Menú
Tipos de piercing genital para mujeres
Tipos de piercing genital para mujeres

DISTINTOS TIPOS

Tipos de piercing genital para mujeres

Son varios los tipos de piercings que las mujeres pueden ponerse en sus partes íntimas y son varios los riesgos.

Con el paso del tiempo los piercings se están haciendo cada vez más populares entre la población. Tanto hombres como mujeres deciden adornar su cuerpo con 'aritos de metal' con los que se sienten cómodos y con los que presumen. No importa cuánto duela el hecho de ponérselo ni los posibles riesgos que pueda conllevar hacerse uno, por lo que la variedad es cada vez más amplia. Uno de los tipos de piercing más comentados el piercing genital. La mujer puede pensar que, por el simple hecho de tener un piercing en las partes íntimas, el placer en el sexo podría ser mayor.

Aunque pueda parecer increíble, son varios los tipos de piercing genital que se puede hacer una mujer en función del lugar en el que se coloque y el tipo. No puede faltar la máxima higiene y seguridad a la hora de colocar un piercing en las partes íntimas, puesto que si en algunas ocasiones se generan gérmenes y se infecta el agujero, ni que decir tiene que, a través de las partes íntimas se pueden coger infecciones mucho más rápido.

Hay diferentes tipos de piercings con riesgos variablesHay diferentes tipos de piercings con riesgos variables

Tipos de piercings

Los piercings genitales pueden ser de diversas formas, tamaños y pueden estar colocados en distintas partes de la zona genital. Esto depende mucho del tipo de zona genital que se tenga, así como de donde se quiera colocar. Estos son los tipos más comunes entre los que se puede elegir.

Piercings del clítoris

1 Del prepucio horizontal

Este tipo de piercing es uno de los más habituales en las mujeres que quieren perforarse las partes íntimas. Consiste en perforar el prepucio del clítoris, es decir, no perforar el clítoris en sí mismo sino la piel que lo recubre. Para que se pueda realizar este tipo de piercing es necesario que la piel que cubre el clítoris sea lo suficientemente gruesa. El tiempo de recuperación que requiere este piercing de entre seis y ocho semanas, por lo que se debe estar muy seguro a la hora de tomar la decisión de hacérselo. Además, la cicatrización del mismo es uno de los inconvenientes de este tipo. Para la realización de este piercing se usan pinzas y se suele colocar una especie de anillo.

2 Del prepucio vertical

Al igual que el horizontal, el piercing del prepucio del clítoris, en esta ocasión en vertical, vuelve a ser uno de los más habituales entre las mujeres. En este tipo de piercing también hay que saber cuando se puede realizar, teniendo en cuenta que la piel que cubre el clítoris sea lo suficiente gruesa para evitar la perforación del clítoris por error. El tiempo de recuperación que necesita este piercing es de cuatro a ocho semanas, por lo que, aunque sea similar al horizontal requiere menos tiempo de cicatrización. En este caso se utiliza una barra como piercing y se debe hacer con un tubo especial y no con pinzas como el horizontal. El riesgo que puede tener es que se produzcan lesiones en el clítoris durante la perforación. Tanto en el horizontal como en el vertical lo que sucede durante el sexo es que la fricción del piercing se produce directamente sobre el clítoris estimulando así a la mujer.

Hay que tener muy claro el tipo de piercing que se coloca para evitar riesgosHay que tener muy claro el tipo de piercing que se coloca para evitar riesgos

3 En el propio clítoris

Este tipo de piercing es el que se suele pensar en cuanto se piensa en el piercing genital, pero lo cierto es que los habituales son los dos anteriores porque este conlleva algunos riesgos. Este piercing se coloca de forma horizontal perforando el propio clítoris y el tiempo de recuperación es de cuatro a ocho semanas. Esta perforación se suele hacer con pinzas y puede resultar tremendamente dolorosa para las mujeres. Todo apunta a que este tipo de piercing no es demasiado acertado ya que se puede dañar la sensibilidad sexual a poco que la barra quede algo ladeada. Entre los riesgos más importantes se encuentran el dolor persistente, la disminución del placer sexual y fuertes sangrados.

Piercing de los labios genitales

1 Labios mayores

La decisión de colocarse un piercing en los labios genitales tanto mayores como menores puede ser por cuestiones de estética ya que placer sexual como tal no aporta. El piercing que se utiliza para los labios mayores puede ser tanto una barra como un anillo y el tiempo de recuperación hay que tenerlo muy en cuenta, ya que puede ser de tres a cuatro meses. El lugar de la perforación puede sangrar durante una semana y, como bien se puede leer, la cicatrización absoluta es muy lenta. Los riesgos que conlleva este piercing son la infección y el riesgo de sufrir desgarro. En un principio hay que usar ropa interior suelta para evitar problemas.

2 Labios menores

Para poder llevar a cabo la perforación de los labios menores deben ser lo suficientemente grandes como para ello ya que, sino, habría que perforar los labios mayores en su lugar. El tiempo de recuperación es mucho menor que el de los mayores ya que suele ser de cuatro a ocho semanas. En este piercing también se pueden producir desgarros, siendo uno de los riesgos habituales.

Los piercings deben estar correctamente desinfectados y realizados por profesionalesLos piercings deben estar correctamente desinfectados y realizados por profesionales

Piercing fourchette

Este piercing es uno de los menos solicitados por las mujeres que quieren piercings genitales. La localización del mismo es desde la vagina hasta el perineo, zona situada entre la vagina y el ano. Se suele utilizar una barra y se coloca de forma vertical, teniendo un tiempo de recuperación de seis a ocho semanas. Los riesgos de este tipo de piercing varían un poco debido a su posición cercana al ano. Se pueden producir infecciones y contaminación debido a las bacterias intestinales.

Piercing Christina

La realización de este tipo de piercing se suele llevar a cabo por cuestiones estéticas porque se sitúa entre la vulva y los labios mayores extendiéndose hasta el monte de Venus. Este tipo de piercing no entra en contacto con el clítoris de ninguna forma por lo que no da placer sexual. Es de los piercings que más se ponen porque las mujeres se sienten atractivas con él pero requiere de mucho tiempo de curación, entre seis y nueve meses. Se suelen utilizar piercings de plástico en lugar de usarlos de metal para que sean más cómodos con respecto a la ropa. Respecto a la perforación, no suele ser muy dolorosa pero sangra frecuentemente. Este es uno de los motivos por los que la herida puede curarse mal y por el que se producirá dolor durante las relaciones sexuales.

Te puede interesar