Menú
Lubricante anal: todo lo que debes saber
Lubricante anal: todo lo que debes saber

SEXO ANAL

Lubricante anal: todo lo que debes saber

El lubricante es una sustancia que proporciona una ayuda extra a la hora de mantener relaciones, especialmente las anales. Si no tienes práctica suficiente es una postura dolorosa.

Si estás pensado en probar el sexo anal debes conocer la importancia de los lubricantes en esta vertiente del sexo, sobre todo al principio, cuando uno está más nervioso. Los lubricantes son un buen estimulante que ayuda en la penetración y hace que la relación resulte más placentera.

Ante todo, debemos saber que el lubricante no solo se puede utilizar para el sexo anal. También resulta muy útil para facilitar la penetración vaginal cuando sentimos sequedad vaginal o todavía no estamos lo suficientemente excitadas.

¿Qué son los lubricantes?

El lubricante es una sustancia que proporciona una ayuda extra al lubricante natural que ya producimos las mujeres, e impide que las relaciones resulten dolorosas facilitando el movimiento e impidiendo la fricción. Muchas mujeres lo suelen utilizar cuando sienten dolores durante sus relaciones sexuales. Pero también pueden servir de juego antes de dichas relaciones, ya que suele ser muy bueno para dar masajes y para excitaros más en vuestros juegos preliminares.

El uso de lubricantes está más extendido entre parejas gaysEl uso de lubricantes está más extendido entre parejas gays

Otra característica importante del lubricante es que tiende a ser más duradero que otros lubricantes naturales como la saliva, que no es muy aconsejable cuando comenzamos a practicar sexo anal. Además, los lubricantes están hechos para todas las necesidades y gustos: podemos encontrar lubricantes con efecto calor, efecto frío o múltiples sabores.

¿Por qué es importante el lubricante para el sexo anal?

Como se ha recalcado antes, el lubricante es uno de los elementos indispensables en el sexo anal, junto con el preservativo, ya que el trasero es una zona que no produce lubricación natural, aunque esta se puede excitar y dilatar. Es importante destacar que si no utilizamos preservativo y vamos a realizar sexo anal debemos lavar bien el pene, ya que esta es una zona que esta llena de bacterias, así como cambiar de preservativo si luego vamos a realizar sexo vaginal.

La penetración anal puede resultar dolorosa si no se hace con cuidadoLa penetración anal puede resultar dolorosa si no se hace con cuidado

La penetración anal, aunque muy placentera cuando ya se tiene una cierta práctica, requiere de una preparación y una excitación extra que la vaginal. Por esa razón, la cantidad de lubricante a utilizar también es muy importante. Las partes que entran en contacto se deben encontrar muy bien lubricadas, tanto el trasero como el pene. Si el lubricante es escaso puede que uno se sienta molesto y si es demasiado puede impedir sentir bien el roce con tu pareja. Lo más aconsejable es aplicar una pequeña cantidad en el pene y en el trasero e ir incrementando según se vaya necesitando.

Para un primer contacto, lo ideal es que uno se impregne los dedos de lubricante para introducirlos en el trasero de la pareja poco a poco, comenzando como un juego. De esta forma, se relajará y disfrutará más.

Cómo elegir tu lubricante anal y cuáles son los mejores

Para esto es muy importante saber si vamos o no a utilizar el preservativo. Si se utiliza el condón hay que tener especial cuidado a la hora de elegir el tipo de lubricante anal, ya que algunos pueden dañar el preservativo. Cada lubricante anal se adapta a nuestras necesidades y gustos, por lo que podemos elegir diferentes tipos:

Son muchos los tipos de lubricante que existen, solo hay que elegir el adecuadoSon muchos los tipos de lubricante que existen, solo hay que elegir el adecuado
  • Lubricante natural: Como la saliva o la propia lubricación de la vagina pueden servir a la hora de lubricar el trasero.
  • Lubricante de base acuosa o de agua: Este tipo de lubricante es perfecto para utilizar con o sin preservativo. Además suele ser de fácil eliminación. Es una opción perfecta para aquellos que están comenzando a experimentar con el sexo anal.
  • Lubricante de silicona: Estos permitirán un deslizamiento más fácil y hará que tu relación dure más. Estos pueden tener problemas con los preservativos, desgastándolos. Lo mejor que podemos hacer es mirar las recomendaciones.
  • Lubricante dilatador: Estos facilitan la penetración, pues las primeras veces y los nervios pueden jugarnos una mala pasada, impidiendo que el pene entre dentro del trasero. Este lubricante anal suele llevar añadido una pequeña cantidad de anestésico que ayuda a evitar la sensación de dolor.
  • Lubricante insensibilizador: Duermen la zona y así no se sentirá dolor durante la penetración. Al contrario que los dilatadores, la proporción de anestesia en estos lubricantes es mayor, por lo que hay que tener cuidado con la cantidad.
  • Lubricante a base de aceite o vaselina: Son los que tienen un efecto más duradero, por lo que añadiremos menos cantidad y tendremos una relación sexual más placentera. Con estos lubricantes no tendremos que preocuparnos de la sequedad o la fricción.
  • Lubricante ecológico o natural: Estos lubricantes están fabricados sin productos químicos.

Todos estos lubricantes, más allá de la base con la que estén hechos (aceite, silicona, agua) los podemos encontrar de diferentes sabores (fresa, piña...) y de efectos calor y efecto frío. Por lo tanto, la variedad es enorme y es muy importante que se tenga información sobre el más adecuado para cada persona y cada tipo de relación. No dudes en preguntar a especialistas antes de ponerte manos a la obra.

Te puede interesar