Menú
Métodos anticonceptivos para alérgicos al látex
Métodos anticonceptivos para alérgicos al látex

PROTECCIÓN ALTERNATIVA

Métodos anticonceptivos para alérgicos al látex

Una parte de la población mundial sufre alergia al látex, una alteración que obliga a buscar alternativas a los métodos anticonceptivos más utilizados.

El preservativo de poliuretano te protege del embarazo y enfermedades de transmisión sexualEl preservativo de poliuretano te protege del embarazo y enfermedades de transmisión sexual

Existen multitud de métodos anticonceptivos para mantener relaciones sexuales y no poner en riesgo nuestra salud y prevenir embarazos no deseados. El más común y extendido en el preservativo común, un sistema barato y eficaz que sin embargo no sirve para todo el mundo.

Otro de los métodos anticonceptivos más utilizados el el DIU, un eficaz sistema para prevenir embarazos, -aunque no protege contra las relaciones sexuales, por lo que sólo debe ser utilizado cuando se tiene pareja estable-; sin embargo los alérgicos al látex deben olvidarse de utilizarlo.

Y es que una pequeña parte de la población mundial está afectada por la alergia al látex, una alteración del sistema inmunitario que provoca una reacción exagerada por el contacto con las proteínas contenidas en el látex y que en función del individuo puede provocar síntomas leves como erupciones cutáneas o graves, como un shock anafiláctico.

Si sufres esta alergia hay alternativas para seguir disfrutando de una vida sexual plena. Uno de ellos es el preservativo de poliuretano, tanto para hombres como para mujeres, que además de protegerte proporcionan mayor sensibilidad durante las relaciones sexuales; sin embargo, se debe tener cuidado al utilizarlos debido a que son menos flexibles y tienen más riesgo de rotura.

Píldora anticonceptiva: sólo con pareja segura

Las píldoras anticonceptivas son una combinación de estrógenos y progestágenos que se toman durante 21 días, con 7 de descanso en los que tiene lugar la menstruación. Su función es impedir la ovulación. Hay de varios tipos: monofásicas, en las que todas las grageas tienen igual cantidad de hormonas; y trifásicas, en las que las grageas tienen distintas dosis hormonales.

El modo de empleo es sencillo: se empieza a tomar el primer día de la regla y, si hay un olvido, en las 12 horas siguientes. Su eficacia es máxima y además de actuar como anticonceptivo tiene otras ventajas como la regulación de los ciclos, la mejora de ciertos problemas cutáneos y la no interferencia en el coito.

La píldora puede provocar dolor de cabeza, náuseas, tensión en los senos, calambres musculares,...
Pero también tiene inconvenientes: puede causar náuseas, migrañas, aumento de peso, retención de líquidos o mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares si la mujer es fumadora. No se recomienda a mujeres muy jóvenes y con relaciones esporádicas o que padezcan de hipertensión, diabetes, enfermedades hepáticas u obesidad.

Durante las primeras semanas, la píldora puede provocar en algunas mujeres dolor de cabeza, náuseas, tensión en los senos, calambres musculares, afecciones cutáneas, cierto aumento de peso, cansancio o incluso depresión. Las reacciones dependen de cada mujer.

Existen diversos tipos de píldora, por lo que debe ser el ginecólogo quien determine cuál es la más apropiada. Las llamadas "de última generación" han reducido al máximo los posibles efectos secundarios.

Si se siguen las instrucciones correctamente, la píldora es eficaz durante todo el ciclo, pero siempre después del primer mes en el que comienza a ingerirse. Si por cualquier motivo el intervalo entre una píldora y la siguiente supera las 36 horas, debe consultarse al ginecólogo o utilizar un método anticonceptivo adicional durante ese ciclo.

¿Dónde lo compro, cuánto cuesta?: Con receta y de venta en farmacias. Los envases de un mes cuestan entre 7 y 9 euros. Los de doce oscilan entre los 9 y los 26 euros dependiendo de la marca y tipo de píldora. Su efectividad ronda el 97-99%.

Te puede interesar