Menú
Cómo ayudar a tu pareja si tiene depresión
Cómo ayudar a tu pareja si tiene depresión

ESTADO DE ÁNIMO

Cómo ayudar a tu pareja si tiene depresión

La depresión es uno de los problemas psicológicos más comunes de las sociedades occidentales. Te explicamos aquí cómo a ayudar a alguien con depresión en tu entorno.

La depresión es uno de los trastornos que más pueden limitar la vida de las personas, con lo cual, no es extraño que a los que se encuentran a su alrededor, también. Hoy nos centraremos en la pareja de la persona que sufre depresión. Es posible que hayas notado que tu compañero o compañera lleva un tiempo comportándose de manera distinta: apenas sonríe, ya no tiene ganas de salir, ni de hacer ninguna actividad, todo se le hace grande, se siente inútil, no quiere tener relaciones sexuales, muestra bastante indiferencia hacia lo que ocurre a su alrededor, le cuesta más expresarse, pensar, tomar decisiones, sus rutinas de sueño han cambiado... Todo esto son signos de que tu pareja está pasando por una depresión.

La depresión es diagnosticada tras tener una duración superior a las dos semanasLa depresión es diagnosticada tras tener una duración superior a las dos semanas

La depresión es un trastorno psicológico que puede tener múltiples causas. Se caracteriza, a nivel general y siendo un poco simplistas en su definición, porque la persona deja de tener capacidad para disfrutar. Va más allá de la tristeza, del duelo, o de encontrarse una época mala en la vida. A veces podemos ensimismarnos en nosotros mismos tras un evento de nuestra vida altamente negativo. Pero la depresión es mucho más estable, y limita nuestras vidas en todos los ámbitos de las mismas. No es, tampoco, una enfermedad que aparece de repente porque nuestro cerebro falle, sino que sus causas son tan complejas, que no es tan sencillo de delimitar. Sin embargo, lo que nos compete aquí ya no son las causas, sino el cómo ayudar a nuestra pareja a salir de ello. ¿Cuál es nuestro papel? En resumidas cuentas, tenemos que ser un apoyo. Se dice fácil, pero ¿y qué se hace para apoyar a una persona con depresión?

No te sientas culpable: nadie sabe cómo manejar una situación así

Lo primero que debemos tener en cuenta es que debemos conocer nuestras limitaciones como personas humanas. Es natural que no entiendas qué ocurre, que pienses que tu pareja, simplemente, ya no es feliz contigo y por eso está así. Es normal que no sepas empatizar con tu pareja, que te sientas mal por cómo te afecta la situación, te veas en medio de la soledad, y que no sepas qué hacer. No debes sentirte culpable, porque no sabemos afrontar la depresión de una persona cercana. Por eso, el primer paso es aceptar tus sentimientos, emociones y tus reacciones. Para saber cómo aprender a sobrellevarlo y tomar un papel facilitador para que tu pareja supere la depresión, desde la psicología se dan este tipo de consejos.

Debemos sugerir cambios de actitud de manera constructiva, no mediante imposicionesDebemos sugerir cambios de actitud de manera constructiva, no mediante imposiciones

Tampoco le culpes a él o ella

Debes tener en cuenta que todo lo que la depresión afecta a vuestra relación, no es deseado por la otra persona. No es que no te quiera o no le importes, es que la depresión no le permite tener esa empatía, se convierte en el centro de su vida y sufre mucho porque siente que no puede hacer todo lo que se espera de él o ella. Si estás dispuesto o dispuesta a ayudar a tu pareja, debes tener paciencia. Durante un tiempo, él o ella no podrá ser ese apoyo que necesitas, por eso es importante que tengas a otras personas a tu alrededor que te ayuden, porque todos necesitamos ese refuerzo social, y no puedes cargar en soledad con todo el peso de la depresión. Es importante que le des, también, su espacio. A veces querrá estar a solas, y está bien. No debemos ser su policía ni estar constantemente pendiente de su estado de ánimo.

