Menú
¿Por qué no tengo suerte en el amor? Razones y soluciones
¿Por qué no tengo suerte en el amor? Razones y soluciones

SUERTE EN EL AMOR

¿Por qué no tengo suerte en el amor? Razones y soluciones

Todo el mundo se ha visto alguna vez en la desesperada situación de no encontrar a la persona ideal. Pero no sirve de nada desesperarse.

En ocasiones llegamos a un punto en el que sentimos que nada marcha bien en nuestras vidas amorosas. Vemos a unas personas que comienzan a salir con alguien, se comprometen y se casan felizmente, mientras que otras seguimos solteros o solteras sin saber muy bien la razón de esa situación. O tal vez pienses que te va mal porque tienes citas que ves que no llevan a ningún lado y te preguntas si es posible que todos los solteros (o solteras) de tu ciudad tengan algún problema o si solo te topas con los que tienen "algo" malo, cualquier cosa. Sea cual sea la razón, todos hemos tenido ese momento en el que pensamos qué le hemos hecho a Cupido para que tenga esta especie de cruzada contra nosotros.

En ocasiones podemos llegar a pesar que nunca vamos a encontrar el amorEn ocasiones podemos llegar a pesar que nunca vamos a encontrar el amor

Por desgracia, lamentarnos sin sonar infantiles y caprichosos o, por el contrario, ansiosos y desesperados, es imposible. Lo mejor que se puede hacer es pensar en nuestras experiencias, aprender de los errores cometidos, e intentar cambiar para el futuro. No hay que olvidar, que la mayoría de los problemas surgen en nuestra propia mente, así que vamos a ver qué hemos podido estar haciendo mal.

¿Cuestión de suerte?

Muchas personas culpan a su suerte para explicar su trayectoria de malas relaciones, pero es posible que estas personas tengan una actitud o unos pensamientos que les sabotean su vida amorosa sin ni siquiera darse cuenta. Frases como "Todos los tíos son iguales", "prefiero ser la loca de los gatos", "es mejor estar soltera", "se me da fatal tener novio" o "yo sólo quiero divertirme sin compromiso", son un signo de que algo no va bien. Estas frases son comunes a los veintitantos años, cuando somos jóvenes y vemos los temas de las relaciones a largo plazo como algo lejano, como una responsabilidad para un futuro que de momento no tiene que ver mucho con nuestro presente actual.

Tu actitud o pensamientos pueden sabotear tu vida amorosaTu actitud o pensamientos pueden sabotear tu vida amorosa

No es malo tener experiencias diferentes durante la "primera" juventud, de hecho, son recomendables porque ayudan a madurar si se aprende de ellas. Pero esta actitud después de los 30 años, quizá, ya no está tan bien vista socialmente. Se tienen unas expectativas sociales que nos influyen queramos o no, y eso nos afecta emocionalmente. No obstante, en ocasiones es nuestro propio subconsciente el que juega en nuestra contra.

Vamos a ver algunas actitudes y pensamientos que utilizamos para sabotearnos en el amor:

  • Tienes sentimientos de nostalgia. Lógicamente sabes que tus relaciones pasadas terminaron por buenos motivos, pero eso no te impide pensar en tus exes de vez en cuando. Está bien recordar los buenos momentos que se vivieron con otras personas, pero sin llegar al punto de romantizar sobre relaciones que ya están terminadas.
  • Tener sentimientos de nostalgia de tu ex no deben hacer que le romanticesTener sentimientos de nostalgia de tu ex no deben hacer que le romantices

