Menú
Las posturas sexuales más peligrosas para el pene
Las posturas sexuales más peligrosas para el pene

DESCÚBRELAS

Las posturas sexuales más peligrosas para el pene

El sexo es una actividad física, por lo que hay que tener en cuenta que se pueden producir lesiones en cualquier parte del cuerpo, incluido el pene.

Cuando se aborda el tema del sexo seguro, generalmente se relaciona con la importancia de usar protección contra las enfermedades de transmisión sexual o ETS. Pero también es importante tener en cuenta que el sexo es una actividad física y, por tanto, si no se practica correctamente pueden ocurrir lesiones no deseadas en cualquier parte del cuerpo, incluido el pene.

Es importante tener en cuenta que el sexo es una actividad físicaEs importante tener en cuenta que el sexo es una actividad física

Las lesiones sexuales ocurren, son una realidad más común de lo que podamos imaginar, y no necesariamente como resultado de posiciones sexuales particularmente inventivas o arriesgadas. Existe un estudio realizado por la revista médica International Journal of Impotence Research en el que se examinó a 90 hombres de entre 18 y 66 años de edad que habían sufrido fracturas en el pene. En este estudio indicaban qué posición estaban practicando cuando se lesionaron.

Posteriormente, los investigadores clasificaron cada una de estas posiciones en orden de lesiones, es decir, desde las posiciones que más lesiones provocaron a las que menos. Sin duda, los resultados fueron sorprendes. Vamos a ver a continuación tres de las posiciones sexuales más peligrosas para el pene.

Posición del perrito

  • La posición: La persona que va a recibir la penetración se pone a cuatro patas, con rodillas y manos apoyadas, o bien se pone de rodillas con el torso recostado en la cama o superficie donde se encuentren. La persona que va a penetrar se sitúa detrás, pudiendo coger las caderas de su acompañante para la penetración, que puede ser tanto vaginal como anal.
  • Es recomendable no realizar la penetración de manera abruptaEs recomendable no realizar la penetración de manera abrupta

  • Riesgos: Según el estudio mencionado anteriormente, esta postura sexual es la que más lesiones ocasiona al pene. Para evitar problemas, es recomendable no realizar la penetración de manera abrupta, sino que es mejor esperar a que el compañero o la compañera esté preparado o preparada. También es importante que el hombre que se dispone a penetrar se asegure de que su pene esté completamente erecto, esto evita el riesgo de que se tuerza o se mueva en una dirección poco natural.

Posición del misionero

  • La posición: La mujer se tumba boca arriba y el hombre se pone encima para la penetración. En esta posición hay contacto visual.
  • Riesgos: Ésta es probablemente la postura sexual más practicada en todo el mundo, por su sencillez y aparente seguridad, pero no obstante, no está exenta de riesgos. Según el estudio mencionado, la posición del misionero es la segunda postura sexual que más lesiones en el pene ocasiona, y por tanto, la segunda más arriesgada aunque cueste creerlo. En esta posición el hombre se pone encima de la mujer y controla el movimiento, lo que representa un menor riesgo de fractura o lesión. Sin embargo, los problemas aparecen cuando el hombre se entusiasma demasiado y no controla la fuerza de sus empujes. Es en este momento de pasión descontrolada cuando el pene puede sufrir alguna lesión.
El misionero es la segunda postura sexual que más lesiones en el pene ocasionaEl misionero es la segunda postura sexual que más lesiones en el pene ocasiona

Posición de la vaquera

  • La posición: La mujer se pone encima del hombre mientras éste permanece tumbado, ella se sienta sobre su pene para la penetración. En esta posición la mujer puede ponerse de cara al hombre o de espaldas a él.
  • Riesgos: Pese a que se pensaba en un principio que esta postura sexual sería la más peligrosa para el hombre, en realidad ocupa la tercera posición. En esta postura el hombre pierde el control de la frecuencia y el vigor de la penetración, y esto lo predispone a sufrir lesiones. Todo el peso de la mujer está sobre el hombre, y si ella hace un mal movimiento será el pene el que sufra las consecuencias. Por tanto, si la mujer se introduce el pene de manera brusca, de una manera demasiado rápida o se tuerce o gira de forma anormal, puede provocar una lesión sexual en el pene, o incluso su fractura. La vaquera inversa, cuando la mujer está de espaldas al hombre, es probablemente la versión más arriesgada y la que más puede dañar el pene del compañero.
Si ella hace un mal movimiento será el pene el que sufra las consecuenciasSi ella hace un mal movimiento será el pene el que sufra las consecuencias

Las contusiones

Hemos visto posturas sexuales que pueden ser arriesgadas si no se realizan correctamente o con cierto control de la fogosidad, pero existen otras prácticas sexuales que no requieren penetración y aún así son peligrosas para la integridad del pene. Nos referimos a varias formas de masturbación, de relaciones sexuales y otras prácticas alternativas que pueden hacer que el pene se fracture.

Por ejemplo, se pueden usar objetos para la masturbación que ocasionen torceduras del pene, como las vaginas en lata. Usar los senos de la mujer para masturbarse de una manera incorrecta también puede ser problemático si se usa demasiada fuerza a la hora de eyacular sobre el cuello de la compañera, además de las rozaduras que pueden aparecer si no se usa un buen lubricante.

Hay que controlar la intensidad a la hora de presionar el peneHay que controlar la intensidad a la hora de presionar el pene

Las relaciones sexuales y prácticas sadomasoquistas también pueden poner en peligro la integridad del pene. Pisarlo, aplastarlo, o usar objetos que lo presionen puede causar mucho placer a muchos hombres, pero si no se controla la intensidad, el placer puede volverse en un dolor insoportable también.

¿Qué pasa si se 'rompe' el pene?

Cuando algo grave le sucede a tu pene, tú o tu acompañante escucharéis como un chasquido, esto sucede cuando el tejido del pene se desgarra. Si esto sucede, deberéis acudir rápidamente a un hospital. Además del trauma psicológico que puede ocasionar, en los casos más severo puede dañarse la uretra causando problemas con la micción.

Además del dolor penetrante que puede sufrir el afectado, el pene también puede hincharse y parecer una berenjena. Muchos hombres se avergüenzan de esta situación e intentan evitar acudir al médico, pero estos reparos deben desecharse rápidamente de la mente porque si te sucede a ti no serás el primero ni el último con un problema de estas características, y lo más urgente en esta situación es evitar que la lesión se agrave.

Las lesiones físicas también pueden suceder y no son tan poco frecuentesLas lesiones físicas también pueden suceder y no son tan poco frecuentes

El apoyo emocional de la pareja es fundamental, por lo que si tu pareja se ha lesionado el pene es importante que le acompañes en todo momento, estar con él en el hospital y ofrecerle todo el apoyo emocional que necesite. En estos momentos, tú serás la persona que más necesite a su lado para superar tanto este trauma como el proceso de recuperación.

Conclusiones

Con este artículo no queremos alarmarte ante el sexo. Pero es cierto que se hace más hincapié en las enfermedades de transmisión sexual a la hora de hablar de sexo seguro, sin tener en cuenta que las lesiones físicas también pueden suceder, y que éstas, de hecho, no son tan poco frecuentes como nos podríamos imaginar. Por tanto, a la hora de practicar sexo no descuides las enfermedades contagiosas y busca formas de placer que no pongan en peligro la integridad física ni tuya ni de tu pareja. ¡En el sexo existen muchas maneras de disfrutar y pasarlo bien de manera segura!

Te puede interesar