es en absoluto. Es una práctica que apreciarán los hombres porque no podrán creer lo que les estás haciendo.

- Trabar. Consiste en apretar el pene de tal manera que al hombre le sea imposible extraerlo. El pene quedará "trabado", sin poder salir de tu vagina.

Controlando los músculos de la vagina, las mujeres pueden hacer diferentes movimientosControlando los músculos de la vagina, las mujeres pueden hacer diferentes movimientos

Con estas técnicas, podrás controlar las sensaciones de tu pareja, tendrás todo el poder sobre su placer e incluso podrás controlar el momento del orgasmo, y sin mover otras partes de tu cuerpo.

Mantén tu vagina fuerte

Exacto. No solo debe hacerse por el placer sexual, todas las mujeres deberían entrenar diariamente sus músculos vaginales, y su suelo pélvico en general.

Es recomendable realizar los ejercicios Kegel en cualquier momento del día que tengas libre, pero otra forma más divertida de "entrenar" tu vagina es al hacer el amor. Contraer y relajar tus músculos vaginales durante el acto sexual es la mejor forma de fortalecer tu vagina. Al principio te será un poco forzado, pero como cualquier entrenamiento, tienes que habituarte y coger práctica hasta que lo hagas casi sin pensar.

Te puede interesar