Menú
Penetración dolorosa: causas y soluciones
Penetración dolorosa: causas y soluciones
POSIBLE VAGINISMO

Penetración dolorosa: causas y soluciones

La penetración dolorosa puede deberse a una inflamación en la zona vaginal, una infección en el tracto urinario, enfermedades de transmisión sexual o por la falta de lubricación al introducir el pene.

Hombre besando cariñosamente a su chica en la mejillaHombre besando cariñosamente a su chica en la mejilla

Muchas veces sucede durante la relación sexual que en la penetración puede haber dolor en la vagina, esto puede deberse a diferentes causas.

Causas de la penetración dolorosa

La penetración dolorosa puede deberse a una inflamación en la zona vaginal, una infección en el tracto urinario, enfermedades de transmisión sexual o por la falta de lubricación al introducir el pene.

No hay que ocultar el problema
En algunos casos al tener sexo la posición no es la más adecuada por eso se debe buscar una postura cómoda donde se pueda lograr una mejor penetración evitando todo tipo de dolores.

En los casos que la mujer sufre dolor durante la penetración se dan varios síntomas en conjunto como ardor, irritación e inflamación, algunas mujeres solo sufren dolores cuando penetra el pene, mientras que pueden introducir tampones sin ningún problema, en otros casos el dolor es tan intenso que no se puede ni introducir un tampón.

Otra de las causas puede ser una infección de la piel o la alergia a ciertos jabones o cremas.

Los juegos previos a la penetración son fundamentalesLos juegos previos a la penetración son fundamentales

Pero sin duda una de las causas más comunes en los casos de penetración dolorosa es el vaginismo, en estos casos la mujer siente miedo al dolor durante la penetración, entonces produce una contracción de los músculos perineales de manera involuntaria, impidiendo que estos se abran y obstruyendo la entrada del pene a la vagina.

La mujer que padece de vaginismo suele sentirse avergonzada, ya que es una respuesta de su organismo frente al miedo de sentir dolor durante el coito, pudiendo llegar a evitar tener sexo con su pareja.

Hay distintos tipos de vaginismo, el primario se da cuando una mujer no ha tenido anteriormente ninguna relación sexual, el secundario es el que surge cuando la mujer ya ha experimentado la penetración del pene de su pareja sin ningún inconveniente y desarrolla la penetración dolorosa posteriormente.

Hay diversas causas que pueden generar el vaginismo, algunas veces la mujer cree que su vagina tiene un tamaño demasiado pequeño y el pene no cabrá en ella, otras veces siente rechazo hacia el sexo, o puede ser que haya sufrido traumas en el parto, abusos sexuales, una primera penetración dolorosa que hace que rechace tener una nueva penetración, miedo a quedar embarazada, etc.

Diagnóstico del vaginismo

En el caso de sentir dolor en la vagina al tener sexo, es importante acudir a un ginecólogo inmediatamente y poder describirle cada uno de los síntomas para que pueda diagnosticar este problema sexual en el caso de tenerlo.

La ayuda profesional es mejor llevarla a cabo en parejaLa ayuda profesional es mejor llevarla a cabo en pareja

En estos casos el profesional suele explorar los órganos genitales de la mujer e intenta hacerle ver que la vagina está preparada para poder permitir la penetración sin ningún problema. La mujer también puede realizar este proceso por si misma observándose la zona mediante un espejo.

Es importante además que durante la relación sexual la pareja pueda lubricar a la mujer mediante juegos sexuales para que a través del flujo vaginal el pene pueda ingresar evitando el dolor.

Mediante la terapia sexual es posible detectar los casos de vaginismo y acudir en pareja para que la mujer pueda sentirse contenida y finalmente entender que el dolor que posee es causado por sus propios pensamientos que hacen que la vagina se inhiba y no permita el ingreso del pene.

Cómo tratar las penetraciones dolorosas

Una de las mejores soluciones para el vaginismo es tratarlo con un psicólogo o sexólogo quien a través de terapia podrá informar a la mujer sobre la función de sus órganos genitales y brindarle una educación sexual que pueda concientizarla sobre la situación.

A veces es simplemente un problema de la postura que se adopta para practicar sexo
Existen dilatadores vaginales realizados en plástico que se colocan en la vagina permitiendo luego que el pene ingrese suavemente y sin sentir dolor. Vienen en varios tamaños para que se pueda comenzar con el más pequeño e ir avanzando con los de mayor tamaño, para lograr una mayor dilatación la mujer puede realizar este mismo proceso por si misma utilizando sus propios dedos, notará que es realmente efectivo.

Otro método muy utilizado son las técnicas cognitivas que permiten reducir la ansiedad y eliminar aquellos pensamientos negativos sobre el sexo.

Pareja muy cariñosa en la camaPareja muy cariñosa en la cama

Durante el período de tratamiento de la vaginitis el ginecólogo o el terapeuta irá guiando a su paciente para que pueda tener control sobre su cuerpo y lograr avanzar terminando con el dolor durante la penetración.

Consejos para sobrellevar el dolor durante la penetración

Es importante que durante la relación sexual la pareja pueda brindarle a su mujer la excitación necesaria antes de la penetración, para que de esta manera la vagina pueda extenderse lo mayor posible y producir flujo vaginal lubricando la zona y permitiendo que el pene ingrese con mayor facilidad.

Es importante tener en cuenta la edad de la mujer en estos casos ya que al tener más años, generalmente durante la menopausia, puede llevar más tiempo lograr una estimulación y excitación.

La terapia hay que hacerla en pareja
Si la mujer no produce el flujo vaginal necesario que permita una buena lubricación, una forma de evitar el ingreso brusco del pene a la vagina es colocando gel lubricante en la zona para poder humedecerla y lograr una mejor penetración.

Es importante que la mujer tenga diálogo con su pareja, que pueda comunicarle la situación por la que está pasando y que ambos puedan encontrar las posiciones que le resulten menos dolorosas. La mejor manera en estos casos es buscar una posición que la mujer pueda tomar el control y la velocidad para poder continuar en el caso que los dolores no sean demasiado intensos y parar de lo contrario.

Artículos recomendados

Comentarios