Menú
Claves para superar los estigmas y vivir una vida plena como asexual
Claves para superar los estigmas y vivir una vida plena como asexual

PLENITUD COMO ASEXUAL

Claves para superar los estigmas y vivir una vida plena como asexual

La asexualidad es una orientación sexual o una ausencia de ella que ha existido siempre y cuya comprensión es vital tanto para los que lo son como para los que no lo son.

La asexualidad puede depender de la condición o del momento personal de cada unoLa asexualidad puede depender de la condición o del momento personal de cada uno

La sociedad no está, en general, muy familiarizada con la asexualidad. Puede enmarcarse como una orientación sexual, aunque también podría decirse que la ausencia de ella. Son personas que, simplemente, no necesitan el sexo en su vida, no lo buscan. Lejos de sentir ningún sentimiento positivo ni negativo por el sexo, no se sienten atraídas sexualmente por nadie. Valoran la belleza, el interior de las demás personas, se enamoran y adquieren gran admiración por otros, como hacemos todos, pero con la diferencia de que no implican el sexo en su vida.

Un 1% de la población mundial es asexual, y la antropología ha dejado claro que la asexualidad ha existido siempre a lo lago de la historia. No se trata, por tanto, de una nueva opción que escogemos por rechazo a la vida sexual, es una condición que la gente tiene desde que nace.

El sexo está muy arraigado en la sociedad, pero el término "asexual" no es tan sonado. Por ello, quienes no ven que se despierte en ellos/as ese interés por el sexo en el momento en el que se supone que tienen que empezar a hacerlo (adolescencia, juventud), se pueden sentir desviados/as de la norma, incomprendido/as, sin saber siquiera por qué se ven diferentes. Por eso resulta muy útil descubrir que tiene manera de definirse, de aportar ese elemento a su identidad personas, saber que hay otras personas que también son como ellas y, ante todo, que son tan normales como un homosexual, heterosexual, bisexual, etc.

No hagas caso a las opiniones de los demás, es un tema íntimoNo hagas caso a las opiniones de los demás, es un tema íntimo

Qué prejuicios existen hacia las personas asexuales

Es común confundir la asexualidad con ciertas actitudes que se posicionan en contra del sexo. Sin embargo, las personas asexuales se diferencian de ellas:

- La asexualidad no es celibato. El celibato es una decisión que tomaríamos mediante la cual renunciaríamos a un deseo nuestro como es el sexo. Pero las personas asexuales no están decidiendo no tener ese placer, es que no lo sienten.

- No son personas con disfunciones sexuales como el bajo deseo sexual, frigidez o disfunción eréctil. Esta es una condición por la que una persona que, habiendo tenido siempre deseo y actividad sexual, deja de tenerlos por varios motivos (psicológicos, hormonales, de pareja, etc.). Esta situación afecta a su vida sexual.

- Tampoco es causa de un desorden hormonal, enfermedad, trastorno neuronal, ni nada parecido. Tienen respuesta sexual.

- No son personas con aversión al sexo, ni han tenido traumas anteriormente. Los casos de aversión o fobia al sexo, donde éste nos provoca sentimientos de malestar o tenernos una actitud muy mala hacia él, son derivados de nuestra historia de vida. Lo mismo ocurre con los traumas, muchas veces causados a raíz de un abuso sexual. En ambos casos se necesita la ayuda de un psicólogo para superarlos, pero es una intervención muy concreta orientada al trauma.

- No son raros. Una persona asexual tiene tantas semejanzas y diferencias con los demás como tienen dos heterosexuales, por ejemplo. Precisamente, la mayor diferencia radica en un ámbito muy íntimo de la vida, por tanto, es incumbencia de muy poca gente en su vida.

- En resumen, los asexuales no tienen que ir a un profesional para que intente que les interese el sexo. No tienen que "mirárselo".

A contracorriente

Cuando una persona hace público que su orientación sexual es no tener sexo, a la gente le puede causar curiosidad y empezar a preguntar cuestiones que, en verdad, pueden resultar ofensivas aunque no se quiera. Son algunos ejemplos preguntas como "¿Y nunca has practicado sexo?", "¿Y no ves atractivos/as a los/as hombres/mujeres?", "¿Y cómo puedes tener pareja?", "¿Entonces no podrás tener hijos?", "¿Es que has vivido alguna mala experiencia?", "¿No deberíais ir al médico?", "¿Es que no te atreves a decir que eres homosexual o bisexual?", "¿No será una fase?", "¿No deberías probarlo antes?", etc.

