Menú
¿Qué es la sexomnia?
¿Qué es la sexomnia?

SONAMBULISMO

¿Qué es la sexomnia?

Las personas que padecen trastorno del sueño tienen relaciones sexuales mientras duermen y, al despertar, no recuerdan nada.

En cuestión de sexo, aún sigue habiendo cosas que, incluso hasta los más expertos en materia, siguen sorprendiéndose. El caso que nos ocupa hoy, es sin lugar a duda, uno de los más sorprendentes, hablamos de la sexomnia, o lo que es lo mismo, sonambulismo sexual.

La sexomnia es un trastorno de sueño que hace que la persona mantega relaciones sexuales durmiendoLa sexomnia es un trastorno de sueño que hace que la persona mantega relaciones sexuales durmiendo

La sexomnia es un trastorno del sueño que, aunque parezca irreal, existe, hace que la persona sea capaz de mantener relaciones sexuales mientras duerme, y que al despertar no recuerde absolutamente nada. No debemos confundir la sexomnia, un problema médico que debe ser tratado, con el apetito sexual sexual o la subida de líbido a altas horas de la noche, esto último es algo normal y no precisa de un seguimiento médico.

Las personas que sufren sexomnia -sleep sex en inglés- no son conscientes de sus actos, es decir, al igual que una persona sonámbula que camina, se levanta o incluso hablan, cuando se despiertan no se acuerdan de nada.

Las personas que sufren sexomnia no son conscientes de sus actosLas personas que sufren sexomnia no son conscientes de sus actos

En este caso el trastorno del sueño se centra en la actividad sexual, la inmensa mayoría de los que sufren la sexomnia no suelen acudir al médico, a veces por vergüenza y otras porque incluso no saben que sufren este trastorno del sueño.

¿A quién puede afectar la sexomnia?

Este trastorno del sueño asociado al sexo puede afectar, según los expertos, alrededor del 10% de la población que sufre parasomnia. La parasomnia no es otra cosa que, un trastorno de la conducta durante el sueño asociado con episodios breves o parciales de despertar, sin que se produzca una interrupción importante del sueño ni una alteración del nivel de vigilia diurno, es decir, más conocido popularmente como sonambulismo. Solo entre el 1% y el 2% de la población sufre parasomnia, por lo que el trastorno del sueño asociado al sexo les afecta a muy pocas personas, tan sólo hay documentados a nivel clínico 150 casos, esto aún así no dejar de ser un problema médico.

Afecta, con más frecuencia, a las personas que hayan sufrido sonambulismo durante la adolescenciaAfecta, con más frecuencia, a las personas que hayan sufrido sonambulismo durante la adolescencia

Los especialistas afirman que, es más posible que ocurra en hombres que en mujeres, sobre todo si han sufrido sonambulismo durante la infancia y/o adolescencia, o también terrores nocturnos. Aunque no existe una causa única ni específica del porqué de este trastorno. Tampoco se asocia a traumas sexuales, ni a ninguna enfermedad psiquiátrica ni psicológica, es decir, el paciente hace su vida normal y sus relaciones sexuales son totalmente usuales.

Este trastorno del sueño no solo afecta a la persona que lo sufre, sino también a las parejas de estos, a veces los compañeros de cama de los sexomnes optan por dormir separados para no ser molestados, las personas que sufren de sexomnia pueden emitir gemidos o incluso llegar a masturbarse en la noche.

Síntomas y tratamiento de la sexomnia

Los primeros que suelen percibir este trastorno suelen ser las parejas de los afectados o los que conviven con él, sus síntomas característicos son fácilmente reconocibles: masturbación, gemidos o abordar sexualmente a la pareja o a quien esté cerca, generalmente de forma agresiva.

Las parejas o personas que conviven con el afectado son lo que se dan cuenta de este trastornoLas parejas o personas que conviven con el afectado son lo que se dan cuenta de este trastorno

Al ser un trastorno asociado al sexo es aún mucho más peligroso, pues se ha dado el caso de que un hombre en el 2005 fue procesado por violar a la mujer con la que dormía. Su defensa alegó que padecía sexomnia y sonambulismo agudo, y la sentencia contempló el sonambulismo sexual como atenuante. Este caso resulta realmente aterrador, si tenemos en cuenta, además, que los expertos avalan la existencia de este trastorno y que el paciente es totalmente inconsciente de sus actos. Es por ello que, al menor síntoma que se vislumbre hay que acudir al médico.

Este trastorno del sueño NO REM, se reconoció hace algo más de diez años. Por lo que, anteriormente quienes lo padecían eran considerados locos o pervertidos sexuales. Existen casos documentados por médicos y especialistas en los que el paciente mantenía relaciones sexuales con desconocidos mientras estaban sonámbulos y luego no se acordaban de nada, incluso cuando el afectado tenía pareja estable.

Es fundamental explicar a la pareja que es una variante del sonambulismoEs fundamental explicar a la pareja que es una variante del sonambulismo

Este trastorno puede afectar seriamente al paciente, pues puede acarrear consecuencias psicológicas, conyugales e incluso legales, en algunos casos. Además, el paciente puede sufrir síntomas depresivos y cansancio. Los especialistas afirman que, es fundamental explicar bien a la pareja o cónyuge que es un trastorno médico, una variante del sonambulismo. Que es involuntario, que el paciente no planea hacerlo.

Lo primero es detectar que se sufre sexomnia, el especialista comienza por interrogar al paciente y a su pareja, en caso de que se confirme la actividad sexual mientras duerme sin que haya consumido ningún tipo de estupefacientes o alcohol, o cualquier otra sustancia que pudiese alterar el comportamiento del paciente mientras duerme o sus recuerdos, se le realiza una polisomnografía, una prueba científica que sirve para diagnosticar clínicamente los trastornos del sueño, y que registra la actividad cerebral y los movimientos oculares del paciente dormido.

Si la situación trae problemas, se debe acudir a un especialistaSi la situación trae problemas, se debe acudir a un especialista

El trastorno puede ser tratado desde diferentes vías; con fármacos o con terapia psicológica, siempre bajo la supervisión médica de un especialista.

Te puede interesar