Menú
Cómo superar el miedo a hacer una felación
Cómo superar el miedo a hacer una felación

CONSEJOS

Cómo superar el miedo a hacer una felación

Protección, confianza y sin ningún tipo de obligación son algunos factores que debes tener en cuenta a la hora de poner en práctica el sexo oral.

Disfruta del sexo y pierde el miedo Disfruta del sexo y pierde el miedo

El sexo oral es una de las prácticas sexuales más empleadas. Muchos hombres y mujeres lo encuentran tanto o más placentero que la penetración o relación sexual común, pero a otras simplemente no les gusta, o no les compensa. En esta ocasión vamos a centrarnos en el sexo oral practicado al hombre, es decir, la felación. Muchas personas aún no han probado a practicar felaciones porque no se sienten seguras con ellas, o han oído algunos mitos que les producen miedo temor a realizarlas. Es por ello que queremos arrojar luz sobre algunas cuestiones relativas a este tipo de práctica sexual

Antes de adentrarnos en el tema, debemos de saber que en el sexo no tenemos la obligación de hacer nada con lo que no nos sintamos cómodos, la sexualiad es para disfrutarla entre ambas partes de la pareja, y no tenemos que llevar a cabo todas las posibilidades que haya, sólo aquellas con las que sintamos placer. Otra cuestión sería que sí queramos probar experiencias nuevas, pero no nos atrevamos por desconocimiento de lo que pueda pasar. Si este es tu caso con las felaciones, ¡estate atento/a!

El sexo oral debe ser una experiencia compartidaEl sexo oral debe ser una experiencia compartida

Miedos más comunes en torno al sexo oral

- No saber hacerlo bien. Este es un miedo común entre aquellas personas que se están iniciando en el sexo. No existe una manera de hacer una felación bien o mal, si no formas que gustan más y menos. Por ello, a medida que se va practicando se va cogiendo práctica y confianza, simplemente hay que dejarse llevar. Al empezar, si no tenemos seguridad, es mejor hacerlo con un chico con el que tengamos confianza y hablarlo previamente con él. Puede decirnos cómo le gusta más o menos, pero generalmente, haciéndolo de la manera común, emulando una penetración pero siendo nuestra boca la que se desplace por el pene, él sentirá placer.

- ¿Y si me dan arcadas? La persona que practica la felación tiene el control del pene, lo introducirá hasta donde le parezca suficiente, o incluso podemos empezar haciéndolo sólo en la zona del glande. Además, sujetaremos el pene con la mano para tener un mayor control. Si queremos hacerlo hasta el fondo, procuraremos llevar el pene hacia los carrillos y no hacia la garganta, porque eso sí tiende a provocar arcadas.

A veces los chicos, al dejarse llevar por el placer, empujan la cabeza de su pareja para que haga la felación más profunda, pero si nos molesta o nos empieza a dar arcadas, sujetaremos el pene más arriba para poner un límite a partir del cual no introduciremos más, o simplemente le diremos que no nos gusta que lo haga.

- La eyaculación. La práctica oral no termina necesariamente en la eyaculación en la boca de la pareja. Es común que la felación se practique de manera preliminar al coito, entonces el chico que la recibe no llega al orgasmo con ella. En caso de que la felación se practique con el objetivo de llegar al orgasmo, podemos avisarle de que no queremos que eyacule en nuestra boca. Un gran número de personas no encuentra agradable esa sensación, entonces poco antes de la eyaculación interrumpen la felación y continúan el sexo, por ejemplo, con la masturbación.

Otros hombres y mujeres permiten la eyaculación en su boca, pero no se tragan el semen, si no que lo escupen después. También podemos utilizar un preservativo especial para practicar sexo oral, entonces el chico puede eyacular sin que su pareja entre en contacto con el semen.

-Enfermedades de Transmisión Sexual. En este caso sí que hay ser precavido. Si la persona a la que le hacemos la felación tiene algún tipo de ETS o el VIH, utilizaremos de manera obligatoria el preservativo. Si se trata de nuestra pareja común, que no tiene enfermedades, podemos hacerlo sin protección, a menos que surja alguna sospecha de infección, o si tenemos heridas en la boca, como medida de prevención.

¡Importante! Practicar sexo oral sin protección y retirar el pene antes de la eyaculación no reduce el riesgo de contraer enfermedades, pues durante la relación sexual el hombre expulsa líquido preseminal, que también las transmite.

- El sabor. Quizá tengamos miedo a que el sabor que sintamos al entrar nuestra boca en contacto con el líquido preseminal o el semen vaya a ser desagradable y no queramos continuar. Como todo en el sexo, depende de cada persona: a muchas les gusta el sabor, o simplemente se acostumbran a él. Otras lo encuentran repulsivo, pero eso no es un obstáculo para dar placer oral, porque podemos tapar su sabor, por un lado, echando un poco de saliva sobre el glande, para diluir el fluido y que no lo notemos, o utilizando geles lubricantes de sabores, que tienen este entre sus múltiples usos. Como siempre, el preservativo de sexo oral es una genial opción que nos quitará todo contacto con el pene y sus fluidos, además existen multitud de sabores.

No hay opción a un posible embarazoNo hay opción a un posible embarazo

La mejor prevención, la protección

- La higiente. El sexo oral es tan limpio como higiénicas sean las personas que lo practican. Por ello, es fundamental mantener unos hábitos de limpieza diarios, y también lavarnos bien la zona genital y la boca antes de mantener relaciones sexuales de tipo oral. ¿Qué tal una ducha juntos para empezar a disfrutar del sexo?

- ¿Puede provocar cáncer de garganta? Esta duda se ha extendido el último año debido a las declaraciones de Michael Douglas en las que afirmaba que el cáncer de garganta que sufría había sido causado por el Virus del Papiloma Humano, contraído al practicar sexo oral. Los expertos dicen que aunque se pueden relacionar la infección del VPH y el cáncer orofaríngeo, lo causa en muy pocos casos, y tienen que darse varios factores a la vez para que ocurra. Además, mediante el sexo oral es mucho más complicado contraer el VPH que mediante otras prácticas sexuales, porque la boca es muy resistente a los agentes infecciosos.

- Embarazo. Una escasa educación sexual puede generar creencias como que eyacular en la boca de una mujer puede provocar un embarazo. Sin embargo, es anatómicamente imposible porque por la vía oral el semen sólo atraviesa el aparato digestivo, no entra en contacto con el aparato reproductor y, por tanto, los espermatozoides no pueden alcanzar el ovario.

Si nos sentimos más seguros/as con respecto a los riesgos del sexo oral, podemos empezar a probar a practicarlo, siempre que tengamos ganas de hacerlo. Iremos poco a poco, sin presión, ni miedo, ni prisa, y siempre con la confianza entre ambos.

Te puede interesar