Menú
Las mejores posturas para tener relaciones sexuales en lugares públicos
Las mejores posturas para tener relaciones sexuales en lugares públicos

MUY ERÓTICAS

Las mejores posturas para tener relaciones sexuales en lugares públicos

El sexo en público puede ser my divertido y ayuda a la pareja a salir de la aburrida rutina, pero existen posturas mejor que otras para hacerlo.

La pasión y la adrenalina son dos ingredientes que, si se juntan, pueden hacer que las relaciones sexuales se conviertan en una intensa y excitante experiencia perfecta para vivir en pareja. Bien sea por rutina o por hacer realidad una fantasía sexual, el sexo en lugares públicos es algo bastante practicado por las sensaciones que brinda y porque a veces, según la situación y el contexto, es imposible frenar los impulsos y el deseo sexual hacia la otra persona.

El temor a ser descubiertos, la adrenalina que se experimenta y la novedad que supone hace que las relaciones sexuales en un lugar público sea una práctica casi adictiva que lleva a muchas personas a buscar sitios e incluso a idear planes para poder llevar a cabo sus fantasías sexuales. De todas formas, seas o no seas un recurrente en este tipo de prácticas, el morbo y el deseo es algo que surge repentinamente con tu pareja así que no te cierres en ti mismo pensando que el sexo en un lugar público no es para ti. Igualmente, los espacios públicos no son lo más cómodo a la hora de desatar la pasión con otra persona pues normalmente son pequeños y en ellos hay que tener cuidado con según qué posturas para no ser vistos o descubiertos.

El temor a ser descubiertos es muy excitante durante el sexo en públicoEl temor a ser descubiertos es muy excitante durante el sexo en público

Si buscas experimentar lo que se siente al mantener relaciones sexuales en un espacio público junto con hacer de esa experiencia un recuerdo placentero para repetir en otra ocasión, es necesario que seas consciente del lugar en el que estés y que tanto tú como tu pareja sepáis qué posturas sexuales podéis hacer sin que acabéis frustrados ante las limitaciones del sitio.

En un baño público

Los baños y aseos son quizá los lugares públicos en los que más relaciones sexuales se practica. Ser un espacio completamente cerrado y con pestillo son factores que lo convierten en un lugar atractivo en el que poder desatar la pasión y la lujuria. Como sucede con otros sitios por los que pasa mucha gente a lo largo del día, los aseos públicos puede que no se encuentren en unas condiciones higiénicas óptimas, pero, si el morbo del momento puede más, busca siempre adoptar posiciones y posturas en las que toques lo menos posible la superficie del váter o del lavabo.

Si tienes sexo en un baño público, intenta no tocar demasiado la superficie del váterSi tienes sexo en un baño público, intenta no tocar demasiado la superficie del váter

La postura sexual más recomendada para un baño público es que la chica se apoye con las manos contra una de las paredes y que su pareja, colocado detrás, la penetre. De esta forma, la persona activa podrá tocar cualquier parte del cuerpo de su pareja, con las manos o con la boca, haciendo así que la situación sea más excitante. Otra posición por la que también se puede optar es hacer sexo oral pues el hombre o mujer sólo necesitará quedarse de pie mientras que su pareja solo tendrá que agacharse y agarrarse a sus piernas o caderas para poder encontrar un punto de apoyo y equilibrio. Otra forma de colocarse en la que pueda haber penetración será aquella en la que el hombre coja en alto a su pareja, apoyándola contra la pared y abriéndole las piernas, para que esta pueda enroscarlas alrededor de su cintura y facilitar así la entrada del pene en la vagina.

En el coche

El coche, al igual que el baño, permite estar en un espacio cerrado y, además, al ser de propiedad, no presenta tanto riesgo si lo que uno quiere es evitar a toda costa ser descubierto. La presencia de los asientos puede dificultar algunas posturas sexuales pero las opciones siguen siendo muy variadas e incluso se puede jugar con ellos para adaptarlos a tus posiciones. Tu pareja y tú podéis realizar la clásica postura del misionero tumbando cualquiera de los asientos delanteros, aunque, si queréis poneros más creativos, lo mejor será que la acción la paséis a los traseros.

La presencia de los asientos en el coche puede dificultar algunas posturas sexuales pero las opciones siguen siendo muy variadasLa presencia de los asientos en el coche puede dificultar algunas posturas sexuales pero las opciones siguen siendo muy variadas

En los asientos traseros, podéis adoptar la postura del perrito: la mujer se puede poner a cuatro patas y apoyarse contra los cristales para tener un punto de apoyo mientras el hombre la penetra. Otra postura que también puede llevarse a cabo es tumbar boca arriba a la mujer y que el hombre, a horcajadas, forme una especie de X sobre su cuerpo para poder penetrarla fácilmente. Esta última postura facilita que el hombre pueda agarrar una de las piernas de la mujer para tener un mayor apoyo y así poder marcar un ritmo constante en la penetración.

Por último, si el espacio de los asientos traseros es amplio y la mujer quiere ser activa en la relación sexual, puede hacer que el hombre se siente en cualquiera de los asientos mientras que esta, apoyada en los respaldos del copiloto o piloto, se sienta sobre él para así lograr la penetración. Aquí, la mujer toma el control total de los movimientos.

Obra pública

Las obras públicas es otro lugar en el que uno puede dar rienda suelta a la lujuria junto a su pareja. Los andamios y pilares utilizados en este tipo de sitios son perfectos para apoyarse o tumbarse en ellos mientras que las lonas pueden servir como elemento para ocultarse ante los demás. En este tipo de espacios, evita aquellos sitios donde haya escombros o materiales de obra y aprovecha los recovecos aislados para una mayor intimidad y placer.

Si vas a tener sexo en una obra, evita los lugares peligrosos o con escombrosSi vas a tener sexo en una obra, evita los lugares peligrosos o con escombros

Un andamio en el que poder tumbarse hará posible cualquier tipo de postura sexual, aunque para evitar daños en rodillas o nudillos, una de las posiciones más satisfactorias puede ser que la mujer se apoye con sus manos en la base del andamio, dejando a la vista su cadera, mientras que el hombre la penetra por detrás. Otra postura muy excitante puede ser que el hombre se siente o se apoye debajo de algún pilar horizontal de forma que la mujer se cuelgue de él y pueda así sentarse sobre su pareja para tomar el total control de la penetración.

Probador

Los probadores son otros de los sitios en los que muchas personas desatan sus pasiones y es que quitarse la ropa delante de la pareja, a sabiendas de que fuera del probador muchas personas están únicamente pendientes de sus compras, puede resultar algo muy excitante. Si el probador no cuenta con una pequeña silla o banco y las cortinas o puerta no llegan al suelo, la postura ideal es que el hombre coja a la mujer en el culo, esta rodee su cintura con sus piernas, y así, apoyados en la pared del fondo del probador, iniciar la penetración.

Quitarse la ropa delante de tu pareja en el probador puede ser muy excitanteQuitarse la ropa delante de tu pareja en el probador puede ser muy excitante

Si por el contrario el probador cuenta con una silla, el hombre puede sentarse y dejar que la mujer se siente, de frente o de espaldas, sobre él para poder marcar el ritmo de la penetración. Estar de pie también es otra opción y tan solo será imprescindible que la mujer se coloque de espaldas al hombre mientras se apoya contra la pared y deja que este introduzca su pene dentro de la vagina o ano de su pareja. Lo ideal para encontrar la postura ideal es saber la resistencia y elasticidad de la pareja así como ver los elementos del lugar público que pueden servir como apoyo y punto de equilibrio.

Te puede interesar