Menú
Cómo dividir las deudas cuando se produce un divorcio
Cómo dividir las deudas cuando se produce un divorcio

PASOS A SEGUIR

Cómo dividir las deudas cuando se produce un divorcio

Es uno de los trámites más difíciles de superar después de tomar la decisión y es importante conocer los detalles.

Un divorcio suele ser uno de los tragos más amargos por los que una pareja se ve obligada a pasar cuando deciden poner punto y final a su historia de amor. No obstante, si la situación ya es dura de por sí, aún lo es más tener que desprenderse de los bienes que durante un tiempo han formado parte de sus más memorables recuerdos.

Las deudas de un matrimonio deben separarse de manera justaLas deudas de un matrimonio deben separarse de manera justa

Sin embargo, para llevarlo a cabo, lo primero que debes saber y lo más recomendable es que acudas a un abogado para hacerlo todo de acuerdo a la legalidad y evitar el mínimo problema. Por otro lado, y como ocurre en la mayoría de los casos, no todo es de color rosa y, desafortunadamente, las deudas que adquirierais durante los años de matrimonio también deben repartirse. Pero, ¿cómo se hace y, sobre todo, como conseguirlo de la manera más sencilla?

Haz una lista de los bienes y las deudas

Una vez que estáis de acuerdo en llevar a cabo el proceso de divorcio, lo más importante en este caso es que hagáis una lista a modo de inventario en el que aparezcan todos los bienes tanto compartidos como personales de cada uno de los cónyuges. Ahora bien, lo ideal es que, una vez que cada uno haya hecho esta lista, el otro la revise para que ambos estéis de acuerdo en cómo se han hecho las divisiones de posesiones.

Exponer todos los bienes de cada miembro de la parejaExponer todos los bienes de cada miembro de la pareja

De manera que, dicho de otra forma, deben diferenciarse si los bienes son gananciales o adquiridos mediante separación de bienes. Si bien esta última no plantea problemas, pues los elementos o las deudas se reparten a sus respectivos propietarios con independencia de que estas se hubieran adquirido antes o durante el matrimonio, las deudas enmarcadas en términos gananciales sí requieren de un procedimiento especial para su repartición.

En primer lugar, la opción más sencilla es que optéis por abrir una cuenta bancaria conjunta en la que domiciliar los préstamos pendientes. Y es que, cabe destacar que el hecho de que una pareja haya decidido poner fin a su matrimonio es tan solo una circunstancia personal que no afecta a terceros. Es decir, si habéis adquirido un crédito o cualquier otro tipo de préstamo, debes saber que el divorcio no debe afectar al pago del mismo pues, de no hacerlo, tan solo se traduciría en desastrosas consecuencias económicas para tu economía.

Abrir una cuenta bancaria comúnAbrir una cuenta bancaria común

Como hemos indicado, si bien tener una cuenta bancaria compartida para solventar estos impagos es la mejor opción, lo cierto es que desde luego no es la única. Y es que, hay quienes prefieren repartir las cuentas en común de la siguiente forma: o bien dividir cada una a la mitad o bien que una de las partes se quede con aquella que contenga la mayor cantidad de capital para, a partir de ese dinero de más, hacer frente a las deudas. Ahora bien, ten cuidado con esto porque deberás asegurarte de que tu expareja esté constantemente al día de los pagos pendientes, para que así tú no te veas afectado.

Para ello lo ideal es que, una vez iniciado el proceso de divorcio, notifiques a la entidadcon la que mantenéis la deuda cuál va a ser el nuevo número de cuenta al que tengan que hacer los cargos o bien que, mensualmente o de una vez, el que un día fuera tu cónyuge te transfiera a tu nueva cuenta bancaria la cantidad de capital necesaria para hacer frente a la deuda. De todas formas, es cierto que esta última opción puede ser la más complicada, ya que si lo que quieres es romper definitivamente los lazos, esto no te lo pondría nada fácil. Por este motivo, insistimos en que quizás lo mejor es crear una cuenta compartida con los fondos justos para cubrir los pagos pendientes.

Crear una cuenta común para evitar confusionesCrear una cuenta común para evitar confusiones

Atención a los errores más comunes

Sin duda, si hay un error al que recurren muchas parejas en trámites de separación es hacerlo todo por su cuenta. Es decir, no contar con profesionales como abogados o gestores puede devenir a la larga en verdaderos quebraderos de cabeza y, por ello, lo más aconsejable es que os pongáis inmediatamente en contacto con un experto que os oriente para que ambos salgáis beneficiados.

Poner el proceso en manos de un profesionalPoner el proceso en manos de un profesional

Uno de los aspectos que más problemas genera a la hora de dividir las deudas y demás posesiones son las sociedades o empresas compartidas entre los dos miembros de la pareja. Y es que, contabilizar el capital de la misma puede ser más complicado por lo que, en relación con el punto anterior, lo ideal sería recurrir a un tasador que mida el valor objetivamente en lugar de hacerlo por vuestra cuenta.

Estar seguros de todas las deudas pendientesEstar seguros de todas las deudas pendientes

Por otro lado, ten en cuenta que, si tu pareja ha adquirido algún tipo de deuda durante los años de matrimonio y entre vosotros no había separación de bienes, sino que estos eran gananciales, esta deuda también pasa a ser tuya. Lo cierto es que han sido numerosos los casos en los que uno de los miembros no conocía de este impago y, en el proceso de separación, se han dado cuenta de que también pasaba a ser responsabilidad suya. De manera que, a la hora de elaborar la lista o inventario que en líneas anteriores hemos mencionado, asegúrate de que estén incluidos todos y cada uno de los créditos o deudas pendientes para poder negociar en igualdad de condiciones.

Te puede interesar