Menú
Crisis de pareja tras el primer hijo: formas de ponerle remedio
Crisis de pareja tras el primer hijo: formas de ponerle remedio

QUE NO CUANDA EL PÁNICO

Crisis de pareja tras el primer hijo: formas de ponerle remedio

Es algo normal que tras la llegada del primer hijo se produzcan discusiones en la pareja pero existen varios remedios para evitar que eso desencadene una ruptura.

La llegada del hijo primogénito siempre es motivo de alegría e ilusión, pero también se traduce como el comienzo de la gran odisea que significa criar y cuidar de un niño. Por eso, no es de extrañar que a pesar de estar rebosantes de felicidad también se den las primeras rencillas familiares y sobre todo con la pareja. La crianza de los hijos no es cosa fácil, ni actividad que se vaya a aprender en un día, por eso es normal que comiencen las primeras peleas a raíz de los reajustes y las modificaciones de vuestras rutinas, porque ya nada volverá a ser como antes. Para evitar que vuestra relación se ponga en jaque en un momento tan importante y maravilloso de vuestras vidas, es fundamental que os sentéis tranquilamente a hablar y poner las cartas sobre la mesa.

Hoy vamos a hablar sobre esas primeras peleas que pueden ocasionar una crisis en el núcleo familiar tras el primer hijo y cómo pueden solucionarse. Sigue leyendo el artículo para saber más acerca de estos primeros momentos de convivencia con vuestra pareja y la llegada al mundo de vuestro bebé.

Las discusiones de pareja pueden llegar a ser frecuentes en los primeros meses de vida del niñoLas discusiones de pareja pueden llegar a ser frecuentes en los primeros meses de vida del niño

¿Se entra en crisis de pareja con la llegada del primer hijo?

La llegada al mundo del primer hijo siempre es un reto difícil que las madres y los padres aprenden a solventar juntos con el paso del tiempo, pero es cierto que en estos primeros momentos de cambios y reajustes en las rutinas de ambos pueden surgir momentos de crisis debido a las necesidades que el nuevo integrante de la familia necesita. Momentos de crispación debido a la inexperiencia y la falta de sueño, pueden llevar a la pareja a vivir una etapa de crisis.

Las discusiones de pareja pueden llegar a ser frecuentes en los primeros meses de vida del bebé, esto se debe a los cambios en las dinámicas que estaban establecidos hasta entonces, ya no es sólo la vida de dos personas, hay un bebé en el mundo y éste necesita la atención total de sus progenitores.

Lo ideal sería organizar con tiempo y antes de que el bebé nazca los turnos y las tareas de cada uno, pero luego los planes pueden cambiar considerablemente, ser padres también significa estar en constante aprendizaje. No hay que agobiarse si se ve que las primeras semanas no es como os lo habíais imaginado, porque al final todo se acaba solucionando y nadie nace sabiendo cómo ser los mejores padres del mundo, aunque seguro que lo acabaréis siendo y vuestros hijos os querrán mucho.

La llegada del hijo primogénito siempre es motivo de alegría e ilusión, pero también puede ser una odisea La llegada del hijo primogénito siempre es motivo de alegría e ilusión, pero también puede ser una odisea

Si os sentís agotados y agobiados es normal, más las mamás que se enfrentan también a un gran cambio hormonal, por eso es fundamental que también tengáis momentos de soledad en los que disfrutéis y desconectéis un rato haciendo lo que más os gusta. Recordad que el comienzo de una gran aventura siempre genera cambios.

¿Cómo solventar la crisis de pareja tras la llegada del primer hijo?

Como hablábamos al principio, resulta frecuente que la vida de ambos progenitores sufra cambios con la llegada de un bebé, incluso si se tienen más hijos. Los hijos cambian por completo la percepción del mundo, pero también la relación. La carga excesiva de responsabilidades en el hogar o los cuidados del bebé pueden llevar a una época difícil, pero tranquilos, todo tiene solución.

Lo primero es localizar el problema, saber qué es lo que os está pasando exactamente. Reconocer que tenéis problemas es el primer paso para solucionarlos. Sentaos y hablad, podéis hacer una lista con aquello que os está costando más hacer ya sea actividades relacionadas con el bebé o directamente con el hogar. Ver si el reparto de tareas es equitativo o si uno de los dos está sobrellevando el peso de todo, esto último es fundamental, sois un equipo, y como equipo debéis de colaborar por igual en las tareas de vuestros hijos.

Si lo necesitáis podéis acudir a terapia de pareja postpartoSi lo necesitáis podéis acudir a terapia de pareja postparto

Así como las responsabilidades deben ser equitativas y reconocer los fallos, ambos debéis disfrutar de un tiempo para vosotros solos, donde podáis desconectar y respirar tranquilamente. Hacer yoga o ejercicios de relajación, una vuelta por el campo o la playa, os servirá para volver a conectar con vosotros mismos y llegar a casa con ilusión. Los hijos son un auténtico regalo, pero es verdad que para apreciar y valorar ese magnífico regalo antes tienes que valorarte a ti mismo.

Es normal que la relación no sea como antes, y si lo necesitáis podéis acudir a terapia de pareja postparto, donde un profesional cualificado os atenderá y estudiará vuestro caso para ver qué opciones son las mejores. Que no os preocupe delegar en otros, los abuelos estarán encantados de cuidar un rato de vuestro pequeño, esto también es extensible a tíos, primos, sobrinos...la familia y los íntimos amigos también están para ayudar cuando más lo necesitéis.

Es muy importante que reconozcáis desde los primeros momentos que vuestra relación no está pasando por su mejor momento, y así podáis buscar juntos una solución. Evadir la crisis no es la clave.

Te puede interesar