Menú
Efectos del LSD en el sexo
Efectos del LSD en el sexo

SEXO Y DROGAS

Efectos del LSD en el sexo

Es una de las drogas más potentes que existen, a partir de tan solo 15 microgramos se pueden sentir sus efectos tanto de forma positiva como negativa.

El LSD es una de las drogas más consumidasEl LSD es una de las drogas más consumidas

El LSD es una de las drogas más consumidas y conocidas del mundo. Puesta a la venta para tratar ciertas enfermedades mentales y experimentar nuevos tratamientos en psiquiatría. Fue consumida masivamente en los años 60 por la cultura hippie y también a partir de los 80 en las abundantes fiestas "Acid House", debido a su poder estimulante y carácter psicodélico capaz de crear las más increíbles alucinaciones, siendo conocida por muchos nombres como micro punto, tripi, sello, ajo o acido entre otros muchos y continúa teniendo gran consumo en el ámbito de las drogas ilegales en la actualidad.

¿Qué es el LSD?

También conocido como ácido lisérgico, fue desarrollado por la empresa farmacéutica suiza Sandoz como droga indicada para tratar ciertas enfermedades psíquicas. Es una de las drogas más populares y consumidas. Se obtiene del cornezuelo del centeno, un hongo que ataca a este cereal y fue sintetizada por primera vez en 1938 por Albert Hofmann, aunque no descubrió sus propiedades y efectos hasta cinco años después.

El LSD también es conocido como ácido lisérgico
El ácido lisérgico no tiene color ni olor y posee un sabor insípido con un ligero regusto amargo. Es una de las drogas más potentes que existen, a partir de tan solo 15 microgramos se pueden sentir sus efectos. Generalmente se administra de manera oral o por medio de una inyección intravenosa, aunque este segundo método es poco habitual. El LSD puede conservarse largo tiempo en perfectas condiciones, si se mantiene a baja temperatura protegido de la luz y de la humedad.

Efectos del LSD

A partir de la media hora tras la ingestión del LSD, el sistema nervioso se ve afectado produciéndose efectos muy diversos en función del ambiente, dosis, estado de ánimo, características físicas y personalidad del consumidor en cuestión. Los efectos en el consumidor de esta droga son muy diversos y variables, distinguiéndose efectos fisiológicos y psicológicos.

Como efectos fisiológicos pueden apreciarse dilatación en las pupilas, vello erizado y sensación de escalofríos, aumento del ritmo cardiaco, sudoración, aumento de la temperatura corporal con posibles fiebres, aumento de la presión sanguínea, pérdida del apetito, sequedad en la boca y temblores entre otros posibles efectos.

Se consume por vía oral o, en menor medida, por medio de una inyección intravenosaSe consume por vía oral o, en menor medida, por medio de una inyección intravenosa

En cuanto a los efectos psicológicos son muy variables, produciéndose alucinaciones y paranoia y siendo afectados los sentidos sensoriales y perceptivos. También aparecen distorsiones en la imagen corporal y son notadas diversas sensaciones y estados de ánimo a la vez y de manera alternativa. La percepción del tiempo y el espacio es alterada y en algunas ocasiones el consumidor de esta droga llega a ver sonidos y a escuchar los colores.

Coloquialmente suele hablarse de "buen viaje" cuando los efectos en el individuo provocan una experiencia estimulante y se viven sensaciones de euforia muy agradables. Aunque también cabe la posibilidad de sufrir un "mal viaje" en el que el consumidor sufre pánico, miedo y se siente amenazado llegándose a producir comportamientos desesperados producidos por alucinaciones aterradoras.

El LSD en las relaciones sexuales

Esta droga provoca sensaciones y experiencias muy variadas cuando se mantienen relaciones sexuales bajo sus efectos, siendo muy frecuente que sea imposible la realización del acto sexual, impidiendo el coito debido a los efectos y las alucinaciones sufridas, que en gran parte de las ocasiones imposibilitan la erección y envuelvan al sujeto en otras preocupaciones y sensaciones que nada tienen que ver con el sexo.