  • No te compares con otras personas. Obviamente, si sigues al corriente de las vidas de esas personas que ya no están en tu vida, y sabes por ejemplo si tienen pareja o si se han casado, es común hacer comparaciones entre la nueva pareja y tú, o pensar cómo serían las cosas si hubieras actuado de manera diferente. Destierra todos estos pensamientos de tu mente, está bien conservar los buenos recuerdos pero añorarlos o incluso hacer comparaciones con terceras personas sólo harán que sabotees tu presente real porque seguirás viviendo de tu pasado.
  • La envidia es una mala compañera. Se puede sentir envidia por muchos motivos, uno puede ser al ver feliz a tu ex pareja con otra persona, esa visión hará que muchos sentimientos que desconocías aparezcan y te afecten más de lo que pensabas. Puedes preguntarte por qué no pasó contigo, qué tiene esa persona que tú no tengas... Es una situación complicada de sobrellevar. Pero también puedes sentir envidia si ves que tu círculo de amistades solteras comienza a menguar. No es que envidies a tus amigos o a sus nuevas parejas, no, pero puedes sentir celos de la situación, de verles felices juntos y que tú no tengas a nadie con quien ser feliz. Estos son unos sentimientos normales siempre que estén controlados, de lo contrario, es fácil que te cambien el carácter, convirtiéndote en una persona más agria y malhumorada. Intenta alegrarte por tus seres queridos y disfrutar con su felicidad, tarde o temprano llegará tu momento, y estará más cerca si mantienes una actitud positiva y alegre.
  • La envidia y los celos pueden afectar más de lo que piensas a tu relaciónLa envidia y los celos pueden afectar más de lo que piensas a tu relación

  • Evita la auto compasión. Eso que dicen de que "si no te quieres a ti mismo, nadie más lo hará" es completamente cierto. Si sientes pena por ti, quizá el resto de personas no sepan qué pasa exactamente contigo, pero sí notarán que algo no va bien. Así que aprende a quererte como te gustaría que te quisieran. Una persona con confianza en sí misma, atrae a las personas porque transmite la sensación de que ama vivir, y lo más importante, no se queja constantemente. Sin duda, un cambio de actitud será el punto de partida para que la gente interactúe contigo de una manera diferente, y mejor.
  • Te pasas de independiente. Estar soltero significa tener el control de tu tiempo siempre, y eso, es muy cómodo porque haces lo que quieres cuando quieres. Pero al comenzar una relación, esa comodidad se pierde porque hay que compartir el tiempo con la otra persona y esto es algo que puede resultar estresante para una persona que está acostumbrada a la independencia. Así que manteniendo una vida social activa esa idea de compartir el tiempo con otras personas no la perderás y a la hora de empezar una relación afectiva te costará menos, así que sal de casa, haz planes con tu gente y diviértete.
  • Está bien ser independiente pero para estar con una persona hay que invertir tiempoEstá bien ser independiente pero para estar con una persona hay que invertir tiempo

  • Te centras sólo en un tipo de persona. Está muy bien saber qué te gusta y qué cualidades estás buscando en una pareja, pero también hay que aceptar el hecho de que personas fuera de ese modelo también pueden ser interesantes y pueden sorprenderte gratamente. Mantén tu mente abierta y no niegues tu compañía a gente sólo porque no encaje en tu modelo ideal.
  • "No tengo tiempo para el amor". Esta es la mayor de las excusas. Todos tenemos vidas ocupadas. Está genial tener amigos con los que salir, practicar aficiones, centrarte en tu vida profesional y cuidarse a uno mismo, pero todo esto no es incompatible con tener una relación romántica. Si tu excusa es que no tienes tiempo probablemente sea que en realidad no estás preparado o preparada para dar ese paso con nadie.

¿Puedo cambiar mi suerte en el amor?

Bien creas en la idea del destino, de la suerte, de la casualidad, o bien en que la constancia y el esfuerzo ganan todas las batallas, no puedes negar que el estar soltero durante mucho tiempo te puede hacer sentir alguna vez que estás perdiendo en ese juego que llaman "amor". Vamos a ver algunas pautas para cambiar esa mala suerte en el amor:

