Menú
Primera Navidad tras el divorcio: cómo afrontarla
Primera Navidad tras el divorcio: cómo afrontarla

CONOCE EL SECRETO

Primera Navidad tras el divorcio: cómo afrontarla

Aunque sea un momento bastante duro puedes disfrutar de la Navidad después del divorcio siguiendo estos consejos.

La Navidad no siempre es una época de celebración y felicidad, sobre todo para aquellos que acaban de divorciarse y tienen que lidiar con la ausencia de su pareja. Si te encuentras en esta situación es normal que no te sientas capaz de celebrar la navidad con la alegría con la que siempre lo has hecho. Este año tendrás que cambiar tus hábitos porque ya no podrás realizar las mismas actividades que las navidades anteriores.

Cambia tus hábitos y afronta la Navidad realizando actividades que te hagan felizCambia tus hábitos y afronta la Navidad realizando actividades que te hagan feliz

El gran cambio que supone un divorcio en la vida de cualquier persona sumado a los recuerdos que brotan en unas fechas como estas, te llevarán a afrontar la Navidad como una pesadilla, pero esta es una actitud que debes de cambiar.

Aunque este es un reto muy duro, la actitud que tú tomes en el asunto será fundamental para lograr alcanzar de nuevo la felicidad. Lo importante no es lo que te haya ocurrido sino cómo lo vas a afrontar, de esta forma, debes dar la bienvenida a cualquier circunstancia nueva de forma positiva, olvidando todo lo pasado y encargándote de ser tú la única o el único que puede hacer de una pesadilla una experiencia feliz y memorable.

Olvida todo lo pasado y haz de una pesadilla una experiencia felizOlvida todo lo pasado y haz de una pesadilla una experiencia feliz

Descubre cómo puedes celebrar tu primera Navidad tras divorciarte y consigue aquello que ahora mismo ves imposible: disfrutar de las fiestas igual o más que otros años aprendiendo a quererte, apoyándote en tus seres queridos y recuperando poco a poco la ilusión en el amor.

Dedícate tiempo tras el divorcio

Un divorcio no implica que tengas que recluirte en casa y descuidarte, todo lo contrario. Ahora tienes todo el tiempo del mundo para ti, y es algo que tienes que aprovechar. Sal de compras, renueva tu armario, hazte ese cambio de look tan loco que nunca te has atrevido a hacer, date caprichos, apúntate al gimnasio... Nuestro aspecto físico es el reflejo de cómo nos sentimos y verte bien a ti mismo o a ti misma supondrá un chute de adrenalina en estas fechas tan importantes.

Dedícate tiempo: ve de compras, al gimnasio, a la peluquería... Dedícate tiempo: ve de compras, al gimnasio, a la peluquería...

Además yendo al gimnasio o a la peluquería socializarás con otras personas y el hecho de conocer gente nueva te ayudará a vivir nuevas experiencias y a evitar que te ancles en aquellas del pasado que no te hacen feliz.

Ten pensamientos positivos

Aunque es importante mimar tu aspecto, lo es mucho más cuidar tu mente. Piensa en todo lo bueno que tienes en la vida, si tienes un trabajo, casa, familia y amigos ya tienes más suerte que mucha gente que no cuenta con todas esas cosas que tú pasas por alto. Hazte una promesa a ti mismo o a ti misma de que no sentirás nada durante las navidades que no sea feliz y positivo y que pospondrás todos los recuerdos que te hagan sufrir hasta después de estas fechas tan destacadas.

Refúgiate en tus seres queridos

Vive el momento, no puedes permanecer toda la Navidad encerrada/o en casa incomunicada/o del mundo. Visita a tus padres, a tus hermanos y queda con tus amigos y amigas. No hay nada mejor que rodearte de las personas que más quieres para olvidar un capítulo que te ha hecho pasarlo tan mal.

