Menú
Lucha contra la rutina: Disfrazarse para tener sexo
Lucha contra la rutina: Disfrazarse para tener sexo

DESATA LA PASIÓN

Lucha contra la rutina: Disfrazarse para tener sexo

Demuestra que la pasión sigue viva con tu pareja animando vuestras relaciones sexuales con picantes fantasías sexuales.

 Desata la llama de la pasión Desata la llama de la pasión

Los disfraces en la cama son una manera de romper con la rutina en el sexo, le da un punto mayor de diversión y además nos permite cumplir diferentes fantasías sexuales. Como siempre ocurre en el sexo, la decisión de incluir disfraces es una cuestión que debe de hacernos sentir cómodos, su único fin es el placer. Mucha gente los utiliza como manera de sentirse más seguro en la cama, pues les da la oportunidad de asumir un rol o una personalidad diferente, y se encuentran más desinhibidos para realizar diferentes prácticas sexuales.

Si nuestra pareja nos expresa su deseo de querer utilizar disfraces para tener sexo, no quiere decir que se haya cansado de nosotros o que esté fantaseando con otra persona. Todo lo contrario, quiere adentrarse más con nosotros en las posibilidades que ofrece el sexo, intentar no caer en la rutina y pasar un rato más divertido en la cama. Además, podemos pedirle que él o ella se disfrace también para probar cómo asignándole otro rol podemos tener un mayor placer.

¿Cómo llevarlo a cabo?

Los disfraces son un elemento muy recurrido en el sexo, especialmente cuando éstos reafirman algunas partes del cuerpo más eróticas, como por ejemplo el escote en las mujeres, o el torso en los hombres. Si queremos añadir este toque picante a nuestra vida en la cama, podemos optar por el factor sorpresa o hablarlo con nuestra pareja. La primera opción es idónea para cuando conocemos las fantasías de él o ella, y sabemos que el disfraz le puede excitar más. Si no, será un gran momento para que ambos compartáis las fantasías que os provocan mayor placer , y los disfraces que más os gustarían.

Además de ayudaros a elegir disfraces, aportará mayor confianza al ámbito sexual de la pareja y será un recurso más para luchar contra la rutina.

Los disfraces te ayudarán a alegrar tu vida sexual Los disfraces te ayudarán a alegrar tu vida sexual

Una vez que tengamos más o menos decidido qué fantasías hacer realidad, podemos empezar a inventarnos cómo será nuestro personaje: más dominante, más sumiso, si interpretaremos una pequeña historia antes de comenzar o pasare,os directamente a el sexo, etc. También se puede utilizar el disfraz para dedicar un baile erótico a la pareja, o simplemente para tenerlo puesto mientras se practique sexo. Todo esto va surgiendo, así que también le dara una faceta de exploración a las relaciones sexuales que la rutina había hecho que desapareciera.

¿Cómo conseguimos el disfraz? Nuestra habilidad e imaginación puede llevarnos a fabricar nuestros propios disfraces utilizando la ropa que podamos aprovechar, o incluso reciclando prendas que ya no ponemos. Si no, las tiendas eróticas tienen una amplia gama de disfraces, y seguro que entre sus productos encontramos alguno en el que no hubiéramos pensado y nos llame la atención.

Disfraces para ellas

Son comunes los disfraces femeninos de conejita o gatita, un disfraz muy fácil que bastará con ponerse un body y elementos del animal, como unas orejas y la cola. También es muy famoso el traje de colegiala, a partir de prendas que se puedan reciclar, enseñando más el escote y el ombligo, unos moñitos como peinado, una piruleta y, como elemento importante y que rompe con el resto del look, unos zapatos de tacón. Los uniformes asociados a roles concretos, como el de sirvienta, policía o enfermera, son otra opción. El de enfermera, además, tiene el factor "misterioso" de que tu pareja no sepa qué ropa llevas debajo de la bata. Los uniformes de autoridad, como el citado de policía, conllevan tomar el control de la situación, y da a la mujer el rol de dominante.

 Los límites los pones tu y tu pareja Los límites los pones tu y tu pareja

También podemos pensar en las aficiones de nuestra pareja y darles ese punto picante con, por ejemplo, disfraces de superheroínas (Batman, Superman, Wonder Woman...) o de futbolista. La imaginación no tiene límites.

Disfraces para ellos

Al igual que en las chicas, los varones también tienen una serie de roles clásicos que provocan placer y excitación en sus parejas. El tópico del "hombre de uniforme" se hace patente en el uso de disfraces en la cama, y por ello son populares los trajes de policía, bombero, camarero, marinero o el mono de trabajo, incluso ¿qué tal ser por un día un ejecutivo sexy? Si dejamos volar más la imaginación, tenemos disfraces de gladiador, pirata, superhéroe, etc, y todos ellos tienen sus versiones con más o menos ropa, así que el abanico es amplio.

Otro elemento que podemos incluir, tanto para él como para ella, son las máscaras, dando un toque más de misterio, incluso podéis fingir que sois desconocidos. ¡Todo es posible si está en vuestras fantasías!

Te puede interesar