  • Sé honesto contigo mismo. El miedo forma parte de la vida, y muchas personas sienten pavor al pensar en la idea de volver a enamorarse, ya que esto significaría volver a ser vulnerable, con los riesgos que ello conlleva. Otras personas tienen miedo de la intimidad, emocional y física. Reconocer estos temores es un primer paso para superarlos y abrirte al amor.
  • Deja de victimizarte. Como hemos dicho antes, sentir pena por ti mismo o misma no es una buena estrategia, más bien al contrario, es una estrategia que nunca sale bien. En vez de pensar y decir a tus conocidos que es imposible conocer a un buen chico, o una buena chica, o que quién querría salir contigo... Explota tus encantos. Si piensas que no eres digno o digna de que te quieran, ésa es la imagen que vas a proyectar al mundo, por lo que nunca recibirás el amor que realmente mereces. Conócete, mírate en el espejo, y deja que los demás vean todas las cosas buenas que tienes. Destaca tus puntos fuertes para que los demás se fijen en ellos, y lo más importante, quiérete más que a nadie.
  • Deja de victimizarte y sentir pena por ti mismoDeja de victimizarte y sentir pena por ti mismo

  • Aprende de los errores. Si en el pasado no te fue bien, analiza qué paso y no vuelvas a caer en las mismas trampas. Si siempre cometes los mismos errores, es difícil que tu suerte en el amor cambie, así que lo mejor es que aprendas a ver las señales que te conducen siempre al mismo final desagradable.
  • Muéstrate siempre tal y como eres. Efectivamente, el amor no es teatro, no hay que interpretar ningún papel, así que deja que los demás vean cómo eres realmente, al fin y al cabo, cuando una persona se fije en ti será por eso mismo, por tu espontaneidad, por tu simpatía y por tu gracia natural.
  • No lo aceptes todo. Esto es importante porque te evitarás futuras discusiones con esa persona que podría ser tu pareja. Con "no aceptar todo" nos referimos a poner un filtro, es decir, una condición indispensable que deba cumplir esa persona que quieres que sea especial para ti. Por ejemplo, si no quieres salir con una persona fumadora o con una persona que apenas sale de casa, es completamente justo que las descartes, y no pasa nada por ello, no te sientas mal.
  • Tómate las cosas con calma. Si tienes citas que no van bien, no te culpabilices ni te agobies por ello. Tampoco culpes a las otras personas porque no tienen culpa de nada. No puede surgir el amor con todo el mundo, por eso es tan especial cuando sucede.
  • Aprecia cada paso del camino. Aunque sientas que tu vida es rutinaria y nunca cambia, en realidad eso no es así. La vida está en constante cambio, y hoy puedes estar soltero o soltera pero el mes que viene quién sabe cómo estarás, quizá hayas conocido a alguien que te guste. Por tanto, no tengas prisa, todo tiene su ritmo, nada se detiene, así que disfruta de la soltería, de los flechazos, de las citas, del noviazgo... De cualquier circunstancia que pase, todo es parte de tu proceso vital, así que disfruta cada momento.
  • Los cuentos de hadas no existen, debemos tener un punto de vista más realistaLos cuentos de hadas no existen, debemos tener un punto de vista más realista

  • La fantasía no es real. Es cierto que hemos crecido escuchando y viendo cuentos de hadas en los que las situaciones perfectas suceden y el amor dura desde el primer segundo hasta toda la eternidad envueltas en perfección, pero esas historias no suceden en nuestro mundo. Está bien querer romanticismo en nuestras vidas, pero desde un punto de vista más realista que el que muestran las películas románticas.
  • Vuelve a definir tu concepto de suerte. Si te obsesionas con una pequeña parte de tu vida, como lo es el amor, no podrás valorar si realmente eres afortunado/a o no. Focalizar la suerte en encontrar a una persona con la que compartir tu vida y sentirte desgraciado/a por no encontrarla, es condicionar tu vida a un único factor. Aprendiendo a valorar otros aspectos que forman parte de tu vida, como la familia, las amistades, el trabajo, etc., te darás cuenta de que no tienes tanta mala suerte como imaginabas. Si sientes que eres una persona afortunada tendrás más confianza en ti mismo/a, y sin duda transmitirás esa imagen a los demás.
Te puede interesar