Menú
Homofobia en tu familia: cómo actuar cuando tus seres queridos no te entienden
Homofobia en tu familia: cómo actuar cuando tus seres queridos no te entienden
PROBLEMAS FAMILIARES

Homofobia en tu familia: cómo actuar cuando tus seres queridos no te entienden

Pese a que cada vez existe una mayor aceptación de la homosexualidad en el ambiente familiar, es posible encontrar situaciones de discriminación y falta de empatía por tu condición sexual.

Si hay una situación complicada para cualquier miembro de la comunidad LGTBIQ+, sin duda es el tener que enfrentarse a una familia que no le comprende, que no es capaz de ponerse en su situación y que no le respeta como persona solo por tener una identidad sexual diferente. Por desgracia, es algo mucho más habitual de lo que podamos imaginar; y es que si bien hay alguna familia que tiende a ser respetuosa y comprensiva, hay muchas más en las que la homofobia es el plato de cada día.

A pesar de que la aceptación de la condición sexual aumenta, hay casos en los que revelarlo supone un problema Pese a todo, todavía hay familias a las que les cuesta aceptar la homosexualidad

A esto debemos sumarle que la homofobia no son solo agresiones físicas o verbales directas, sino que homofobia es mucho más que eso. Sufrir homofobia es recibir comentarios que sabes que una persona a la que le atrajesen solo los miembros de sexo diferente no sufriría; es tener que soportar chistes que poco tienen de gracioso, puesto que lo único que hacen es fomentar aún más una opresión que sufres en tu propia piel. Homofobia es que te miren por encima del hombro, que no puedas llevar a tu pareja a las reuniones de familia porque alguien "podría sentirse incómodo", que no puedas hablar de tu vida privada con tus padres sin que estos te pongan mala cara. Todo esto es homofobia, y los miembros del colectivo LGTBIQ+ que lo han sufrido en sus carnes lo saben bien.

Pero, ¿qué hacemos en estas situaciones? ¿Cómo nos enfrentamos a algo tan duro? Lo primero que debes tener claro es que, pese a que haya miembros en tu familia que no te acepten, tú debes amarte. Solo partiendo de esa base podrás llegar a ser feliz, y es algo con lo que no podíamos más que empezar nuestro artículo.

Habla con tus familiares, hazles ver cómo te sientes

Aunque parezca un tópico, lo cierto es que la comunicación siempre es el primer paso. Cuanto más fluida y transparente sea esta comunicación, mejor será para ti y para tu familia. Todo será mucho más sencillo si tratas de hacerles ver que te atraen las personas de tu mismo sexo pero que, independientemente de eso, tú continúas siendo la misma persona. Sabemos que es algo que ya deberían saber de sobra, algo que no tendrías ni que explicar... Pero, por desgracia, todavía estamos inmersos en una sociedad homófoba.

Es importante hablar sinceramente el tema a fin de no convertirlo en algo tabúEs fundamental hablar sinceramente el tema a fin de no convertirlo en algo tabú

Si notas que hay un cierto rechazo por su parte, trata de hacerles comprender que ser miembro de la comunidad LGTBIQ+ no hace que tu personalidad, tu ser, cambie en absoluto. Tú continúas siendo su hijo o su hija, continúas teniendo los mismos intereses; el que te atraigan unas personas u otras, el que te sientas de una manera u otra, no te define como persona. O sí lo hace, pero no te cambia; te define porque forma parte de ti, pero no hace que seas diferente a como realmente siempre has sido. ¡Es más! Házselo ver a tu familia como algo positivo: al haberte liberado y haber podido contar tu realidad sin tabúes, ¡podrás ser más tú que nunca! ¿Y qué hay mejor que eso? ¡Nada!

Apóyate en el colectivo LGTBIQ+

Si ves que no funciona, o crees que no tienes las herramientas necesarias para llegar a tu familia, o sientes incluso ansiedad a la hora de pensarlo, no dudes en hablar con otros miembros del colectivo LGTBIQ+. Ellos habrán pasado por lo mismo, incluso puede que hayan sufrido rechazos peores y que hayan vivido situaciones verdaderamente incómodas, así que serán los que mejor podrán explicarte cómo sobrellevar la situación.

Es importante apoyarse en personas del colectivo LGTBIQ+ para escuchar sus testimonios y puedan ayudarteEs importante apoyarse en personas del colectivo LGTBIQ+ para escuchar sus testimonios

Emocionalmente, no es fácil sentirte rechazado por alguien al que has considerado tu apoyo durante toda tu vida, pero ten siempre claro que no es culpa tuya. La homofobia jamás será responsabilidad de la persona homosexual o bisexual, sino de una sociedad que no sabe aceptar la diversidad que tiene. Quizás debas pedir ayuda psicológica, porque seas incapaz de sobrellevar tú solo la situación sin sentirte muy triste; no te preocupes, es normal, lógico y comprensible. Y no hay nadie mejor que un especialista para ayudarte a gestionar tus propias emociones, y explicarte que esta situación no es responsabilidad tuya.

Tu familia tiene que comprender que es una parte muy importante de ti y que, si realmente te quieren, deben aceptarte tal y como eres. Puede que con el tiempo, esa homofobia latente en ellos acabe desapareciendo; pero eso requiere mucho trabajo por su parte, y es algo que debes hacerles saber. Tienen que tratar de deconstruirse, de comprender que no hay nada malo en ser homosexual o bisexual, que es algo tan natural como la vida misma. Deben aceptar que están equivocados con su homofobia, y que la única alternativa posible es la comprensión y el respeto. Puede que cueste tiempo, pero es posible.

La familia no tiene por qué ser 'para siempre'

Este último epígrafe es, sin duda, el más duro, y el que puede que te duela más leer. Porque si has llegado hasta esta situación, significa que la homofobia de tu familia es extrema, y no ves forma de solucionarla. En ese caso, debes recordar que tienes que anteponer tu salud física y emocional a cualquier otro factor. Y si bien es cierto que la familia es importante, que nos han enseñado socialmente a ver los lazos de sangre como algo incorruptible... No es así del todo.

Deberías rodearte de personas que te acepten como eres, algo no siempre habitual en la familiaDeberías rodearte de personas que te acepten como eres, algo no siempre habitual en la familia

El hecho de compartir sangre con alguien no te obliga a estar con esa persona para siempre, sobre todo si esa persona rechaza una parte tan importante de ti. Si te sientes mal en su presencia, si únicamente sabe criticar lo que eres, si no te acepta tal y como eres, lo mejor que puedes hacer es eliminar a esa persona de tu vida. Por supuesto, esto será muy doloroso. Será una especie de luto que te hará daño mucho tiempo, pero, a la larga, sentirás cómo un peso ha desaparecido de tu espalda. Porque ya no te sentirás constantemente juzgado, criticado; ya no tendrás la sensación de que tienes que cambiar para agradar a esa persona, sino que podrás vivir tranquilo y feliz.

Es un paso muy duro, y bajo ningún concepto queremos suavizarlo. Pero sí es cierto que, en ocasiones, es la única alternativa. Desde aquí te recomendamos que luches lo máximo posible para que tu familia logre comprenderte pero, si no lo consigues, trates de comprenderte y valorarte tú. Rodéate de las personas que realmente merezcan la pena, sean o no de tu sangre, y crea tu propia familia.

Te puede interesar

Comentarios