Menú
Demisexualidad: ¿Qué es ser demisexual?
Demisexualidad: ¿Qué es ser demisexual?

DEMISEXUAL

Demisexualidad: ¿Qué es ser demisexual?

La demisexualidad la viven quienes son incapaces de sentir atracción física por las personas, a no ser que tengan un vínculo emocional muy fuerte con ellas, intimidad o afecto.

Actualmente, nos encontramos ante una gran diversidad sexual comparado a las opciones que había en el pasado. Nos encontramos con la heterosexualidad, la homosexualidad , la bisexualidad e incluso la asexualidad. También existe otra variedad menos conocida que suele pasar desapercibida, la demisexualidad.

La demisexualidad la viven quienes son incapaces de sentir atracción física por las personas, a no ser que tengan un vínculo emocional muy fuerte con ellas, intimidad o afecto. No tiene porque ser una conexión romántica, a veces también pueden sentir esa conexión con amistades. Aunque la otra persona sea físicamente muy atractiva, el demisexual no siente esa necesidad sexual, es necesario la vinculación emocional previa con esa persona. El demisexual necesita ahondar en la relación, conocer al otro y establecer amor y confianza. En el caso de que hubiese una conexión emocional previa pero que repentinamente se perdiese, el sexo con esa persona dejaría de interesarle, se extinguiría el deseo.

El demisexual necesita ahondar en la relación, conocer al otro y establecer amor y confianzaEl demisexual necesita ahondar en la relación, conocer al otro y establecer amor y confianza

Ellos son capaces de reconocer el atractivo físico de las personas independientemente de que sean bi, homo o heterosexuales, no son ciegos, pero su dificultad reside en que no sienten la atracción. Pongamos un ejemplo, una persona que comience una relación con su pareja por los motivos que sean decide abstenerse hasta que no haya desarrollado un vínculo intenso. Es la realidad de muchísimas personas, sin embargo pueden sentirse atraídas por la pareja independientemente de que hayan decidido esperar o no.

De la misma manera pueden sentirse atraídas por desconocidos, cantantes o actores... Si se presentase la oportunidad de tener una aventura con ellos seguramente no harían nada porque para acostarse con esas personas necesitan amor y una vinculación previa. El demisexual directamente no siente ningún tipo de interés ni atracción por otros, no les despierta deseo alguno. Es obligatoria una conexión intensa previa y amor para que sientan la mínima curiosidad.

Normalmente en la demisexualidad la persona tarda más tiempo en sentirse atraída por otras personas (porque tiene que crearse ese vínculo previo) y sus sentimientos suelen durar menos en el sentido de que dejen de compartir objetivos comunes, actividades afines, confianza, amor, etc.

En la demisexualidad el deseo físico depende más del sentimientoEn la demisexualidad el deseo físico depende más del sentimiento

¿Qué diferencias hay entre la demisexualidad y la asexualidad?

En la asexualidad las personas no sienten atracción física alguna, ni por desconocidos ni por gente querida, pero los demisexuales si que pueden llegar a sentirla después de establecer el vínculo emocional. En cuestión de sexo el asexual no está interesado, pero pueden tener pareja y sentir amor siempre y cuando la otra persona respete su decisión. También pueden tener sexo con otras personas por motivos concretos pero no por deseo. En el demisexual ocurre algo parecido, puede tener sexo con personas sin establecer un vínculo lo suficientemente fuerte pero no van a sentir deseos de hacerlo.

Por otro lado, en la demisexualidad el deseo físico depende más del sentimiento que le hace sentir la otra persona que del género. De manera que la atracción puede ocurrir con hombres o mujeres.

¿Cómo es la vida de una persona demisexual?

Al principio, en la adolescencia las personas demisexuales se sienten diferentes. Pueden sentirse desconcertados porque viven el deseo de forma distinta. En esta época los adolescentes son un coctel molotov de hormonas, sin embargo los demisexuales no tienen esa necesidad y eso les hace sentir diferentes al resto, no llegando a comprenderse a si mismos.

Más adelante, la persona demisexual ya no se siente cohibida porque comprende que la demisexualidad es tan válida como cualquier otra. Es posible que los adultos a lo largo de su vida no experimenten atracción erótica tan frecuentemente como los demás y les cueste más conseguir pareja, pero no por ello significa que su vida y sexualidad sea vivida de peor o mejor manera.

Preguntas frecuentes sobre la demisexualidad

A continuación os dejamos con preguntas que pueden ayudaros a entender más a esta comunidad.

Pueden tener fantasías con la persona con la que tienen ese vínculo o imaginarse unoPueden tener fantasías con la persona con la que tienen ese vínculo o imaginarse uno

-¿Los demisexuales disfrutan masturbándose o teniendo sexo con personas sin un vínculo emocional? Es posible en ambos casos. Los demisexuales pueden disfrutar del sexo tanto solos como acompañados, es una sensación placentera que puede hacerse aunque no te sientas atraído físicamente por otra persona, otra cosa es que tengan ganas. En el caso de la masturbación la respuesta es obvia. Pueden tener fantasías con la persona con la que tienen ese vínculo o imaginarse uno.

-Consumir pornografía. Una gran cantidad de personas recurren a ella sin necesidad de sentirse previamente atraídos hacia los actores, solo les gusta ver el acto en si.

-¿Un célibe es demisexual ? Claramente no. Una persona es célibe porque lo elige ella, sin embargo un demisexual lo es de manera natural. A veces pueden coincidir, si eso ocurre es más fácil para la ella mantener el celibato porque no tiene que enfrentarse a los instintos sexuales que sus otros compañeros célibes si pueden tener.

hay trastornos mentales que producen una hipersexualidadhay trastornos mentales que producen una hipersexualidad

-¿La demisexualidad puede estar desencadenada por una enfermedad física, trastorno mental o trauma? En algunas ocasiones si. En el caso de las enfermedades físicas las personas con algún tipo de discapacidad o gravemente enfermas pueden preguntarse si serían demisexuales de no haber tenido ese problema. Puede ser, es difícil saber los motivos de sentirse de una forma u otra. Hay enfermedades orgánicas que dificultan las relaciones sexuales o que reducen drásticamente las hormonas sexuales y con ello la capacidad para sentir deseo.

Por otro lado, hay trastornos mentales que producen una hipersexualidad, la persona se desinhibe y se vuelve muy impulsiva. Por ejemplo en episodios de manía, el trastorno límite de la personalidad o los adictos al sexo. Sin embargo, otros como la depresión crónica, los trastornos de ansiedad, el trastorno obsesivo-compulsivo, etc bajan la libido hasta niveles insospechados.

Otras condiciones de la propia persona pueden hacerles proclives a la demisexualidad, como personalidades esquizoides o esquizotípicas o personas que se encuentran dentro del espectro autista.

Por último, hay personas que han pasado por traumas, normalmente sexuales (aunque no necesariamente) que desarrollan emociones negativas hacia el sexo y tienen terror a la intimidad sexual. Les cuesta mucho confiar en las personas de nuevo.

De todos modos, estos son solo algunos ejemplos, hay personas que no tienen o han tenido ninguna de estas características y aun así son incapaces de sentir atracción por otros hasta que no lo conocen lo suficiente, cada persona es un mundo y es libre de vivir la vida como quiera.

Te puede interesar