Menú
Claves para ligar en el gimnasio
Claves para ligar en el gimnasio

APLÍCALAS

Claves para ligar en el gimnasio

El gimnasio es un espacio perfecto para buscar pareja ya que es fácil conocer gente que, además, tienen las mismas aficiones que tu.

Las aplicaciones para ligar no son la única alternativa si estás buscando pareja, aunque últimamente parezca que no haya más espacios disponibles para hacerlo. Ligar a través de una pantalla no es algo que le resulte agradable a todo el mundo, puesto que hay quien continúa prefiriendo la inmediatez, el cara a cara, el dejar a un lado los GIFs y los emoticonos para ponerle más personalidad a todo el proceso.

El boom del gimnasio, y del deporte, ha hecho que este se convierta en un espacio perfecto para encontrar pareja. No solo porque es fácil conocer a gente en las distintas actividades que se van llevando a cabo en un gimnasio, sino porque así te asegurarás de tener aficiones en común con tu pareja, como podría ser el spinning o la musculación. Podrás ligar sabiendo que encajarás a la perfección con la otra persona, al menos en un aspecto de vuestra vida.

Ligar en el gimnasio supone saber que tienes algo en común con la otra personaLigar en el gimnasio supone saber que tienes algo en común con la otra persona

Eso sí, ligar en el gimnasio no es algo fácil, o sencillo. Hay que asegurarse de que la otra persona no tenga ya pareja y, sobre todo, que esté abierta a algo nuevo. Para eso, sería positivo que supieras leer claramente las señales que te manda, que serán las mismas en el gimnasio que en cualquier otro espacio público. Antes de comenzar a darte las claves para ligar en el gimnasio, un consejo: si tiene puestos los auriculares, probablemente esté concentrado o concentrada en sus pensamientos y prefiera que no le molestes. ¡Fíjate bien antes de comenzar a hablar!

1 Habla con todo el mundo

Lo primero que debes hacer es perder la vergüenza y hablar con todo aquel que te parezca interesante. Eso no significa que te acerques y le preguntes directamente por su número de móvil, sino que te muestres receptivo a iniciar cualquier conversación sobre deporte. El gimnasio da mucho pie a eso, a hablar de qué ejercicios preferís, o de cuáles son vuestras clases preferidas.

Habla con todo el mundo y muéstrate receptivo a cualquier conversación sobre deporteHabla con todo el mundo y muéstrate receptivo a cualquier conversación sobre deporte

Así pues deja a un lado el pudor, y lánzate a la aventura. ¡No te pasará nada! Es más, lo peor que podría suceder es que la otra persona te cortara rápido la conversación. ¿Y tan malo es eso realmente?

2 Cuida algo tu estética

Todos sabemos que al gimnasio se va a entrenar, pero eso no significa que tengas que ir con las camisetas de propaganda y los pantalones más roídos que encuentres en tu casa. Porque puedes entrenar con unos pantalones cómodos y una camiseta holgada que, a la par, sean agradables a la vista.

Utiliza ropa cómoda y bonita y, si usas maquillaje habitualmente, olvídate de él en el gimnasioUtiliza ropa cómoda y bonita y, si usas maquillaje habitualmente, olvídate de él en el gimnasio

Si eres una persona que suele usar maquillaje, cuidado: no te maquilles jamás para ir al gimnasio, ni aún cuando estés buscando pareja. Si sudas con maquillaje puesto, tus poros se obstruirán y tu piel acabará más sucia de lo que comenzó. A la larga, te perjudicará, porque hará que envejezcas antes. Así pues al gimnasio se va con la cara lavada, ¡y dispuesto a sudar!

3 ¿Eres más de miradas o de hablar?

Ligar en el gimnasio implica que decidas, antes siquiera de comenzar, qué prefieres: ¿continuar con tu entrenamiento y ligar mediante miraditas, o parar de entrenar y hablar directamente? En el primer caso, lo que mejor te irá será echar ligeras miradas a aquella persona que te interese, y ver si estas son correspondidas o no. Si lo son, comienza con un acercamiento: sonrisas, saludos y, poco a poco, entablar conversación.

Puedes optar por: echar miraditas o parar de entrenar y hablar con la otra personaPuedes optar por: echar miraditas o parar de entrenar y hablar con la otra persona

Si prefieres hablar, siempre puedes usar la excusa de preguntar el funcionamiento de una máquina. Todo el mundo suele ser receptivo a este tipo de preguntas en un gimnasio, ¡y te dará pie para ligar!

4 ¿Y si le das tu número de teléfono?

Si eres una persona mucho más atrevida o lanzada, siempre puedes escribir tu número de teléfono en un papel y dárselo a quien te interese. Sin más. ¡A la piscina! Es una técnica arriesgada, no todo el mundo responderá bien, con lo cual lo mejor es que te asegures de que hay reciprocidad. Que la otra persona (quién sabe, quizás sea tu futura pareja) también te mira de vez en cuando, sonríe o incluso te saluda por los pasillos.

Antes de darle el número de teléfono a otra persona asegúrate de que existe reciprocidadAntes de darle el número de teléfono a otra persona asegúrate de que existe reciprocidad

5 Ármate de paciencia: no es una discoteca

La diferencia fundamental entre un gimnasio y una discoteca es que a la segunda hay quien va directamente a ligar, pero el objetivo de quien va al primer establecimiento suele ser entrenar. Que hay quien también va a buscar pareja, por supuesto, pero son los menos. Es por eso que la gente suele estar menos receptiva, y que tú tendrás que armarte de paciencia y esperar.

Si le has dado tu número de teléfono, por ejemplo, espera a que te escriba o te llame. Y si no da resultado, ¡a otra cosa! No es el fin del mundo. Siempre podrás seguir saludándole por el gimnasio, y ver si la táctica da resultado con el paso del tiempo.

Si le das tu número de teléfono ten paciencia y espera a que te escriba o te llameSi le das tu número de teléfono ten paciencia y espera a que te escriba o te llame

Y, por favor, ten cuidado: no siempre es el momento adecuado para ligar. Si está haciendo press banca con 80 kilos o sentadillas con 120, quizás no sea el mejor momento para darle tu número de teléfono. Espera a que esté descansando, ¡y así estará más receptivo!

Te puede interesar