Menú
El síndrome de Koro: un preocupante y curioso trastorno
El síndrome de Koro: un preocupante y curioso trastorno

MUY EXTRAÑO

El síndrome de Koro: un preocupante y curioso trastorno

Hay muchos trastornos que afectan a cuestiones sexuales y este es uno de ellos. No afecta a todo el mundo, tan solo a un sector.

Los trastornos pueden ser de lo más diversos pero, es cierto que hay algunos que sorprenden más que otros. El tamaño del pene es uno de los temas que más preocupa a los hombres porque consideran que tenerlo pequeño es síntoma de ser poco varonil o creen que así no gustarán a las futuras parejas. Precisamente el tamaño del miembro viril es lo que provoca el trastorno del que vamos a hablar en este artículo que afecta a una pequeña parte de la población.

¿Qué es el síndrome de Koro?

En primer lugar hay que explicar en qué consiste este trastorno que puede causar graves problemas mentales e incluso físicos en las personas que lo padezcan. Se trata de un trastorno psiquiátrico que se basa en la creencia de que el pene se va encogiendo con el paso del tiempo hasta llegar a un punto en el que terminará introducido dentro del abdomen provocando así la muerte del hombre al que le está sucediendo esto.

El síndrome de Koro puede ser verdaderamente preocupanteEl síndrome de Koro puede ser verdaderamente preocupante

Este tipo de enfermedad suele producirse en hombres de origen asiático y apareció por primera vez en Malasia. La traducción de este síndrome es el movimiento que hacen las tortugas de meter la cabeza dentro del caparazón, un símil con la absorción del pene dentro del cuerpo. Este tipo de enfermedad no solo se puede dar en hombres, sino también en mujeres. Algunas de estas creen que los labios de la vulva se les introducirán hacia dentro y les producirá la muerte, como sucede con el pene en los hombres.

Síntomas

Las personas que padecen este tipo de enfermedad no viven tranquilos, porque consideran que están expuestos a la muerte en todo momento. Normalmente, los afectados por el síndrome de Koro creen que comenzó a sucederles por el contacto con una persona que intentó robarles el pene utilizando la brujería, por lo que se tratan de hombres que creen firmemente en las creencias y brujería.

Al padecer esta enfermedad, no solo se tienen síntomas mentales que deben ser tratados por un experto, sino que generan síntomas externos que hacen que la vida del paciente no sea buena ni plena. El síndrome de Koro puede producir ataques de ansiedad y de pánico, aspectos con los que no se puede vivir en el día a día sin someterse a un correcto tratamiento. En algunas ocasiones también se pueden dar situaciones o reacciones propias de la esquizofrenia.

Los síntomas pueden ser muy complicados de tratarLos síntomas pueden ser muy complicados de tratar

Por qué se dio este síndrome

Este tipo de enfermedad mental ha surgido a raíz de las vivencias en lugares en los que la cultura y el conocimiento es caso. Generalmente son varones de mediana edad o algo más jóvenes los que se ven afectados por el síndrome de Koro. La educación sexual en estos lugares es escasa o prácticamente nula, por lo que nunca pueden saber que lo que creen que les está sucediendo no les puede suceder.

Además, las creencias en magia y brujería son habituales y están extendidas por las localidades, lo que supone la firme creencia de que el pene se les está introduciendo hacia dentro y que les producirá la muerte. Es algo bastante problemático, teniendo en cuenta que la solución no empieza por una única persona, sino que es algo presente en la cultura.

Parece una enfermedad que se podría pasar por algo porque no es algo extendido, pero lo cierto es que han surgido tres epidemias con el paso de los años en lugares diferentes. En Singapur tuvo lugar la primera epidemia en el año 1967 y los afectados creían que habían sido infectados por un cerdo envenenado. En el 1976, se produjo en Tailandia, donde el síndrome de Koro se había producido por un ataque vietnamita, supuestamente. Por último, la epidemia de China se dio en el 1985 y consideraron que se producía como consecuencia del marxismo.

Soluciones

El síndrome de Koro se trata de una enfermedad mental como otra cualquiera que habría que tratar de atajar de raíz, porque muchos hombres buscan soluciones inesperadas para alargarse el pene provocándose graves daños. Esto implica desgarros en la zona del pene, heridas y demás problemas que llevan a cabo para tratar que el pene no se meta hacia dentro, cuando es algo que tan solo está en su cabeza.

Se generan situaciones de ansiedad que hay que tratar con especialistasSe generan situaciones de ansiedad que hay que tratar con especialistas

Uno de los graves problemas de esta enfermedad es que no se registra como trastorno delirante porque está arraigado a la cultura y lo consideran un trastorno dependiente de la cultura, lo que impide su tratamiento. Lo único que le haría falta a la gente que padece el síndrome de Koro sería acudir a un especialista psicólogo o quizás psiquiatra que pusiera remedio a esos pensamientos que no son reales. Con el tratamiento correcto sería una enfermedad mental más que se podría solucionar.

Por otro lado, la educación sexual es fundamental para que las personas ni siquiera puedan llegar a pensar que con un roce casual se pueda producir brujería y que así el pene se introduzca hacia dentro del cuerpo llegando a producir la muerte. Es algo que hay que tratar e intentar ponerle solución.

Te puede interesar