Menú
Qué hacer cuando el amor se acaba
Qué hacer cuando el amor se acaba

ADIÓS AMOR

Qué hacer cuando el amor se acaba

Dicen que nada dura para siempre y el amor no es una excepción. Por eso, debemos de saber qué hacer cuando el amor llega a su fin. Descubre cómo sobrellevar una ruptura.

 ¿Qué hacer cuando el amor acaba?¿Qué hacer cuando el amor acaba?

Las relaciones amorosas pueden pasar por muchas fases y enfrentarse a toda una serie de vicisitudes que pueden acabar con ellas o, el caso contrario, hacerlas más robustas. En la mayor parte de los casos siempre hay algo a lo que agarrarse para continuar y lo principal es la existencia del amor que se profesa la pareja. Es ese amor lo que es capaz de superar toda clase de problemas. Las cosas se complican cuando se acaba el amor.

No es fácil continuar con alguien cuando ya no se le quiere, o no de la misma forma que antes. Ni que decir tiene cuando ese mismo amor se empieza a sentir por otra persona. No siempre tiene que haber terceras personas de por medio ni una situación en la que se pasa del amor al odio. A veces, simplemente, el amor se acaba. Lo habitual es que le preceda el sexo, todo sea dicho.

Rocío Jurado cantaba aquello de 'se nos acabó el amor, de tanto usarlo'. A pesar de lo cómica que nos pueda parecer esta sentencia, lo cierto es que una relación sin amor es una de las situaciones más duras a las que hacer frente como pareja. Puede haber motivos por los que a pesar de ello seguir adelante, aunque la falta de amor en si misma es una gran razón para ponerle fin. No siempre acaba la cosa en divorcio.

 ¿Cómo saber si el amor se ha acabado?¿Cómo saber si el amor se ha acabado?

¿Cómo saber que se acabó?

No siempre el amor es para toda la vida. Incluso existen estudios que aseguran que el amor real en una pareja dura cuatro años y a partir de ahí recurren a diferentes cosas para incentivar su relación. Primero suele ser la boda, luego los hijos y así, poco a poco, están cubriendo los huecos que les dejarían ver que se acabó.

Evidentemente, esto no es ninguna ciencia exacta y si cada persona es un mundo imaginaos lo diferentes que son las parejas entre si. Lo que está claro es que el amor loco y el sexo apasionado de los primeros momentos de una relación se va transformando con el paso del tiempo y en ocasiones se acerca más a la amistad y la camaradería.

En ocasiones, esto se evidencia de manera notable cuando descubrimos que empezamos a tener sentimientos similares por otras personas y deseamos practicar sexo con ellas en vez de con nuestra pareja. La llegada de terceras personas no es siempre buscado de manera intencionada. Puede darse el caso de que la anterior relación estuviera muerta y sus integrantes no se dieran cuenta hasta entonces.

Otras veces nos damos cuenta por cuestiones de lo más cotidianas. Empezamos a aborrecer aquellos detalles de nuestra pareja que nos parecían irresistibles, no tenemos prisa por llegar a nuestros encuentros ni mucho menos por pasar tiempo juntos, cada vez nos distanciamos más sin motivo aparente y del sexo, ni hablamos.

 La rutina rompe relacionesLa rutina rompe relaciones

La rutina en las relaciones de muchos años

El amor se puede acabar en relaciones más o menos cortas y también en aquellas largas. En este último caso me refiero a los habituales matrimonios -o parejas sin más- que llevan décadas juntos. Han pasado su juventud unidos, han tenido hijos, estos han crecido, se han ido de casa,... Y llega un día en el que miran a la otra persona y se preguntan si aún existe amor, incluso si lo conocen siquiera.

El mero hecho de preguntártelo ya nos da pistas de que algo no marcha bien en la relación. Puede ser que os hayáis asentado en una rutina y que necesitéis un poco de interés para recuperar lo vuestro. Pero también puede darse el caso de que la persona de la que te enamoraste no es la misma que tienes ahora a tu lado.

Con el paso de los años las personas cambiamos. Se modifica nuestra personalidad, nuestros gustos y hasta nuestra forma de ver la vida. En parejas que llevan décadas juntas puede que eso quede en un segundo plano y no se vea mientras tenéis hijos y trabajos a los que acudir a diario.

Sin embargo, es habitual que estas diferencias salten a la vista cuando los hijos se van de casa o cuando nos jubilamos y empezamos a pasar más tiempo con la pareja. Puede pasar incluso en vacaciones, cuando la falta de obligaciones laborales hace que pasemos más tiempo juntos y sea entonces cuando nos demos cuenta de que falta el amor.

 ¿El divorcio es la solución?¿El divorcio es la solución?

¿El divorcio es la solución?

Si no quieres a una persona, ¿tiene sentido estar con ella? La respuesta lógica y que la mayor parte de nosotros daríamos es no. Sin embargo, hay ocasiones cuando la relación ya lleva varias décadas, en que se haya ido el amor como lo conocimos pero siga existiendo otro tipo de amor y cariño.

Llegada a una edad es difícil plantearse dar el paso del divorcio para vivir sin tu pareja. Puede que tampoco tengas intención de rehacer tu vida. Viéndolo desde ese punto de vista: ¿merece la pena perder a un compañero? Viéndolo desde esa manera no parece raro pensar que se puede seguir con esa pareja cuando no exista el amor que hubo antaño.

En cualquier caso, hay que tener en cuenta los sentimientos de la otra parte. Si sigue enamorado es un aliciente a tener en cuenta para querer mantener la relación. Si quiere llevar otra vida al margen entonces quizás ha llegado el momento de empezar a buscar un abogado para que os tramite el divorcio y los dos rehagáis vuestras vidas.

Te puede interesar