Queda con tus familiares y amigos para compartir tus sentimientos o desconectarQueda con tus familiares y amigos para compartir tus sentimientos o desconectar

Además, si te sientes preparada/o, aprovecha para compartir con tus seres queridos cómo te sientes después de todo lo sucedido. Compartir tus sentimientos con la gente que te quiere te ayudará a sentirte mejor anímicamente y podrás escuchar y aplicarte los consejos que te den, porque nadie te conoce mejor que ellos.

Sin embargo, si no quieres hablar del tema aún, deja claro a tus seres queridos que no quieres que se toque el tema del divorcio en ningún momento durante las Navidades, de esta forma, te asegurarás de que esos momentos de felicidad en familia no se vayan a pique por el recuerdo de tu ex pareja.

Atrévete a viajar en soledad

¿Y si te apetece estar solo/a? En ese caso, informárselo también a tus familiares y amigos para que no se preocupen por ti. Haz las maletas, pilla un vuelo o un tren al sitio que más te guste y olvídate de todo. Viajar solo es una de las mejores formas de curarte y de conocerse a uno mismo. Además, vivir una experiencia nueva y diferente te hará sentirte renovado/a y te ayudará a no pensar en las Navidades que pasabas cuando estabas con tu pareja.

Viaja solo/a para conocerte a ti mismo/a y curar tus penasViaja solo/a para conocerte a ti mismo/a y curar tus penas

Por otro lado, si no quieres perderte las comidas familiares y las quedadas con amigos, puedes tener ambas cosas. Organízate para viajar y pasar tiempo con la familia, puedes incluso planear un viaje al que vayáis todos juntos, será inolvidable.

Divorciado/a y con niños

En el caso de que tengas niños, tus Navidades no tienen por qué ser una pesadilla ahora que te has separado. Los más afectados en estos casos son los niños, por lo que tu objetivo principal deberá ser la felicidad de tu hijo. Apóyale, pasa todo el tiempo que puedas con él y hazle reír en todo momento. Los regalos no son lo más importante para un niño cuyos padres acaban de separarse.

Si tienes hijos apóyalos e intenta pasar todo el tiempo con ellosSi tienes hijos apóyalos e intenta pasar todo el tiempo con ellos

Lo peor que puedes hacer es mostrarle al niño que estás triste, porque entonces él se contagiará de esas malas vibraciones. Intenta que todo se desarrolle con fluidez y evita conflictos relacionados con el divorcio. Haced actividades juntos, viajad, salid a comer, a cenar, visita a tus padres... Si no trabajas, dedica todo tu tiempo a conseguir que ambos volváis a ser felices.

Por último, si tu hijo tiene que pasar Nochebuena y Nochevieja con tu ex pareja, explícale con alegría todo lo que va a hacer y lo bien que se lo va a pasar. Deberás mostrarte en todo momento fuerte aunque no seas así como te sientas, pero lo primordial será siempre hacerle ver a tu hijo que la ruptura es algo normal que pasa en la vida y que tanto su padre como su madre están bien.

Ayuda a los demás

Si ninguno de estos consejos te es de ayuda y sientes que no puedes hacer nada que te ayude a salir de donde estas, otra opción es que te apuntes a trabajos voluntarios para ayudar a los más necesitados. Puedes servir la comida de Navidad en un albergue de personas que no tienen hogar, visitar una residencia de ancianos para hacerles compañía, adoptar a un perro o gato abandonado y convertirlo en parte de tu familia, o contar cuentos a niños huérfanos. La felicidad que sentirás después será indescriptible y sentirás que todo tu sufrimiento ha merecido la pena.

Ayudar a los demás te hará ver que todo tu sufrimiento ha valido la penaPAyudar a los demás te hará ver que todo tu sufrimiento ha valido la pena

Aprende que estar soltero/a no tiene por qué convertirse en una pesadilla, y mucho menos en unas fechas tan alegres como la Navidad. Esta es una etapa que debes afrontar siempre con pensamientos positivos y fuertes, valorando lo que tienes en la vida y las pequeñas cosas que antes pasabas por alto. Sobre todo, no te apresures a buscar de nuevo el amor, cuando estés preparada o preparado, lo sabrás.

Te puede interesar