Menú
Herpes genital: formas de prevenirlo y tratarlo
Herpes genital: formas de prevenirlo y tratarlo

ETS

Herpes genital: formas de prevenirlo y tratarlo

El herpes genital es una de las enfermedades más comunes en nuestra sociedad. ¿Quieres conocer los síntomas y los tratamientos de esta ETS?

 El herpes genital es más común de lo que pareceEl herpes genital es más común de lo que parece

El herpes genital es una de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) más común que existe hoy en día. Se trata de una dolencia relativamente frecuente debido a que tiene una persona puede transmitírselo a su pareja sin siquiera saber que lo tiene y porque aunque se use preservativo en las relaciones sexuales puede transmitirse de igual modo.

El herpes genital es una ETS de apariencia cutánea y que está causado por los virus del herpes simple, ya sea tipo 1 (VHS-1) o tipo 2 (VHS-2). Se evidencia mediante brotes, que pueden repetirse en un corto periodo de tiempo y hoy en día no hay tratamiento para erradicarlo, pero sí que se pueden paliarse los síntomas con medicamentos antivirales. Pero antes de llegar a ello vamos a ver en profundidad qué es el herpes genital, cómo se transmite y cómo evitar su contagio.

 El herpes genital es un tipo de ETS El herpes genital es un tipo de ETS

¿Qué es el herpes genital?

Como os decíamos anteriormente se trata de una de las enfermedades de transmisión sexual que podríamos considerar como más frecuentes, especialmente en el caso de gente que tiene diferentes parejas sexuales. Se trata de una afección cutánea que no tiene repercusión interna en los genitales pero sí que es muy molesta para quien lo sufre.

El herpes genital se transmite por mantener relaciones sexuales con alguien que tenga esta ETS, aunque ni siquiera lo sepa. Con esto nos referimos a cualquier tipo de práctica sexual, sea penetración vaginal o anal o sexo oral. El contagio afecta a las partes del cuerpo que han estado en contacto con el herpes, es decir vagina, pene, ano y boca- pero no se extiende a otros lugares como pudiera ocurrir con otras enfermedades sexuales, salvo un contacto directo del líquido que contiene la llaga.

Se da el caso de que el uso del preservativo no siempre garantiza que no se va a transmitir el herpes, dado que hay zonas que no estén cubiertas por el látex que entren en contacto con la piel de la pareja y la infecte de igual manera. El herpes genital afecta de igual manera a hombres y mujeres y las llagas que provoca tanto en el pene como en la vagina son de una apariencia similar.

 ¿Cómo sabes si tienes herpes genital? ¿Cómo sabes si tienes herpes genital?

¿Cómo saber que se tiene herpes?

Hay gente que tiene herpes genital y no lo sabe porque no se han reproducido ampollas en el pene o la vagina, incluso puede haber gente que lo confunda con una infección cutánea. Esto supone un riesgo dado que puede transmitírselo a otras parejas sexuales sin saber siquiera que tiene esta infección.

Sin embargo, en la mayor parte de los casos los portadores del virus son conscientes por lo molesto que resulta la aparición de ampollas en el pene, la vagina, el ano o la boca. Estas se abren y darán lugar a unas llagas que pueden llegar a sangrar, con el consiguiente dolor que provocarían. Hay que tener en cuenta que, además, se encuentran en lugares muy sensibles, por lo que el dolor es considerable.

Además el herpes genital es un virus que aparece en forma de brotes. Una vez se ha contagiado con esta ETS es frecuente que se le repita el virus durante un año. El primer brote suele ser el más fuerte y doloroso y, con el paso del tiempo, los siguientes son más leves. Cada uno puede llegar a durar varias semanas.

Acude al médico para tratar el herpes genital como es debidoAcude al médico para tratar el herpes genital como es debido

¿Qué hacer cuando se ha diagnosticado?

En caso de tener sospechas de haber sido infectado por este virus, lo primero que se ha de hacer es acudir al médico. En la mayor parte de los casos se puede diagnosticar mediante un simple análisis visual, incluso se pueden tomar muestras de las llagas para examinar en el laboratorio. En caso de que el virus no sea visible, se puede diagnosticar mediante un análisis de sangre.

Una vez se ha confirmado que se tiene herpes genital el portador deberá informar a sus parejas recientes para que sean vistas por el médico, dado que podrían haber sido infectadas. Además, es recomendable no practicar sexo durante varios días, hasta que el brote desaparezca, para evitar un contagio masivo.

No existe un tratamiento concreto para eliminar el herpes genital y ya os comentamos que puede aparecer como un brote en los sucesivos meses. Sin embargo, sí que se pueden paliar las molestias que produce con medicamentos antivirales- consultar siempre al médico antes de empezar a consumirlos-, que también ayudarán a minimizar el riesgo de infección a las parejas sexuales.

En caso de haber sido infectado por haber practicado sexo oral las precauciones han de ser máximas. Tales como evitar besar a otras personas para no transmitirles el virus. También se ha de tener especial cuidado con las llagas, que pueden explotarse de manera involuntaria al comer.

 El herpes genital puede convertirse en epidemia El herpes genital puede convertirse en epidemia

Repercusiones del virus

El herpes genital es una afección cutánea así que sus principales repercusiones en la salud son únicamente las llagas que aparecen. Hay que ser precavido con ellas y extremar la higiene dado que si se tocan o se entra en contacto con el líquido que hay en su interior se puede transmitir el virus a otra zona del cuerpo.

De ahí que se tenga que lavar las manos y las heridas y no compartir las piezas que forman parte de la rutina de aseo, como puedan ser toallas o cepillos de dientes, en el caso de que el herpes se centre en la boca. En este caso, aunque pueda parecer una buena idea, es mejor no recurrir al maquillaje para intentar tapar las llagas. No se conseguiría y además aumentaría el riesgo de explotarlas de forma involuntaria.

En el caso de que el contagio se haya producido en el pene o la vagina es recomendable no usar ropa interior extremadamente apretada porque podría provocar que las llagas explotasen.

Además, hay que tener especial cuidado en el caso de que una mujer embarazada se contagie con este tipo de enfermedades. El virus puede ser trasmitido al feto causándole daños irreparables. Incluso puede llegar a provocar un aborto o un parto prematuro, por lo que es fundamental consultar con el médico en caso de tener sospechas de haber sido infectada.

 ¿Quieres saber si padeces herpes genital? ¿Quieres saber si padeces herpes genital?

¿Cómo evitar ser infectado?

El mejor modo de prevenir el herpes genital, al igual que el resto de ETS, es practicar sexo con parejas en las que se confíe y se sepa que no padecen este virus. Aun así cuantas más parejas sexuales se tenga más probabilidades hay de ser contagiado y de transmitir el virus a otros. El uso de preservativos no exime de sufrir la infección, pero sí que minimiza las posibilidades.

El modo más seguro de practicar sexo libre de enfermedades como el herpes genital es conociendo a su pareja sexual y realizándose exámenes de manera periódico en caso de que se cambie de compañero de cama.

Te puede interesar