Menú
Disfunción eréctil o impotencia: formas de ponerle remedio
Disfunción eréctil o impotencia: formas de ponerle remedio

¡CLAVES Y CONSEJOS!

Disfunción eréctil o impotencia: formas de ponerle remedio

El primer paso es reconocerlo a través de los síntomas y tras ello, recurrir a un especialista para estudiar nuestro caso de forma individual.

La disfunción eréctil consiste en la incapacidad continua que tiene un hombre para conseguir o mantener una erección que haga posible tener unas relaciones sexuales completas y satisfactorias. No es como cualquier otro problema sexual como puede ser la falta de ganas de sexo, eyaculaciones alteradas como puede ser la precoz, retrasada o la ausencia total de la misma; o como los trastornos del orgasmo. Se trata de una enfermedad que es más frecuente de lo que pensamos, además, si no se trata puede llegar a afectar mucho a las relaciones sexuales con tu pareja, la familia, incluso en el trabajo.

En las relaciones sexuales, se pueden dar multitud de problemas, como la disfunción eréctil en el hombreEn las relaciones sexuales, se pueden dar multitud de problemas, como la disfunción eréctil en el hombre

Cualquier hombre puede tener problemas para mantener una erección en un momento dado, esto se puede deber a que estén muy agotados física y mentalmente o por estrés. También puede deberse a sufrir una enfermedad grave por la que la medicación produce estos efectos o por estar bajo los efectos del alcohol o de las drogas. Las causas por la que se produce pueden ser por motivos psicológicos, por tener una mala circulación sanguínea, también el problema pueden ser causas neurológicas, hormonales o farmacológicas; por estar tomando algún tipo de tratamiento, crónico o momentáneo, cuyo efecto secundario sea la disfunción eréctil.

Síntomas de la disfunción eréctil

El principal síntoma, sin duda, de la disfunción eréctil se da por un cambio en la erección, la cuál disminuye considerablemente. Puede producirse porque el pene no esté tan rígido como de costumbre o que, a la hora de mantener relaciones sexuales, éstas no sean satisfactorias o lo suficientemente buenas. La clave para saber si la impotencia se origina por causas físicas es porque al despertarse por la mañana la erección no es capaz de mantenerse, en cambio si el problema es mental el problema se produce durante un tiempo determinado, tan solo mientras dura el periodo de estrés o ansiedad.

Hay diversos factores que te permitirán identificar este problema y a su vez, ponerle soluciónHay diversos factores que te permitirán identificar este problema y a su vez, ponerle solución

Es recomendable acudir al médico si persiste durante más de tres meses, momento idóneo para empezar a buscar un urólogo que analice la situación. Pero sobre todo, una de las cosas a tener en cuenta cuando se tiene un problema de este tipo, es analizar si se ha producido algún tipo de cambio en el estilo de vida demasiado significativo. Puede que haya repercutido negativamente en las funciones del pene por el motivo que sea y sería bueno evitar cualquier hábito que sea responsable de la impotencia como algún problema en las arterias y las venas, fumar, consumir más alcohol de lo habitual, tomar muchas grasas saturadas, etc.

Cómo tratar la disfunción eréctil

La inmensa mayoría de los hombres que tienen problemas de disfunción eréctil pueden recibir muchos tratamientos distintos, todos buenos y seguros, siempre y cuando se sigan por mandato de un médico y, de verdad, consigan solucionar este problema. Lo primero, por supuesto, es averiguar cuales son las causas de la impotencia y como está afectando a las relaciones sexuales de la persona afectada. El más común es el consumo de pastillas inhibidoras de la fosfodiesterasa-5.

Son fármacos que tienen diferentes características y tienen que adaptarse a las necesidades de cada persona cambiando la dosis del mismo según las necesidades del paciente, dependiendo de cómo de grave sea su situación. Estos tratamientos facilitan la dilatación de las arterias y eso hace que la sangre fluya mucho mejor hacia el pene facilitando la erección. Aunque para ver que los resultados son favorables, es necesario la estimulación sexualmente hablando, que hará que se desencadene la cascada de neurotransmisores que relajan el músculo de las paredes cavernosas.

Existen otro tipo de tratamientos como las inyecciones directas de una sustancia que tiene una acción local que ayuda a la erección, dispositivos de vacío que provocan que el aparato reproductor masculino se llene de sangre y se produzca la erección, la cirugía también es otra forma de tratamiento siempre y cuando las anteriores no causen efecto. También existen tratamientos hormonales, en el caso de que la impotencia se deba a un déficit de testosterona, psicológicos, e incluso ondas de choque que aplicadas directamente producen un efecto beneficioso sobre la circulación de la sangre de la zona. También existen tratamientos tópicos basados en cremas que se ponen directamente en el pene y hacen efecto entre los 5-30 minutos después de su aplicación.

Existen diversos remedios para tratar de evitar este problema y será importante optar por el más adecuado para nosotrosExisten diversos remedios para tratar de evitar este problema y será importante optar por el más adecuado para nosotros

Estos tratamientos solo puede recetarlos un médico especialista, quién elegirá el que sea más adecuado según la situación y los motivos por los que se está sufriendo este problema. Además, solo podrás conseguir los fármacos que se receten a través de una farmacia acreditada y con licencia para la venta de medicamentos y hay que tener mucho cuidado con aquellas tiendas on-line que pueden ser una estafa y vender productos perjudiciales para la salud.

Cambios en el estilo de vida

También es muy importante realizar algunos cambios en el estilo de vida que, quizás, puedan ayudarte a mejorar la situación. Tal vez no acaben el problema, pero junto con un tratamiento adecuado pueden hacer que los resultados sean mucho más favorables. Dejar de fumar, tener un consumo de alcohol mucho más responsable, realizar una dieta baja en grasa que ayude a sentirse una persona mucho más saludable, realizar ejercicio regularmente y reducir el estrés en tu vida cotidiana puede ser la solución perfecta. Con todo esto se puede mejorar la circulación de la sangre y funcionamiento nervioso del cuerpo, ayudando a solucionar los problemas que pueden estar afectando las relaciones sexuales.

Te puede interesar