Menú
La erótica del poder: ¿por qué nos pone acostarnos con el jefe?
SEXO EN LA OFICINA

La erótica del poder: ¿por qué nos pone acostarnos con el jefe?

Hay personales que se sienten atraídas por mantener relaciones sexuales en la oficina.

Alguna vez lo habrás visto en alguna película o incluso en tu propia oficina. Hay muchas personas que sienten verdadera atracción sexual ?y también sentimental- hacia personas que tienen cargos superiores o más poder en lugares en concreto. La erótica del poder es una realidad para muchas personas. El poder gusta a muchas personas, a otras les da morbo y si gusta y da morbo... es perfecto para tener fantasías sexuales.

El poder gusta a muchas personasEl poder gusta a muchas personas

Qué es la erótica del poder

Existen personas que sienten atracción o deseo sexual hacia otros a los que siente como superiores en el día a día. Puede ser en el trabajo o en una relación de amistad. La erótica del poder es el morbo que se siente al mantener relaciones sexuales con una persona que tiene más poder. Muchas personas lo negarán, pero la realidad es que la erótica del poder no es algo nuevo y son muchas las personas que se han dejado llevar por estas tentaciones... aun poniendo en riesgo su vida personal.

Pone en riesgo la vida laboralPone en riesgo la vida laboral

La erótica del poder afecta tanto a hombres como a mujeres, aunque haya menos mujeres con cargos de poder en nuestra sociedad. Aunque las estadísticas estarían descompensadas por eso mismo, la realidad es que tanto hombres como mujeres se pueden ver y sentir cegados por la erótica del poder.

Pero la realidad es que muchas mujeres aportan seguridad a los hombres, y parece que es lo que buscan... y lo mismo ocurre con las mujeres que buscan seguridad en un hombre. El poder además de morboso aporta seguridad y confianza. En las mujeres puede ser un sentimiento de seguridad y en los hombres quizá un comportamiento más sexual para poder presumir de ello.

Depende de quien tenga el poder puede hacer que una persona se sienta más o menos atraído por otro/a. Existen personas que tienen cargos de poder que se asignan virtudes o aptitudes que realmente no poseen y eso no excita a nadie. En cambio, hay personas con poder que tienen cierta fuerza sexual y carisma que hará que otros sientan ese deseo sexual al verle o tenerle cerca... sienten que quieren tener sexo a toda costa con esa persona.

Las formas de la erótica del poder

Atracción sexual hacia tu jefe

La erótica del poder puede aparecer de diversas formas. Por ejemplo, se puede sentir atracción sexual hacia personas que tienen poder como cualquier persona que vista con traje y que sea algo claro de que tiene una jerarquía superior a la tuya ?en el plano laboral, por supuesto-.

La erótica del poder puede aparecer de diversas formasLa erótica del poder puede aparecer de diversas formas
Esto puede hacer que sientas cierta atracción hacia hombres o mujeres con trajes, con buenas carreras, con sus propios negocios... es como que la superioridad da morbo. ¿Recuerdas a Christian Grey en 50 sombras de Grey? Pues algo así sería.

Si te da morbo este tipo de erótica del poder es posible que quieras tener encuentros sexuales fortuitos con tu jefe. Posiblemente lo primero que quieras hacer es negarlo porque sabes que es una relación de jefe-subordinado... pero en el fondo te gusta. Es una idealización sexual que se rompe cuando realmente ocurre o cuando le conoces diariamente y te das cuenta que es una persona normal.

Atracción sexual de forma platónica

Esto ocurre cuando sientes atracción sexual hacia un famoso o un artista. Eres de esas personas que serías capaz de hacer cualquier cosa con tal de tener un encuentro sexual con un famoso. Se puede llegar a niveles tan elevados que son capaces de perder la dignidad por tocar a un ídolo... Puede llegar a ser obsesivo. Hay quienes lo consiguen pero se dan cuenta que si realmente consiguen su meta... es una persona más teniendo relaciones sexuales. Quizá más guapo/a o con más recursos, pero es una persona como cualquier otra.

¿Merece la pena dejarse arrastrar por la erótica del poder?¿Merece la pena dejarse arrastrar por la erótica del poder?
Atracción hacia el carisma de una persona

Quizá has conocido a alguien que tiene un carácter increíble, don de gentes y mucho carisma. Sabe cómo hablar en público y estás idolatrándole cada día que pasa. Quizá piensas que es una persona inalcanzable por cómo es y solo por eso sientes una gran atracción sexual hacia esa persona.

Pensar que alguien es inalcanzable dan más ganas de alcanzarlo... y en esto, puedes intentarlo o dejarlo pasar. Aunque si lo intentas puedes acabar en la misma cama con esa persona y aunque tus fantasías se han cumplido... quizá no han sido totalmente cómo esperabas. Quizá incluso sea una decepción sexual que tengas que lidiar. Idolatrar a una persona -en casi todos los casos- acaba con una gran decepción. Las expectativas no suelen ser justas, pero tampoco reales.

¿Merece la pena dejarse arrastrar por la erótica del poder?

No es tan sencilla la respuesta a esta pregunta porque en muchas ocasiones, puede ser un impulso incontrolable o un sentimiento que no sabías que podía existir. Pero en todos los casos, la erótica del poder nos hace tener unos pensamientos o unas expectativas que no van acorde con la realidad que estamos viviendo. Si tienes expectativas que no van acorde con la realidad que estás viviendo, entonces siempre llegará un momento de decepción y no sabrás por dónde ha llegado tan rápido.

Si te pone tu jefe pero estás casado o con hijos, por ejemplo, será necesario que te lo pienses dos veces antes de echar por la borda tu vida sentimental. Es un juego divertido la erótica del poder pero tiene sus riesgos. Es posible que la otra persona también tenga pareja y te vea como un juego más, quizá tú sientas más que solo atracción sexual... la erótica del poder no te hará alcanzar la felicidad sexual máxima. Esa felicidad la tienes tú contigo mismo/a.

Para algunas personas la erótica del poder tan solo son fantasías, pero para otros, no pueden resistir la tentación de luchar hasta conseguir las metas sexuales con la persona a la que está idolatrando. Si sientes que sientes atracción sexual por tu jefe, por un famoso o por alguien con mucho carisma... piensa si realmente merece la pena sucumbir a la tentación y sacar todas tus armas de seducción, o si por el contrario, es mejor que se quede en eso, en una fantasía y que tú sigas tu vida sin muchos cambios.

Artículos recomendados

Comentarios