Esto es diferente al ámbito romántico o el amor. Las personas con una orientación sexual hacia otras personas pueden tener diferentes actitudes ante el amor, la pareja estable, la conexión emocional, etc., con otra persona, y no nos parece extraño. Pues con las asexuales ocurre lo mismo, algunas tienen sentimientos románticos hacia otras personas, quieren compartir su vida con ellas, o mantener relaciones de amistad muy cercanas. Sin embargo, pueden tener todo esto sin falta de una vida sexual.

Por el contrario, también hay personas asexuales a las que no les gusta crear esas relaciones con otros, pero esto es independiente de su interés por el sexo, si no, tenemos el ejemplo de las personas que, disfrutando del sexo, no quieren unirse sentimentalmente a nadie y no lo hacen nunca.

Lo mismo ocurre con la masturbación. Como tienen respuesta sexual, pueden sentir ganas de masturbarse y lo hacen. Otros ignoran ese sentimiento o, simplemente, no lo tienen. Sin embargo, las personas con una orientación sexual hacia otros pueden no tener el deseo o la costumbre de masturbarse porque deseen mantener una vida sexual que sólo compartan con parejas. Los asexuales pueden tener deseo, pero no de estar con nadie.

Cada uno tiene una personalidad y forma de sentir diferenteCada uno tiene una personalidad y forma de sentir diferente

Cómo tener una vida plena como asexual

Conseguir tener una vida plena siendo asexual es como conseguir una vida plena sin que te gusten las uvas pasas, los dátiles o las coles de bruselas. Eres así, siempre lo has sido y no supone ningún tipo de obstáculo para seguir con tu vida y ser feliz. ¿Por qué? Porque hay algo que no te gusta, no lo necesitas y no es obligatorio tener: el sexo.

Como decíamos antes, cuando una persona se está empezando a dar cuenta de que no le interesa el sexo como a los demás, puede sentirse aislada de la sociedad. Muchos testimonios de personas asexuales aseguran que cuando encontraron que existía la palabra "asexual" se sintieron automáticamente identificados/as con ella, y empezaron a encontrar su lugar. Existen asociaciones de personas asexuales donde podemos encontrar más información sobre ello, y también a ese resto del 1% de la población (que no son pocos), con los que compartir nuestras experiencias y aprender a aceptarnos a nosotros mismos, si no lo hemos hecho.

Como vimos con el éxito de '50 sombras de Grey', hay personas que viven el sexo de una manera diferente a lo que estamos acostumbrados a conocer, como el bondage. Los libros y la película ha sido un éxito, hemos conocido una nueva forma de entender el sexo y nos ha ayudado a respetar y aceptar cosas casi desconocidas. ¿Por qué no con la asexualidad?

Esta orientación no es un trastornoEsta orientación no es un trastorno

La identidad, lo más importante

Vivir sin aceptarnos tal y como somos, independientemente de la asexualidad, nos hace infelices, intentamos vivir una vida que no nos corresponde, y eso sí que es un obstáculo en la vida. Cada persona, todos y cada uno de nosotros, vivimos el sexo de una manera diferente, con nuestras peculiaridades y gustos. Sean cuales sean estos, se trata de un ámbito muy íntimo del que no debemos de avergonzarnos.

¿Tiene un asexual que ir al psicólogo o al sexólogo? Si no se siente cómodo con su orientación, o se encuentra un poco desorientado sobre quién y cómo es, la respuesta es sí. Pero no porque la asexualidad sea un trastorno, todo lo contrario, el profesional lo que hará será enseñarnos a aceptarnos a nosotros mismos sin culpabilidad, sin querer ser como los demás, sin querer complacer en exceso al otro olvidándonos de nuestro bienestar, a afrontar las situaciones sociales que nos causen temor, a mantener una relación con nuestra pareja donde ambos estemos satisfechos. Nos ayudará con necesidades que toda la población tiene en muchos ámbitos de su vida y, en definitiva, nos recordará lo normales que somos.

Te puede interesar