Menú
Alergia al látex: todo lo que necesitas saber
Alergia al látex: todo lo que necesitas saber

ALGUNOS CONSEJOS

Alergia al látex: todo lo que necesitas saber

Los síntomas pueden ir desde una simple urticaria hasta la conjuntivitis, la rinitis e incluso la anafilaxia.

Estamos en una época en la que las alergias son demasiado populares, hay muchas más de las que había hace años y su reacción, en ocasiones, es demasiado fuerte y perjudicial para nuestra salud. A veces las personas tienen que llegar a someterse a tratamientos durante toda su vida para poder tener una calidad de vida "normal". Para ello la medicina ha inventado el tratamiento a través de vacunas para algunas de las más importantes y que están funcionando bastante bien, dando calidad de vida a esos pacientes que tienen alergias a las que no pueden evitar estar expuestos como puede ser el polvo, el polen, ácaros, animales, etc.

Pero al contrario que esto, existen algunas otras que son algo más complicadas de controlar y para las que este tratamiento por vacunación, no sirve de mucho, ya que aún no han encontrado la formula perfecta para tratarlo. Esto suele pasar con aquellas que tienen que ver con reacciones cutáneas o dermatitis como puede ser la alergia al látex, demasiado común y algo difícil de diagnosticar por la cantidad tan diversas de efectos y reacciones que puede producir. Para ello el único tratamiento posible es evitarlo a toda costa y sobrevivir.

Cómo detectarla

El látex se trata de una sustancia que se extrae de un árbol, llamado en su nombre científico "Hevea Brasilensis". De él se extrae el caucho con el que se produce esté tipo de productos como guantes, preservativos, juguetes y demás. El problema está en que como es tan natural en el primer momento de su extracción, se le añaden muchos químicos para que no se degrade tan rápido. Por ello aparecen los síntomas alérgicos y otras irritaciones que puede provocar.

El principal síntoma de la alergia al látex es la urticariaEl principal síntoma de la alergia al látex es la urticaria

Lo primero y más importante, es saber que con la alergia al látex no se nace, es un tipo de reacción a que aparece justo en el momento del contacto, y en ocasiones puede tardas días, meses o años en aparecer. Este tipo de plástico puede estar en cualquier momento y con cualquier cosa que haya a nuestro alrededor, ya que está en muchísimos productos, objetos e, incluso, alimentos. Aparece de formas muy distintas y es muy complicado dar con que es lo que provoca esos efectos, desde una simple urticaria que llega en el mismo momento del contacto o que comience a salir días después.

Puede producir eccemas si el contacto dura mucho tiempo en el alérgico, incluso afectando a su sistema respiratorio provocando asma; pero también existen otro tipo de reacciones que pueden confundir mucho a las personas que los sufren, como puede ser una conjuntivitis, rinitis o llegar a la anafilaxia muchas veces, que se trata de una reacción alérgica muy grave.

Consejos a tener en cuenta

A veces se puede saber en el mismo momento, porque los síntomas se vean en el mismo instante del contacto, pero para aquellos que no es así, una vez detectados algunos de los síntomas, y si él alérgico no termina de saber a que se deben sus reacciones, hay que acudir al médico de familia para pedir las pruebas de la alergia que darán el diagnóstico concreto. Después de esto, y según la gravedad de la alergia, el especialista podrá poner un tratamiento o dar algunos consejos para poder sobrellevarla o evitar aquello que hace que la piel reaccione.

Debes hacerte las pruebas de la alergia para asegurarte de que no toleras este materialDebes hacerte las pruebas de la alergia para asegurarte de que no toleras este material

Ya hemos dicho que el látex puede estar en multitud de objetos que tenemos a nuestro alcance y que, en un primer instante, se podrían calificar como de primera necesidad. Esto hace que sea muy fácil utilizar algo que no debemos sin que nos demos cuenta, ya que se trata de un tipo de plástico demasiado común, pero lo peor de todo es que también se encuentra en algunas de las frutas que comemos y que solemos tener en nuestra nevera de una forma cotidiana como por ejemplo: el melocotón, el plátano, las castañas que están tan ricas en otoño, kiwis, piña, tomate, higos y muchos más.

También es verdad que, no siempre ser alérgico al látex, significa que tengamos que privarnos de este tipo de alimentos, a veces la sintomatología que se produce en algunas personas no es tan fuerte como para eso. Todo dependerá del resultado de las pruebas que nos proporcione el alergólogo.

El látex y el sexo

Cuando se mantienen relaciones sexuales, este tipo de alergia aparece mediante el preservativo, ya que es del material que están hecho en su totalidad, y de lo sensible que sea la personas que sufre la afección en ese momento. Puede producirse picor, inflamación o, incluso, urticaria en la zona genital en el caso de los hombres. Para las mujeres es muy parecido, a veces puede ser hasta peor porque la mucosa vaginal tiene más contacto con el condón que en el caso de los chicos.

Las mujeres con alergia al látex son las que peor lo pasan si tienen contacto con un preservativo típicoLas mujeres con alergia al látex son las que peor lo pasan si tienen contacto con un preservativo típico

Por lo general es un tipo de enfermedad que no tiene tratamiento en sí mismo, la única opción es retirarlo de nuestra vida, en el aspecto sexual sería acudir a los preservativos de vinilo, o a cualquier otro método anticonceptivo. Lo malo de esta última opción es que en las relaciones esporádicas corres el peligro de infectarte de alguna ETS, para las que una píldora, parche o anillo vaginal no hace barrera. Pero a veces, si se trata de una alergia de bajo impacto, puede controlarse con un simple antihistamínico ingerido varias horas antes del momento de la relación, puede ser suficiente, pero la verdad es que no suelen ser en la mayoría de los casos.

Te puede interesar