Menú
Cómo explicar a los hijos las causas y consecuencias del divorcio
Cómo explicar a los hijos las causas y consecuencias del divorcio

ACERCAR POSTURAS

Cómo explicar a los hijos las causas y consecuencias del divorcio

Es importante que ambos cónyuges estén de acuerdo en cómo compartir lo sucedido a los hijos para que la situación se solucione de la mejor manera posible.

Cómo explicar a los hijos de la pareja las causas y las consecuencias del divorcioHablar antes de tratar con los hijos el tema del divorcio

Cuando una pareja tiene claro que quiere iniciar los trámites del divorcio o bien comenzar su vida por separado, una de las partes más importantes a solucionar es cómo tratar el tema con su familia; es decir, cómo tratar lo ocurrido con los hijos del matrimonio o de la pareja de hecho en el caso de que no estén casados.

Es cierto que dicen que los niños se dan cuenta de todo y eso es una realidad como un templo. Los pequeños, aunque no lo sepan manifestar o no lo digan abiertamente, se dan cuenta de todo lo que ocurre a su alrededor y, como se suele decir de forma coloquian, 'tontos no son'. Pero sí que es cierto que, aunque sea evidente que saben que se ha producido la ruptura de la pareja, es necesario ese 'momento conversación'.

Lo primero que deben hacer ambos integrantes es acercar posturas y ponerse de acuerdo en cómo van a explicar a sus hijos las causas del divorcio, así como los pasos posteriores que se darán y que afectarán a todos los miembros de la familia. Por ello, todos los puntos deben estar claros antes de exponer esta situación en común.

Y es que si pretendes sentarte a hablar con tus hijos o con los hijos de tu pareja sin haberte sentado antes con el que ya es tu expareja y sentar las bases sobre las explicaciones que dar o dejar de dar, las cosas se pondrán muy turbias.

Dejar todo claro para evitar problemas

En estos casos será preferente encontrar el momento adecuado en el que reunir a todos para hablar de lo sucedido, y que cada uno exponga sus dudas y sus peticiones en lo que se presenta como un período de cambios. Tiene que ser un día en el que los ánimos estén calmados y toda la familia esté relajada.

El siguiente paso que la pareja deberá llevar a cabo será exponer lo que quiere conseguir cada miembro con la separación. Si se trata de una decisión temporal, de rehacer su vida o en cambio tomarse un tiempo de reflexión. Esto también es importante que se comparta con los hijos porque así ellos podrán tener una idea de lo que está por venir en los próximos meses.

Organizarse para que la situación se normalice

Entre las opciones que los cónyuges deberán exponer a sus hijos están entre si éstos optarán por vivir separados, si alguno de ellos se quedará en la casa familiar o si la custodia será conjunta o individual. Un tema muy delicado en el que los hijos, si tienen más de 14 años, tendrán voz y voto de cara a una posible separación legal.

Acercar posturas entre la pareja es lo más recomendable antes de hablar con el resto de la familia
También deberán organizarse para que el período de adaptación sea lo más corto y positivo posible, tanto para los miembros de la pareja como para sus hijos. Además hay que tener en cuenta que en estos casos tendrán que solucionar las tensiones entre ambos antes de afrontar cada nuevo paso.

El objetivo es que tanto los miembros de la pareja como el resto de la familia aprendan de la situación y afronten lo sucedido de la manera más normal, por lo que deberán buscar la mejor manera posible de llevarlo a cabo.

Y si esa manera es acudiendo a un Juzgado para regularizar tanto la vida de los excónyuges como la de sus hijos es algo al lo que hay que enfrentarse con naturalidad y sin que suponga ningún trauma.

Si desde un principio se sabe que no hay vuelta atrás, lo mejor es que se pongan las cartas sobre la mesa lo antes posible para evitar que las tensiones y los malos momentos se alarguen en exceso. 'Cortar por lo sano' que se suele decir.

Te puede interesar