Menú
Cómo esterilizar los juguetes sexuales: la higiene ante todo
Cómo esterilizar los juguetes sexuales: la higiene ante todo

LIMPIEZA

Cómo esterilizar los juguetes sexuales: la higiene ante todo

La mejor forma de esterilizar tus juguetes eróticos es lavarlos con jabón y agua tibia, pero primero debes leer sus instrucciones donde explican como hacerlo.

Si has descubierto, recientemente o no, el maravilloso mundo de los juguetes sexuales, sus beneficios, el infinito placer que te pueden dar y, por supuesto, las horas de diversión, este artículo es para ti. Porque no todo iba a ser jugar y recrearse en el maravilloso mundo de los artilugios eróticos, también tienes que limpiarlos. Sí, has oído bien, hoy te vamos a dar las indicaciones y pautas necesaria para que, ante todo, prime la higiene en tus juguetes sexuales.

La higiene y la limpieza en las relaciones sexuales es primordialLa higiene y la limpieza en las relaciones sexuales es primordial

Se suele hablar bastante de cuáles son los juguetes eróticos más aptos para principiantes o para expertos bastante avanzados en esta práctica. Sin embargo, nos hemos dado cuenta que existen muy poca información acerca de cómo mantener y limpiar los juguetes sexuales. Como sabemos, la higiene y la limpieza en las relaciones sexuales es, sin lugar a dudas, primordial. La falta, pero también el exceso, de limpieza en tus partes íntimas puede llevar a que tengas una infección. Pero tranquilos, que después de este post seguro que os queda más claro cómo podéis seguir llevando una vida sana y placentera con vuestros juguetes sexuales sin correr ningún peligro.

¿Por qué hay que esterilizar los juguetes sexuales?

Al igual que utilizar un lubricante incorrecto o guardarlo mal, la falta de limpieza en tus juguetes sexuales también puede acortar la vida útil. Pero no sólo eso, además la falta de higiene en tus juguetes puede llegar a afectar directamente a tu salud.

La falta de higiene en tus juguetes puede llegar a afectar directamente a tu saludla falta de higiene en tus juguetes puede llegar a afectar directamente a tu salud

Prevenir una infección producida por la falta de higiene en tus juguetes es tan fácil como limpiarlos antes y después de su uso. Sí, tan importante es que lo laves después como que los higienices antes.

Lo primero que tienes que hacer nada más adquieras un juguete erótico, es fijarte en sus instrucciones, normalmente te explican cómo debes lavarlo correctamente, pues depende del material y la forma que tenga puede ser de una manera o de otra.

Lo mejor es que lo laves con un jabón íntimo y agua tibia, nada de antibacterianos, pues aunque en un primer momento puede que pensemos que es una buena idea, no lo es. Algunos fabricantes ya venden sus propios limpia juguetes, específicos para neutralizar las bacterias y no dañar el material. Recuerda no sumergir aquellos juguetes que tengan pila o baterías en el agua. En su lugar lo mejor es que los limpies con una toalla húmeda y jabón o un paño.

Algunos fabricantes ya venden sus propios limpia juguetesAlgunos fabricantes ya venden sus propios limpia juguetes

Es recomendable lavarlo antes de usarlo debido a que el juguete ha podido estar expuesto a bacterias procedentes de pelusas, pelos de mascotas o el polvo. No pierdes nada de tiempo en higienizarlo y así te ahorrarás algún disgusto o molestia. Además de por tu salud, como hemos dicho anteriormente, si limpias a menudo tu juguete estarás alargando la vida útil del mismo.

Tips para esterilizar tus juguetes eróticos

Como hemos explicado, higienizar los juguetes eróticos es fundamental, tanto por nuestra propia salud, como también para que el juguete no se dañe. Para conseguir una limpieza correcta y así disfrutar mucho más tiempo de tus juguetes eróticos, coge papel y bolígrafo y apunta:

Los juguetes porosos se deben lavar con agua y jabón íntimoLos juguetes porosos se deben lavar con agua y jabón íntimo

Lo primero es que observes de qué material está hecho tu juguete erótico. Existen una amplia gama de materiales con los que se hacen estos artilugios, pero fundamentalmente se pueden dividir en dos: porosos y no porosos. Los juguetes porosos están hechos de materiales como plástico duro, elástomero, caucho de silicona, nailon o neopreno. Se caracterizan por ser más absorbentes y corren un mayor riesgo de que las bacterias penetren en él. Los juguetes porosos aguantan menos las altas temperaturas, por lo que siempre debes de lavarlo con agua y jabón íntimo.

Los juguetes no porosos, en cambio, se caracterizan por su poca absorción, y por tanto, son más recomendables y más respetuosos con el organismo, pero también son más caros. Estos últimos pueden estar hechos de: vidrio, pyrex (vidrio de borosilicato), silicona y acero inoxidable. Los juguetes compuestos de material no porosos son los más indicados si quieres compartirlos con tu pareja, pues el riesgo de contraer una infección disminuye exponencialmente. Normalmente en el envase del juguete vienen detallados los materiales con los que se ha fabricado. Aunque, si no estás seguro, lo mejor es que busques tu modelo por Internet y te asegures de cuáles son los materiales que componen tu juguete.

Si son de acero inoxidable puedes hervirlo y dejarlo en remojo durante horasSi son de acero inoxidable puedes hervirlo y dejarlo en remojo durante horas

Para limpiar los juguetes no porosos de vidrio no lo pongas a temperaturas extremas, lávalos solo con jabón y agua. Si están compuestos de silicona, puedes higienizarlos dejándolo hervir durante 10 minutos. Si son de Pyrex, también puedes hervirlo sin problema. Si son de acero inoxidable puedes hervirlo y luego dejarlo en remojo durante varias horas. Déjalos secar todos correctamente, utiliza una toalla si fuera necesario, sólo de esta manera puedes asegurarte de que el material no quede húmedo y se pueda estropear.

Sea poroso o no poroso, lo recomendable es utilizar siempre preservativo y un buen lubricante. Ya sea porque compartes con tu pareja el juguete o, simplemente porque le das dos usos: vaginal y anal, por ejemplo. Utiliza lubricante y cámbialo siempre que lo vayas a introducir por otro orificio. En cuanto al lubricante, lo mejor es que utilices aquellos que sean de seda, híbrido o base de agua, pero luego asegúrate de lavarlos muy bien para que no queden restos en el juguete. Otro consejo es que cuando no utilices el juguete, si este lleva pilas sácalas, es una buena manera de evitar que se deteriore.

Guárdalo en un sitio alejado de cualquier otra sustancia que pueda alterar el material del jugueteGuárdalo en un sitio alejado de cualquier otra sustancia que pueda alterar el material del juguete

Por último, recuerda siempre guardarlo en un buen sitio, alejado del polvo y de cualquier otra sustancia que pueda alterar el material o la vida útil del juguete. Lo más recomendable es que lo guardes en una caja específica para juguetes, nada de meterlo en un cajón cualquiera. Otra opción es meterlo en una bolsita de seda, pero lávala de vez en cuando para evitar que el juguete se ensucie. No es recomendable que lo guardes en un tupper o una fiambrera de plástico que no sea específica, pues a la larga los químicos pueden filtrarse en el juguete.

Te puede interesar