Puede aumentar el rendimiento sexual o impedir el acto sexual
Sin embargo existen experiencias de personas que bajo los efectos del LSD mantuvieron una experiencia sexual plena y duradera, con gran percepción y excitacion en el sexo por parte de los participantes, aumentando el rendimiento sexual y sintiendo una cercanía emocional intensa y fuerte. Principalmente cuando se ingirieron dosis muy bajas y en un ambiente adecuado obteniendo un efecto estimulante y aumentándose el porcentaje de éxito cuando se trata de una pareja en la que existe una vinculación previamente, en las que los sujetos.

El consumo de LSD puede impedir la correcta realización del acto sexualEl consumo de LSD puede impedir la correcta realización del acto sexual

Existen también casos de relaciones mantenidas bajo el consumo de esta droga, en las que surgieron efectos de excitacion en las relaciones sexuales y durante el sexo, pero en ellas no se llegó al coito y se consiguió un tipo de orgasmo espiritual, teniendo alucinaciones, y percepción de las relaciones sexuales totalmente confusas y difusas. Muchos de estos consumidores tuvieron la visión del sexo practicado por ellos mismos, como si fuesen un espectador.

En ocasiones si se produce un enorme deseo, excitación y fogosidad debidas al efecto estimulante de la droga, aumentando el erotismo mental y la excitación, ya que se liberan de inhibiciones, llevando al resultado una relación sexual más intensa con imágenes y pensamientos muy perceptibles, provocando así una relación equivalente en el plano físico, aumentando las ilusiones, distorsiones y formas. Sin embargo en estas relaciones generalmente no hay orgasmos ni coitos.

Los efectos del LSD pueden impedir la realización del coito
Algunos de los efectos adversos durante el sexo es que las personas que lo realizan bajo los efectos del LSD, no quieren ser tocadas ni siquiera rozadas. También el consumo continuado del LSD puede provocar problemas para conseguir la erección durante amplios espacios de tiempo e impedir el coito, y puede contribuir a generar malformaciones en el feto debido a los efectos de esta droga.

Riesgos del consumo del LSD

Uno de los mayores riesgos del LSD es la posibilidad de sufrir "un mal viaje", sufriendo riesgos provocados por la desesperación y terror que percibe el consumidor, que pueden llevarle a paradas cardiacas o a sufrir accidentes a causa de su conducta. Se caracteriza este estado por sufrir síntomas de pánico, histeria e incluso terror, desapareciendo el efecto tras pasadas doce horas desde la ingestión, todo ello mezclado con las alucinaciones puede llegar a ser mortal, ya que la persona que lo ha ingerido pierde totalmente el sentido de la realidad y puede comenzar a realizar locuras extremadamente peligrosas.

Los consumidores crónicos pueden sufrir un efecto conocido como "flashback" en el que se manifiestan alucinaciones y sensaciones extrañas sin haber consumido la droga en meses e incluso en años, conocidas como las recurrencias de las experiencias vividas, estos suceden de imprevisto sin previo aviso y de forma inesperada, llegando incluso a sufrirlos días después de tomarlo e incluso años.

El LSD puede aumentar el erotismo mental y la excitaciónEl LSD puede aumentar el erotismo mental y la excitación

Es una de las drogas que no genera dependencia ni se conocen efectos secundarios producidos por la ingesta de las dosis habituales, aunque se desarrolla fácilmente una tolerancia a la droga que obliga al consumidor a aumentar la dosis para obtener las mismas sensaciones, siendo muy peligroso la administración de dosis excesivas, pudiendo producir parada cardiaca o daños cerebrales.

El consumo de LSD puede provocar el desarrollo de enfermedades mentales
Otros riesgos que produce la ingestión del LSD es que acelera y provoca el desarrollo de enfermedades mentales en personas propensas a padecerlas, con posibilidades de sufrir esquizofrenia y depresión aguda. Su consumo por parte de mujeres embarazadas, puede provocar malformaciones y daños en el feto muy severos.

También hay que destacar como riesgo y peligro el consumo de LSD con otras drogas y alcohol, puede formarse una combinación explosiva y mezclarse efectos de forma alternativa, llegando hasta el punto de que la persona que lo ingiere pueda llegar hacerse daño así mismo, incluso llegando hasta la muerte, además de un alto riesgo de sufrir daños mentales, paradas cardiacas y derrames cerebrales.

Te puede interesar