Menú
Cómo romper con tu pareja: claves y consejos
Cómo romper con tu pareja: claves y consejos

FORMA SENCILLA

Cómo romper con tu pareja: claves y consejos

Poner punto final a una relación es bastante complicado por eso es necesario saber cómo hacerlo de la mejor manera posible.

"El primer paso no te lleva a donde quieres ir, pero te saca de donde no quieres estar". Esta frase debería se ser el punto de partida de cualquier persona que no se encuentre a gusto o cómodo en su relación y quiera poner punto final a esa historia, por muy bonita que fuera en sus inicios (todas lo son) o por mucho que se quiera a la otra persona; el bienestar de uno mismo está por encima del de cualquier otro y anteponerlo por ciertas personas o por miedo a la reacción de alguien es un grave error.

Existe un errónea idea de pensar que una relación solo puede terminar por un motivo imperdonable como una infidelidad, discusiones constantes o las mentiras continuas. Pero no, nada más lejos de la realidad. La mayoría de las parejas que deciden dar el paso de separarse lo hacen queriéndose y es que hay que tener siempre claro que para estar cómodo en una relación y encontrar en ella el bienestar y la estabilidad que uno necesita, el amor no siempre es suficiente.

Cuando tomas la decisión de romper tienes que ser firmeCuando tomas la decisión de romper tienes que ser firme

Antes de nada, tienes que tener muy claro el motivo o razones por las que quieres romper esa relación y, sobre todo, si de verdad quieres dar ese paso tan importante. En primer lugar pregúntate por qué quieres finalizar esa historia y detecta todas aquellas cosas que no te hacen ser plenamente feliz en esa relación; recuerda siempre que una relación de pareja está para sumar, complementarte y hacerte feliz, no para que cause en ti todo lo contrario. Cuando sientas que estás en una relación de manera forzada, que los sentimientos no son completamente recíprocos o que tan solo continúas con esa persona por pura dependencia o por no querer hacerle daño, quizá es hora de comenzar a intervenir y plantearse ciertas cuestiones.

Consejos para dejar a tu pareja (aunque la quieras)

Hay algunos aspectos que puedes tener en cuenta si quieres tomar una decisión tan complicada como la de romper con tu pareja.

Asume tu parte de responsabilidad

Cuando uno no tiene valor para dejar a su pareja, intenta llevar a cabo conductas que perjudiquen a la relación para que sea la otra persona quien dé finalmente el paso de dejarlo. Es decir, busca intensificar los conflictos intentando conseguir más excusas para acabar con la relación porque no tiene la suficiente valentía para sentarse delante de su pareja y hablar abiertamente de lo que le ocurre. Esto es un gravísimo error, posponer la ruptura y seguir adelante con una relación que no funciona, lo único que proporcionará será más sufrimiento para ambas partes.

Expresa de manera correcta tus sentimientos

Para poder afrontar una ruptura de una manera madura y saludable es muy importante saber elegir las palabras correctas, expresar nuestros sentimientos abiertamente y con total sinceridad decir todo aquello que os habéis callado a la largo de la relación. Llegados a este punto, no te quedes con nada dentro e intenta ser lo más claro posible para que posteriormente no exista ningún tipo de malentendido.

Debes pensar cómo dejar a tu pareja de la mejor manera posibleDebes pensar cómo dejar a tu pareja de la mejor manera posible

Empatiza

La empatía debería de ser el principal motor que moviera el mundo, más aún en un momento tan delicado como una ruptura. Deja que la otra persona también se exprese libremente e intenta ponerte en todo momento en su lugar, bastante doloroso es que te dejen como para que encima no muestren ni empatía por tus sentimientos.

Agradece todo el tiempo vivido

Tienes que dejar constancia y remarcar lo feliz que has sido junto a la otra persona y agradecer todo el tiempo que ambos habéis vivido y disfrutado siendo pareja. Cuando uno es capaz de ver lo mucho que le ha aportado una persona y todo lo que aprendido en su compañía, está ya en plena disposición para poder cerrar esa relación.

Intenta mantener las distancias

No vamos a negar que dejar de hablar, desprenderse de esa dependencia que uno genera con la otra persona cuando está en pareja y romper ciertas rutinas es muy complicado. Pero, si sigues (especialmente al principio de la ruptura) hablando con esa persona y preguntándole continuamente por su vida (evidentemente porque esa persona te sigue importando), puedes darle falsas esperanzas y que en su cabeza siga pensando que existen posibilidades de volver. Esto solo empeorará el proceso de adaptación de la ruptura para ambos. No se trata de no hablar nunca más ni mucho menos, de hecho, quizá con el paso del tiempo os convirtáis en muy buenos amigos, sino de dar un espacio para afrontar esta situación complicada para las dos partes.

Ruptura en relaciones largas

Si llevabas tiempo infeliz en tu relación y queriendo terminar con esa historia prolongada durante años, al principio sentirás una gran liberación por salir de esa rutina tan insatisfactoria para ti, sin embargo, si ha habido amor será inevitable que tarde o temprano el dolor y todo lo que has estado conteniendo durante años dentro de ti salga por algún lado.

Al final, dejar lo conocido y embarcarse en algo nuevo siempre cuesta, nos ocurre a todos los seres humanos. No te asustes, sentir dolor por dejar atrás lo que se quiso en un día y el vértigo a enfrentarse a cosas desconocidas también es necesario y forma parte del proceso. Vivir te obliga a terminar muchas etapas para que otras (ni mejores, ni peores, simplemente diferentes) puedan comenzar.

Romper tras una relación larga es mucho más complicadoRomper tras una relación larga es mucho más complicado

Aunque al principio todo pueda parecer difícil y muy complicado, si hubo un cariño muy fuerte por esa persona, con el tiempo sabrás darle el reconocimiento que merece como una relación que fue muy importante en tu vida pero, en la que llegado un momento de tu vida ya no te complementaba, y que guardarás como un gran recuerdo. Además, de todo se aprende y esa relación y todas sus consecuencias también te servirán a la hora de abrirte a nuevas experiencias.

No lo olvides nunca, las personas estamos constantemente cambiando, experimentando y enfrentándonos a nuevos retos, no te culpes si una relación amorosa no termina como a ti te hubiese gustado, ni te lo tomes como un fracaso personal. A veces en la vida, lo que uno quiere ahora no es lo mismo que lo que deseara dentro de cinco año y nunca hay que sentirse mal por ello.

Te puede interesar