Menú
Diferencias entre separación, divorcio y nulidad matrimonial
Diferencias entre separación, divorcio y nulidad matrimonial

COMPRÉNDELO

Diferencias entre separación, divorcio y nulidad matrimonial

Aunque te parezcan términos similares, no tiene nada que ver uno con otro. Sigue leyendo y comprende las diferencias que existen entre los tres.

Toda historia de amor tiene un comienzo, un largo o corto recorrido y un final. Y aunque estar enamorado es una de las sensaciones más bonitas, poderosas y emocionantes que el ser humano puede experimentar, a veces las incompatibilidades o, incluso, problemas externos a la pareja terminan por debilitar la relación. Cuando la pareja ya ha sellado su amor y ha decidido pasar por el altar para darse el 'sí, quiero', la ruptura desemboca generalmente en una separación o divorcio, y aunque los dos términos suelen utilizarse para hacer referencia al fin de una relación, lo cierto es que no son palabras sinónimas.

La separación es el cese de vida en pareja y el divorcio el proceso legalLa separación es el cese de vida en pareja y el divorcio el proceso legal

Separación y divorcio son dos términos familiares para todo el mundo y muy vinculados entre sí, sin embargo, cada uno hace referencia a una realidad distinta. Se entiende como separación al cese de la vida en pareja, producto de una decisión que ambas partes han tomado de mutuo acuerdo. Es cierto que una separación siempre implicada que cada una de las partes va a comenzar a vivir su vida de manera independiente, pero eso no significa que la pareja se haya diluido de manera legal, ya que en la práctica pueden seguir estando casados. Es un periodo en el cual se decide si los miembros se reconcilian y se dan una segunda oportunidad o, si por el contrario, deciden dar un paso más y divorciarse.

Por su parte, el divorcio es el proceso legal mediante el cual la pareja extingue por completo su unión conyugal, poniendo así fin a su matrimonio. Tras el divorcio, los cónyuges pueden volver a contraer matrimonio con otras personas. Además, actualmente solo es necesario que uno de ellos lo requiera sin acuerdo del otro para finalizar su vinculación legal. Eso sí, es necesario que otros aspectos como la custodia, el cuidado o la manutención de los hijos, así como la repartición de los bienes, se tome de mutuo acuerdo. Por último, la nulidad matrimonial, a diferencia del divorcio, declara la inexistencia del matrimonio porque se contrajo de una forma no válida, ya que en su celebración han existido o se han producido varios defectos esenciales.

En el divorcio la custodia o repartición de bienes se debe tomar de mutuo acuerdoEn el divorcio la custodia o repartición de bienes se debe tomar de mutuo acuerdo

Principales diferencias entre separación y divorcio

Una de las grandes diferencias entre separación y divorcio es la extinción del matrimonio. Mientras que en la separación se hace referencia únicamente al cese de la convivencia y la vida en común, en el caso del divorcio se cesa por completo esa unión matrimonial, dejando ambos cónyuges de estar unidos legalmente y todo lo que ello implica. Otra gran diferencia entre estos dos términos es la posibilidad de volver a contraer matrimonio; en el caso del divorcio el vínculo legal que los unía se ha disuelto, pudiendo volver a casarse con otras personas. Sin embargo, en la separación todavía no existe una desvinculación legal en la pareja y, por tanto, siguen casados y no pueden volver a casarse si así lo desean.

La tercera diferencia que encontramos es la reversibilidad. El divorcio implica una disolución del matrimonio totalmente irreversible, también en caso de reconciliación. La única alternativa legal posible es la de volver a casarse. Mientras que en el caso de la separación no se extingue el vínculo matrimonial, por lo tanto si el matrimonio se reconcilia seguiría estando legalmente unido y contando con todos los derechos adquiridos previamente. La cuarta diferencia que encontramos es que al hablar de separación en muchos casos nos referimos a una separación de hecho, donde ambas personas pactan dejar de verse por un tiempo sin que exista ningún tipo de intervención judicial. Sin embargo, en un divorcio siempre hay efectos a nivel legal.

Nulidad matrimonial

Por último, hablaremos sobre los casos en los que existe la mencionada anteriormente nulidad matrimonial. Esta invalidación del matrimonio se da cuando, en rasgos generales, hay parentesco en línea recta hasta el cuarto grado, se ha atentado contra la vida del cónyuge, se ha realizado actos de violencia o intimidación hacia el mismo, falta de uno o dos testigos en la ceremonia y si existe incapacidad para asumir las obligaciones esenciales del matrimonio por causas de naturaleza psíquica (alcoholismo, drogadicción, ludopatías o trastornos de la personalidad o identidad sexual). Concretamente, en España, todos los matrimonios, tanto civiles como eclesiásticos, pueden ser anulados si no cumplen alguna de las causas previstas en la ley. Algunos de los motivos de la nulidad matrimonial en nuestro país son: contraer matrimonio con una edad inferior a 18 años, que exista parentesco entre los cónyuges, que se celebrase la boda sin la asistencia del juez, alcalde o funcionario correspondiente y que sea un matrimonio celebrado por poderes que sean nulos.

La nulidad matrimonial se da cuando hay parentesco en lía recta hasta el cuarto gradoLa nulidad matrimonial se da cuando hay parentesco en lía recta hasta el cuarto grado

La nulidad eclesiástica le corresponde declararla a los Tribunales Eclesiásticos y se inicia mediante una demanda interpuesta por un abogado que debe presentarse frente a la Diócesis correspondiente. Mientras que en el caso de la nulidad del matrimonio civil se obtiene mediante demanda interpuesta por un abogado ante el Juzgado del domicilio de una de las dos partes.

Te puede interesar