Menú
Relaciones secretas: cómo actuar
Relaciones secretas: cómo actuar
EN SECRETO

Relaciones secretas: cómo actuar

Son varias las causas por las que debemos mantener una relación en secreto, lo cual no es sencillo. Te damos unas pautas para intentar sobrellevar esta situación.

El adulterio es una de las causas por las que se mantiene una relación a distanciaEl adulterio es una de las causas por las que se mantiene una relación a distancia

Mantener una relación no siempre es fácil. La familia, el trabajo o los distintos compromisos de cada uno pueden ser una traba para cualquier romance. Esto sucede en prácticamente cualquier noviazgo estándar, pero las cosas se ponen aún más difíciles cuando se trata de mantenerlo en secreto.

Hay diversos motivos por los que una pareja tendría que llevar su relación en secreto, aunque el que a casi todos se nos viene a la cabeza es un adulterio. Sin embargo hay otras muchas posibilidades, principalmente problemas laborales y familiares.

Relaciones en el trabajo

Son muchas las empresas que, por ejemplo, no permiten a sus trabajadores mantener una relación romántica, por lo que en el caso de hacerlo han de hacerlo en secreto. Tampoco está bien visto, sobre todo en determinados sectores competitivos, que se mantenga un noviazgo con alguien de la competencia. Lo mismo ocurre con las relaciones entre jefes y subordinados. Puede que la empresa no prohíba una relación pero que sea la propia pareja la que decida mantenerla en secreto para con el resto de sus compañeros y superiores. En ocasiones se hace no pensando tanto en el romance en sí como en las posibilidades de una ruptura y las tensiones que esto podría generar en la oficina.

En cualquiera de estos casos toda precaución que se tome es poca. Hay que tener en cuenta que habitualmente son muchas las horas que pasamos cada día en el trabajo y queramos o no acabamos por compartir información personal con el resto de compañeros. Es habitual que estén al tanto de si tenemos pareja o no y que tengan algún tipo de referencia sobre ella. Si no queremos que sepan acerca de nuestra relación secreta lo más práctico es no hablar de ella. Sin darnos cuenta podemos ir dando pequeños detalles que acaben por confirmar a nuestros compañeros quien es esa persona especial. Si además las dos personas implicadas en la relación trabajan en el mismo sitio las sospechas serán mayores y hay que tener en cuenta lo fácil que se extienden los rumores y cotilleos por una oficina.

Compañeros de trabajoMantener una relación en secreto en el trabajo requiere un gran autocontrol

Es por ello que si se inicia un romance con un compañero lo mejor es no evidenciar que ha cambiado la relación que había. Si antes teníais un trato cordial y era frecuente que fuerais juntos a comer, por poner un ejemplo, no dejéis de hacerlo. Un supuesto alejamiento podría levantar las sospechas de los demás. La intención es mantener una relación secreta, así que queda totalmente descartado utilizar apodos cariñosos en el lugar de trabajo o hablar del plan romántico del fin de semana. Podéis hacerlo, pero no en público y con cuidado. Buscad lugares alejados del trabajo en los que podáis comportaros como una pareja.

Los mails y los mensajes en el teléfono móvil son la base de una comunicación entre una pareja que no quiere hacer público su noviazgo, sin embargo pueden llegar a ser muy traicioneros. Si no aguantáis sin hablaros durante la jornada laboral podéis escribiros, pero tened cuidado desde donde lo hacéis. El mail de la empresa está completamente descartado, al igual que el teléfono de empresa. No sólo es que pertenezcan a la empresa, sino que cualquiera puede tener acceso a ellos. Eso sin hablar del error de equivocarse de destinatario y mandarle el mensaje a otro compañero. Usando el correo electrónico y el teléfono personal se reducen los riesgos de equivocarse y de que la comunicación sea interceptada.

Es recomendable, y en ocasiones necesario, realizar alguna escapada a un lugar en el que nadie de vuestro entorno laboral os conozca para poder disfrutar de vuestra relación con libertad. Esto es aplicable también a aquellas relaciones que se mantienen a espaldas de amigos o familia.

A espaldas de la familia

Los consejos a la hora de mantener una relación secreta en el trabajo pueden aplicarse prácticamente del mismo modo a aquellos romances que se tienen a espaldas de la familia, pero trasladándolo al hogar. En este caso hay que extremar aún más las precauciones si se vive con otros familiares. Así, debería descartarse el uso del teléfono fijo, porque a buen seguro que acabarán por escuchar vuestras llamadas. Y cuidado con el mail y el móvil. Nada de dejar la sesión abierta en un ordenador comunitario o el teléfono solo en cualquier lugar de la casa, porque en un descuido podrían ver mensajes comprometedores.

Mantener una relación en secreto es una dura prueba para la parejaMantener una relación en secreto es una dura prueba para la pareja

Quedar con vuestra pareja en una casa en la que vive gente que no puede conocer vuestro romance está completamente descartado, al igual que el acompañarse a esa misma casa para despedirse. Lo más práctico resulta hacerlo en un lugar neutral y que cada uno se vaya a su casa por separado, o en el hogar del otro si es que vive solo. El entorno de la vivienda viene a ser una extensión de la misma en el sentido de ser un espacio en el que hay muchas posibilidades de que os descubran. Si os veis en la cafetería más cercana las posibilidades de que os encontréis con alguien de la familia mayores son que si lo hacéis en otra más alejada. Descartados por completo están los lugares a los que soléis ir con la familia o amigos que no queréis conozcan la relación secreta o zonas que estos puedan frecuentar.

Si mantenéis un noviazgo que no puede ser conocido por vuestra familia pero sí por vuestros amigos ellos se convertirán en un comodín importante. En un momento determinado pueden dejaros su casa como espacio neutral o pueden daros una coartada a la hora de ser preguntados por vuestros familiares. Tampoco resulta fácil desde el punto de vista mental mantener una relación secreta que sea conocida únicamente por los implicados. Tener un amigo en el que confiar para contarle cómo funciona o vuestros sentimientos es importante. En caso de no poder hacerlo el romance puede acabar por resultar frustrante y la sensación de culpa hará mella en la relación.

Adulterio

Sin lugar a dudas es la relación secreta más difícil de mantener porque implica a terceras personas que pueden verse no sólo afectadas sino también heridas. En la mayor parte de estos casos la situación es tal que únicamente las dos personas que forman parte de la relación secreta son conocedores de la misma. Cualquier desliz puede conllevar que terceras personas la conozcan y es lo que, habitualmente, se trata de evitar. Esto hace que se tengan en cuenta todos los anteriores consejos y se extremen aún más las precauciones. Nada de verse en el lugar de trabajo (con la excepción de que sean compañeros o la presencia esté totalmente justificada) ni nada de ir a casa de quien tenga otra relación. El romance pasará a ser prácticamente furtivo.

Las llamadas de teléfono y los mensajes o correos electrónicos sospechosos es recomendable que sean eliminados una vez que se han leído. En caso de que la tercera persona implicada tenga sospechas de que está siendo engañada no tengáis duda de que el ordenador y el teléfono móvil será lo primero que consulte para saber si está en lo cierto o no. Hay que tener un control de cuando se llama o manda mensajes y hay que evitar hacerlo cuando se sabe que está con la otra persona, que acabará por sospechar. A la hora de hacer regalos hay que evitar aquellos presentes que puedan resultar difíciles de justificar.

Te puede interesar