Menú
Cómo reforzar tu vínculo de pareja tras una discusión
Cómo reforzar tu vínculo de pareja tras una discusión

SOLUCIONES

Cómo reforzar tu vínculo de pareja tras una discusión

Si no sabes cómo recuperar la fuerza de ese vínculo que les unió el primer día, descubre las claves para recuperar lo que ha estropeado una discusión.

Tener una pelea con tu pareja no es agradable, sobre todo si las discusiones son frecuentes. ¿Cómo creéis que se resiente más la pareja, teniendo pequeñas broncas todos los días o una discusión muy fuerte una vez al año? No se debería generalizar porque cada pareja es distinta, pero en principio cuando hay bronca casi todos los días es porque algo va mal, no puede ser que todo lo que haga nuestro novio o novia sea motivo de discusión, si no eso significa que hay algo más detrás.

La inseguridad, la baja autoestima, celos hacia otras personas o viejos resentimientos pueden influir en la relación. Por eso, lo primero es analizar porque se discute tanto y si crees que merece la pena seguir viviendo con una persona con la que estás continuamente peleando, porque si es así, seguramente os acabaréis cansando tarde o temprano de tanta discusión. Las reconciliaciones pueden ser muy románticas pero hay un límite... Por el contrario, tener una bronca esporádicamente no significa nada, incluso es muy sano porque os ayudará a dejar claras las bases de la relación. Si además os podéis reconciliar de una manera 'inteligente' la pareja saldrá reforzada. Lógicamente no será siempre fácil.

¿Cómo arreglar las cosas de manera inteligente?

Es fundamental saber que las discusiones siempre vendrán seguidas de una charla en la que dejar claro qué es lo que ha sucedido para desembocar en dicho desencuentro. Es importante escoger bien ese momento, puesto que no se puede intentar aclarar las cosas cuando todavía se está en caliente. Aquí encontrarás algunos trucos para solucionar el problema de la mejor manera posible.

Hay que arreglar los problemas de una forma inteligenteHay que arreglar los problemas de una forma inteligente

Reflexiona sobre tu parte de culpa

Se dice que 'dos no discuten si uno no quiere', es decir, en una discusión siempre contribuyen las dos partes. De acuerdo, uno empieza a gritar sí, pero el otro decide continuar, lo que lleva a más gritos por parte del primero y así sucesivamente. Por eso, una vez que estés separado de tu novio o novia reflexiona sobre lo que dijiste y reconoce lo que hiciste bien y lo que hiciste mal, quizás sea la otra persona quien tenga razón, aunque te fastidie reconocerlo. Si tienes que dar tu brazo a torcer no te quedará más remedio que hacerlo si lo queréis arreglar. ¡Y olvídate de las falsas disculpas!

No saques viejos rencores y aprende a perdonar

Si quieres que la pelea quede zanjada aprende a perdonar y olvídate del tema para siempre. Significa pasar página y no volver a sacar el tema nunca más a no ser que sea estrictamente necesario. No ayudará para nada que saques a la luz lo que tu novio o novia hizo hace dos años atrás. Solo demostrarás que en realidad no has perdonado a tu pareja y que le guardas rencor. Si además eres tú el o la que tiene la culpa solo demuestras que buscas una excusa para desviar el tema de conversación a otro asunto en el que no fue tu culpa. En cuanto lo hagas dos o tres veces se te verá el plumero y tu pareja se acabará cansando.

Prevé futuras broncas

Una vez que lo habéis arreglado piensa en el motivo de la discusión y anticípate al futuro, no hay nada más cansino que una pelea por el mismo motivo. Intenta no entrar en la discusión si consideras que eso ya es cosa del pasado. Dos no pelean si uno quiere, ya lo hemos mencionado antes.

¿Cómo reforzar la relación después de una pelea?

Ahora sí, una vez que os habéis peleado y solucionado las diferencias. ¿Qué se puede hacer para consolidar la relación y evitar que se resienta?

Celebrar la reconciliación a vuestra manera

Después de arreglar la situación pensad entre ambos una forma de celebrarlo que os apetezca a ambos. También puedes prepararle una sorpresa a tu novio o novia, algo que sepas que le va a gustar. Lo que hagáis es personal pero algo tenéis que hacer, no vale solo con imaginar que la pelea no ocurrió.

Las reconciliaciones se pueden celebrar si la pelea ha sido por algo graveLas reconciliaciones se pueden celebrar si la pelea ha sido por algo grave

A algunas parejas les vale con el típico sexo de reconciliación pero si adornáis el día con algo más mucho mejor. Podéis ir a cenar a vuestro restaurante favorito, después ir a bailar o a tomar algo. También podéis rememorar vuestra primera cita haciendo el mismo plan que la primera vez, así recordaréis que aunque a veces hay momentos malos también los hay buenos y recordaréis que hizo que os enamoraseis de esa persona.

El buen sexo no tiene por qué esperar a una pelea

Puede sonar un poco triste pero hay gente que le gusta pelear porque después vienen las reconciliaciones. El sexo puede ser bueno igualmente, no tenéis que andar dependiendo de peleas para dar el 100% de vosotros. Puedes pensar que le pones más ganas si piensas que vas a perder a la otra persona, así que esfuérzate por pensar que eso puede ocurrir en cualquier momento, incluso aunque no estéis peleados, y en muchos casos así es.

Haced un plan original juntos

Tras una discusión, invertir en vosotros y variar un poco la rutina os beneficiará a ambos. ¿Por qué no os dais un capricho y os escapáis de fin de semana a algún sitio romántico? Si no estáis bien económicamente y si el tiempo lo permite siempre podéis arreglar un picnic al aire libre, en un lugar nuevo para ambos. La idea es crear nuevos recuerdos juntos.

Recuerda a tu pareja lo mucho que le quieres

Por ejemplo, déjale mensajes ocultos por la casa para que se los encuentre en el momento más inesperado, conseguirás que se sorprenda. Tampoco hace falta que sean muy elaborados, lo que importa es el detalle, demostrarle que te has acordado.

Recordar a tu pareja cuánto le quieres es algo fundamental en la relaciónRecordar a tu pareja cuánto le quieres es algo fundamental en la relación

También es importante que os mostréis afecto abiertamente, cuanto más distanciamiento físico toméis menos os apetecerá tenerlo con el tiempo. Acariciaros, daros la manos, abrazaros de vez en cuando, besaros... No se trata que estéis todo el día pegados, pero darse muestras de cariño hará más agradable la compañía porque estás mostrando que necesitas de la otra persona.

Una pequeña nota. Es mejor que las muestras de cariño no sean muy exageradas los primeros días tras la reconciliación porque parecerá que solo lo haces como una estrategia para arreglar lo vuestro. Es mejor en ese sentido que los primeros días te comportes normal y luego poco a poco aumentes la afectividad, quedará más natural.

¿Ayuda profesional?

Si las peleas que tenéis son frecuentes pero ambos os queréis y tenéis interés por seguir juntos acudid a un psicólogo especializado en pareja. Quizás solo necesitáis que os asesoren sobre cómo expresar correctamente vuestros sentimientos sin necesidad de hacer daño a la otra persona. Reforzará la relación, os ayudará a tomar perspectiva y a poneros en lugar del otro.

Te puede interesar