Menú
Homofobia en la universidad: qué hacer si te sientes discriminado
Homofobia en la universidad: qué hacer si te sientes discriminado

CONSIDERADO DELITO

Homofobia en la universidad: qué hacer si te sientes discriminado

A partir de los 18 años en España se considera a las personas como adultos por lo tanto cualquier tipo de discriminación se considera un delito.

La homofobia es el rechazo de algunas personas hacia aquellas que se sienten atraídas por personas de su mismo sexo. Afortunadamente, este problema es cada vez menos común y la homofobia está desapareciendo debido a que internet nos muestra realidades de todo tipo, y aquellas personas que antiguamente podían llegar a pensar que únicamente ellos mismos y su entorno son lo "normal", actualmente han descubierto que hay tantas realidades como tipos de persona hay en el mundo. A pesar de que la homofobia sea menos común que hace 30 años, no ha desaparecido, y es trabajo de todos acabar con ella.

La discriminación hacia el colectivo LGBTIQ+ es, habitualmente, un problema en la educación familiar o una falta de interés por la cultura del individuo, ya que la lectura y el conocimiento de la historia es la mejor medicina contra la homofobia. Por este mismo motivo, donde más común es encontrarla es durante los años escolares, durante los cursos de Educación Secundaria Obligatoria en los que los jóvenes se están conociendo a sí mismos, investigando sobre todo aquello que no conocen y son especialmente influenciables tanto por la televisión como por sus propios compañeros. El acoso escolar durante estos años es desafortunadamente algo bastante común contra lo que tanto profesores, como padres y madres, deben luchar a diario, pero no es tan común si nos referimos a la etapa de la universidad.

Cualquier tipo de discriminación en la edad adulta es un delitoCualquier tipo de discriminación en la edad adulta es un delito

En la universidad los estudiantes ya son mayores de 18 años, la ley en España contempla por tanto que son adultos para tomar sus propias decisiones y ser coherentes en sus pensamientos, pero la verdad es que en muy pocos casos esto se ve reflejado en la realidad. Si nos encontramos ante casos de homofobia en los años de universidad, es probable que estemos ante una persona de conducta conflictiva, agresiva y este podría ser su comportamiento durante los años posteriores de su madurez si no obtiene ayuda psicológica a tiempo.

Las personas que muestran abiertamente su rechazo y discriminación hacia otros estudiantes por el único motivo de ser capaces de amar a otra persona de su mismo sexo, es decir, algo que no le incumbe ni afecta directa ni indirectamente, puede tratarse de una personalidad con algún tipo de carencia emocional o afectiva. Es muy probable que el estudiante homófobo esté atravesando por un momento complicado en su entorno familiar o en el social, por lo que siempre que sea posible es importante ayudarles para que sean capaces de superar ese problema y consigan reinsertarse en la sociedad con la mayor normalidad posible, siendo capaces de aceptar el mundo tal y como es.

Hay que educar a los niños en el respeto desde pequeñosHay que educar a los niños en el respeto desde pequeños

En el caso de las personas que estén sufriendo esta discriminación, la homofobia, durante la universidad, es normal que sientan que es una actitud extraña para estar en un entorno de gente adulta interesada por el aprendizaje y la superación personal, pero debe afrontarse con la mayor paciencia y valentía posible. Es fundamental ser conscientes de que todas las personas que están estudiando dentro de ese centro son mayores de 18 años y que, por tanto, cualquier actitud violenta se considera un delito y debe ser comunicado a las autoridades por parte de la víctima, de los profesores o de los propios alumnos que sean testigos.

La homofobia no es una opinión, es un problema

Que una persona no sea capaz de asumir que dos hombres o dos mujeres son capaces de amarse no supone que tenga una opinión individual, ya que el odio por motivos raciales, de orientación sexual o de género no se considera una postura admisible dentro de nuestra actual constitución.

Por sorprendente que pueda parecer a muchas personas, España es uno de los países más avanzados en temas de igualdad LGBTIQ+. Esta sería una buena noticia si sus competidores fuesen países igualmente avanzados, pero lo cierto es que solo son sobre 25 países los que admiten el matrimonio entre homosexuales, frente a los 72 países del mundo en los que se considera un delito la homosexualidad y los 8 que lo castigan con pena de muerte (Entre ellos Irán, Arabia Saudí, Yemen, Sudán, Somalia, Nigeria o la organización terrorista Estado Islámico, que lo aplica en los territorios controlados). El mundo está lleno de contrastes en este sentido, ya que son 43 los países que cuentan con una ley clara contra la homofobia y la discriminación, y en 27 se permite la adopción entre personas del mismo sexo.

Este tipo de actitudes en la universidad no se deben permitirEste tipo de actitudes en la universidad no se deben permitir

Por tanto, ¿en qué se debe pensar cuando se sufre homofobia en la universidad? Es probable que no se pueda hacer nada por modificar instantáneamente la mentalidad de esas personas, pero sí es posible recordar estos derechos con los que se cuenta en el país en que vivimos. Es importante recordar cómo están en otros estados del mundo y ser consciente de que en España, la violencia por homofobia tanto verbal como física es un delito, recordar esto es la clave para afrontar a estas personas.

Si no se sufre esta discriminación, pero sí se conoce a alguien que la sufre, lo que se debe hacer es actuar. Es importante reconocer que legalmente se considera culpable tanto al agresor como al testigo que no hace nada para evitarlo, por lo que es deber de todo ciudadano enfrentarse a los agresores en un caso de homofobia.

Te puede interesar