No eres su terapeuta, sino su apoyo

Aunque una persona con formación en psicología clínica, y experta en depresión, tuviera una pareja con depresión, no podría convertirse en su terapeuta. Así que no debes sentirte mal por no saber sacar a esa otra persona de la depresión. Lo que se recomienda es que la animes a acudir a una terapia, pues es la única manera en que podrá afrontarla. Es fácil que rechace esta opción, por múltiples causas. No hay que obligarla, pero sí animarla, poco a poco. Es mejor dar la opción de ir al psicólogo, porque el psiquiatra lo asociará a "estar loco" (aunque nada más lejos de la realidad), y desde la psicología no se le incitará a tomar medicamentos antidepresivos a menos que la situación sea grave, y se pida la intervención combinada con un o una psiquiatra. Puedes decirle que el profesional le ayudará, le hará volver a ser como antes, como así le ha pasado a mucha gente, y que nosotros estaremos a su lado siempre.

El acompañamiento a personas que sufren depresión debe basarse en apoyo y comprensiónEl acompañamiento a personas que sufren depresión debe basarse en apoyo y comprensión

No la obligues a salir ni a hacer nada que no quiera

Es fácil pensar que ante la depresión, el salir, hacer actividades o reunirse con los amigos ayudará a superar el problema. Es, al fin y al cabo, una solución que ponemos cuando no nos encontramos bien anímicamente. Pero en la depresión es distinto. La persona no disfrutará, no se animará, e incluso verse rodeado de personas le hará sentirse demasiado expuesto. En realidad, en la terapia psicológica os ayudarán a ir encontrando los momentos y las actividades idóneos para que esa persona vaya sintiédose mejor, eso sí, poco a poco. Se irá empezando por muy pequeñas y esporádicas cosas, que dependerán de la persona. Pero se empieza con cosas para nosotros muy pequeñas, pero para él o ella muy grandes, como ver un programa de televisión, hasta decorar un espacio de la casa. Sólo la persona con depresión puede ir marcando el ritmo y la actividad, guiada por la terapia psicológica.

Celebra cada pequeño logro

Estos pequeños detalles, las pequeñas metas que se ha marcado y cumple, deben ser reforzadas. Alaba cada pequeño paso que da, para que vea que eres su mayor apoyo, y que es un proceso que hacéis juntos y, sobre todo, disfrutáis juntos.

Existen grupos de apoyo y webs en internet para ayudar a personas con depresión a superar este problemaExisten grupos de apoyo y webs en internet para ayudar a personas con depresión a superar este problema

Cuídate a ti mismo o misma

Este es uno de los elementos más difíciles de cumplir, y está muy relacionado también con el tipo de relación que teníais antes de que se desarrollara el estado depresivo. Todas esas limitaciones que la depresión pone en la vida de la persona que la sufre, no deben extenderse a las personas de su alrededor. No es cuestión de ignorar el problema o no atender a tu pareja cuando lo necesita, pero debes entender que no puedes dejar de lado a tu familia, tus amigos o tu trabajo por la depresión. Tu pareja no necesita tu dedicación las 24 horas, necesita tu apoyo. Y no puede percibir que tu vida se deteriore, porque se sentirá más culpable.

Mantén tus círculos sociales, sal con tus amigos y amigas, descansa, haz actividades que te gusten, y cuando sientas que todo te desborda, apóyate en alguien. Sin embargo, en muchas ocasiones las parejas se conforman de manera muy absorbente, entonces en el momento en que uno de los miembros tiene un problema de este tipo, puede llevar automáticamente a que el otro se vuelve de manera exagerada. Por eso es importante que construyamos siempre un modelo de pareja donde haya libertad, sin celos, egoísmo ni deseos de ser el centro del universo de la otra persona.

Si no cuidamos de nosotros mismos ante la depresión, es muy probable que también caigamos en un trastorno psicológico: caigamos también en la depresión, o desarrollemos problemas de ansiedad.

La pareja de la persona que tiene depresión también debería consultar con un psicólogo o psicóloga su situación. Si tu compañero o compañera está acudiendo a terapia, pide ayuda al mismo terapeuta para afrontar tú también la situación y tener pautas de actuación que os ayuden a ambos. Si, por el contrario, aún no ha comenzado a ir a la consulta, vete tú por tu cuenta para saber cómo actuar. Cuanto antes se intervenga sobre este tipo de situaciones, antes se sale de ellas.

Te puede interesar