Menú
Cómo evitar el divorcio tras las vacaciones
Cómo evitar el divorcio tras las vacaciones

REFORZAR LA RELACIÓN

Cómo evitar el divorcio tras las vacaciones

El pasar más tiempo juntos durante el verano hace que afloren problemas y conflictos que durante el resto de los meses han sido obviados y que necesitan un solución conjunta.

Tras las vacaciones de verano, durante el mes de septiembre, es cuando más peticiones de divorcio se hacen en nuestro país. Más de la mitad de ellas se realizan en esta época del año desde hace décadas y muchos son los motivos por los cuales puede que suceda de este modo. Las parejas que no están casadas puede que también se vean afectadas por las vacaciones, puesto que muchas de ellas también rompen su relación durante el mes de septiembre.

Las razones que dan pie a estas rupturas y divorcios son muy diversas y no tiene nada que ver la cantidad de tiempo que lleve junta la pareja, sino aquello que puede que hayan vivido juntos y el detonante que haya iniciado la mecha para llegar al punto de poner fin a una relación sentimental que podía ser más o menos intensa e ir mejor o peor antes de llegar a las vacaciones de verano.

Durante las vacaciones se pasa más tiempo juntos que durante el resto del añoDurante las vacaciones se pasa más tiempo juntos que durante el resto del año

Por lo tanto, no es una simple casualidad que los divorcios aumenten tras estos días de fiesta durante los meses de más calor y llegado el primer mes de otoño. Si bien es importante conocer por qué sucede el divorcio durante el mes de septiembre, también lo será saber cómo poder evitarlo, con tal de que tu matrimonio no se vea afectado tras las vacaciones y sepas cómo actuar si crees que durante estos días de fiesta vuestra relación puede verse afectada de forma negativa.

Descubre algunas de las causas que podrían originar un conflicto y su posterior ruptura en tu relación sentimental durante las vacaciones de verano y conoce cómo evitar el divorcio, en la medida de lo posible, durante estos días de fiesta que pasarás junto a tu pareja.

Motivos por los que se puede originar el divorcio durante o tras las vacaciones

Durante el año es normal que cada uno en la pareja tenga unas obligaciones y no puedan pasar tanto tiempo junto al otro, como durante las vacaciones de verano. El trabajo, el gimnasio, los familiares o los amigos pueden hacer que cada uno pase tiempo fuera de casa y se encuentren ocupados la mayor parte del tiempo. Por eso, cuando se reúnen en el hogar tienen mucho que contarse o están cansados, por lo que a veces pueden llegar a obviar cosas que les molesten de la pareja, simplemente para poder disfrutar de tranquilidad y de un buen rato al lado de la persona a la que aman.

Al tener tiempo suelen aflorar ciertos problemas pasados que no se solucionaron en su momentoAl tener tiempo suelen aflorar ciertos problemas pasados que no se solucionaron en su momento

En el caso de que puedan tener algún que otro conflicto, el hecho de que estén ocupados la mayor parte del día hace que intenten resolverlo lo antes posible, en la mayoría de los casos, ya que tienen muchas otras responsabilidades y preocupaciones en su vida diaria, sobre todo si tienen hijos en edad escolar o trabajan muchas horas fuera de casa.

Sin embargo, será durante las vacaciones de verano que la pareja pase más tiempo junta y, además, no tengan una vía de escape. Es decir, el hecho de tener tiempo libre puede que saque a la luz todas aquellas cosas que no se han dicho durante el resto del año y tengan más tiempo libre y más energías para discutirlas. Por eso, durante los meses de más calor y las vacaciones de verano es cuando incrementa el número de parejas que descubren que quizás no estaban tan bien juntos como se pensaban y, ya bien sea conjuntamente o por separado, uno de los dos o ambos decidan que ha llegado el momento de poner punto final a su relación sentimental pidiendo el divorcio tras la vuelta a la rutina.

Maneras de evitar la posible petición de divorcio tras las vacaciones

El hecho de pasar más tiempo juntos durante las vacaciones de verano servirán para que ambos toméis conciencia del tiempo que no habéis disfrutado durante el resto del año. Es decir, que quizás hayáis buscado en el resto de obligaciones y quehaceres del día a día como vía de escape para no afrontar lo que realmente sucede entre vosotros. Puede que después de tanto tiempo en pareja, el matrimonio se haya convertido en algo cotidiano, pero no hayáis cuidado de vuestros sentimientos como os merecéis.

Es importante tratar los problemas con calma para no acabar malEs importante tratar los problemas con calma para no acabar mal

Por eso, antes de tomar una decisión drástica o terminar la relación con su ruptura a través de una petición de divorcio, quizás deberíais cuidar de la pareja durante todo el año. Así pues, olvidar las obligaciones y dedicaros un poquito más de tiempo os ayudará a reforzar vuestro amor y a mantener viva la llama de la pasión. Además, también deberíais mejorar la comunicación entre vosotros y no dejar pasar aquello que os molesta, solo para vivir en paz y evitar conflictos durante el resto del año, ya que puede que entonces explotéis durante las vacaciones de verano, que pasaréis más tiempo junto al otro y tendréis mucho acumulado.

Por lo tanto, si quieres evitar la ruptura o el divorcio tras las vacaciones es importante que cuides la relación durante todo el año. Haciendo que así el mes que podáis pasar juntos, lejos de las obligaciones y de la monotonía del día a día, sirva para conoceros mejor y para comprenderos y aceptaros, reforzando vuestra relación y teniendo la oportunidad de hacer todas aquellas cosas de las cuales disfrutáis en pareja y que quizás no tenéis tiempo de hacer a causa del resto de responsabilidades que tenéis cuando debéis trabajar.

Te puede interesar