Menú
Vibrador por control remoto: disfruta al máximo
Vibrador por control remoto: disfruta al máximo

JUGUETES SEXUALES

Vibrador por control remoto: disfruta al máximo

Los juguetes sexuales son una moda en alza dentro de las relaciones sexuales, y los vibradores por control remoto se están convirtiendo en el juguete perfecto que llevar a todas partes.

A veces las parejas llegan a un punto de su relación sexual en el que necesitan innovar. Hay muchas formas de avivar la llama sexual, pero una de las conocidas es mediante juguetes sexuales. En otros artículos de Bekia ya hemos hablado de la diversidad de juguetes sexuales, de su funcionamiento y de su limpieza. En esta ocasión vamos a hablar de un tipo de vibradores relativamente nuevos que están revolucionando el mercado, los vibradores con control remoto.

¿Qué tienen de especial?

Este tipo de vibradores cumple la misma función que el resto de su tipo, dar placer mediante la vibración, pudiendo estimular simplemente el clítoris o introduciendo el aparato por la vagina. La diferencia con otros vibradores es que en este caso el control del juguete no se encuentra en el propio aparato, sino que viene por separado, ya siendo en modo de mando o necesitando una aplicación para el móvil.

El control de estos juguetes se encuentra en mandos o aplicaciones de móvilEl control de estos juguetes se encuentra en mandos o aplicaciones de móvil

Este tipo de vibradores nace en el año 2009, durante una importante feria de juguetes sexuales que se celebra cada año en Las Vegas. La idea era la de crear un juguete que se pudiese manejar a distancia mediante un mando, que fuese lo suficientemente potente como para producir orgasmos y que el nivel ruido fuese mínimo para poder usarlo fuera de casa de forma discreta. Hoy en día han evolucionado hasta el punto de no necesitar un mando para manejarlo, siendo posible en algunos casos encender y modificar la potencia del juguete desde otras partes del mundo.

¿Su forma es igual a la que ya conocemos?

Estos vibradores son muy versátiles y se pueden encontrar en diferentes formas y tamaños. El más común es el vibrador en forma de huevo u óvalo que suele entrar en la palma de la mano, pero que no te engañe su tamaño, su potencia no tiene nada que envidiarle a la de otros vibradores de mayor tamaño. Aun así, podemos encontrar los vibradores de control remoto en diversos tamaños y materiales, siendo los más comunes goma, plástico y látex. Esto permite que los juguetes sean más silenciosos que otros vibradores.

Lo especial de estos vibradores es el punto de control, que no se encuentra den el propio aparato. Cuando comenzó a venderse este tipo de vibradores, el control remoto consistía en un pequeño mando, conectado en un principio por un cable al juguete, que desapareció poco después, otorgando autonomía de movimiento a la pareja. Actualmente los mandos están quedando desfasados, y son las aplicaciones para móviles y tablets las que se encargan de cumplir la función del mando. Las aplicaciones sincronizan el móvil con el vibrador, permitiendo que la persona que controle el móvil pueda decidir cuando apagar, encender o cambiar la velocidad del juguete.

Para recargar la batería del vibrador solo tienes que conectarlo a la luz con el cable que cada uno trae en el paquete, igual que con otros juguetes. Los vibradoras actuales tienen una autonomía de hasta más de 24 horas, y gracias a internet y las conexiones bluetooth, estos vibradores permiten ser controlados a una gran distancia, siendo posible en el caso de algunos de ellos controlarlos desde otras comunidades autónomas e incluso países.

Existen vibradores por control remoto tanto para ella como para élExisten vibradores por control remoto tanto para ella como para él

Ultimamente, las modas en alza dentro de estos tipos de vibradores son dos: bragas vibradoras y vibradores en forma de dildo. Las primeras son unas bragas común y corrientes en apariencia, pero no en forma. En el centro de la braguita, justo en la zona donde hace contacto con el clítoris, la tela lleva incluída un pequeño vibrador que estimula la zona. En el segundo caso, los vibradores en forma de dildo siguen las características de un vibrador normal, siendo la novedad que estos vibradores no pueden ponerse en funcionamiento a no ser que se utilicen los mandos o las aplicaciones, lo que le da un toque extra de excitación al asunto.

Para ella, pero también para él

Lo normal a la hora de utilizar esta clase de juguetes es que encontremos que el vibrador está más orientado hacia la utilización femenina, pero desde hace un par de años también encontramos vibradores con control remoto para los hombres.

Los más conocidos son los anillos vibradores, que se colocan sobre la base del pene una vez erecto. Este tipo de juguetes se ha ido perfeccionando con los años, consiguiendo que la vibración que siente el hombre sea igual de placentera que la que siente la mujer sobre el clítoris. Además, el funcionamiento de estos vibradores ahora puede regularse por aplicaciones para los smartphones.

El bajo sonido de la vibración permite usarlos en sitios públicosEl bajo sonido de la vibración permite usarlos en sitios públicos

Hasta hora hemos hablado de ejemplos por separado, pero lo más novedoso en el mercado es un pack de vibradores, tanto para ella como para él. Lo curioso de este pack es que los vibradores se conectan entre sí mediante bluetooth y se sincronizan según los movimientos. Cuando el hombre introduce el pene en el juguete, el vibrador de la mujer comenzará a funcionar, y según sean los movimientos masculinos así vibrará el juguete femenino. Y por el contrario, cuanto más mueva la mujer su vibrador, más aire comenzará a mover la bomba de aire del juguete masculino, imitando las contracciones vaginales. Todo una novedad dentro de los juguetes sexuales.

¿Cómo utilizarlos?

Estos juguetes son perfectos para los preliminares, y más si la pareja se encuentra en un sitio público. Gracias a la discreción de este tipo de vibradores se pueden activar prácticamente en cualquier situación, sin tener que preocuparse por el ruido de la vibración o la distancia a la que nos encontremos de nuestra pareja.

Jugar en lugares públicos puede convertirse en un excitante juego, donde uno de la pareja tendrá el completo control del cuerpo del otro, quien tendrá que controlar la reacción de su cuerpo ante las vibraciones del juguete. No querréis que os descubran... ¿O sí?

Te puede interesar