Menú
Zonas erógenas más allá de los genitales: descubre el placer en otros puntos
Zonas erógenas más allá de los genitales: descubre el placer en otros puntos

TODO ES PLACER

Zonas erógenas más allá de los genitales: descubre el placer en otros puntos

Conoce todos los secretos de las zonas erógenas, ya que solo de esta manera podrás disfrutar plenamente tus relaciones sexuales.

Las zonas erógenas son aquellas partes del cuerpo que gozan de una sensibilidad mayor y que, por tanto, provocan al cuerpo humano placer cuando son estimuladas, debido a las muchas terminaciones nerviosas que poseen. Sin embargo, y como muchos creen, las zonas erógenas no se limitan solo a los órganos sexuales, sino que también existen zonas más allá de los órganos sexuales y que pueden generar más placer que estos. En estos casos el cerebro es nuestro gran aliado, pues juega un papel importante. Gracias a su poder de imaginación, la estimulación de las zonas erógenas va mucho más allá del simple placer. Es decir, el ser humano puede llegar al orgasmo gracias a su poder de imaginación y a una buena estimulación de sus zonas erógenas.

El ser humano suele dividir en dos sus zonas erógenas. Aquellas que poseen un número de terminaciones nerviosas y aquellas que poseen una mayor sensibilidad y que permiten alcanzar el placer y la excitación erótica en una relación. Los expertos clasifican las zonas erógenas en primarias y secundarias.

Hay zonas erógenas distintas que se pueden potenciar con juegosHay zonas erógenas distintas que se pueden potenciar con juegos
  • Primarias:En las personas con vulva, las zonas erógenas primarias consistirán en el clítoris y en la vulva. Mientras, en las personas con pene, las zonas erógenas serían el glande, los testículos y el tronco del pene.
  • Secundarias:En estas zonas erógenas todo dependerá de cada persona, de sus gustos y de las necesidades del momento. Son zonas más sensibles y destacan principalmente el cuello, los lóbulos de las orejas, los pechos, la parte final de la espalda. Existen más zonas a las citadas, pero estas son las más comunes, siendo las más extravagantes las muñecas y la corva de las rodillas.

Todo el mundo tiene zonas erógenas

Todo ser humano posee zonas erógenas, pero eso no significa que sean siempre las mismas en cada persona. Ten claro que no depende del género, solo depende de los gustos de las personas. Sin embargo, está claro que cuando hablamos de las zonas erógenas primarias, claro está que tanto las personas con vulva, como con pene, tienen unas zonas concretas que estimular.

Hablar con tu pareja para que te indique cuál es la zona erógena que más le gusta es fundamentalHablar con tu pareja para que te indique cuál es la zona erógena que más le gusta es fundamental

El resto de zonas erógenas no depende tanto del sexo de las personas, sino de la sensibilidad que se tenga en esa zona y la importancia que se le dé la estimulación. Como es el caso de los lóbulos de las orejas, que para unos pueden ser zonas altamente erógenas, mientras que para otros su estimulación puede ser desagradable. Así que lo primero que debes hacer antes de estimular una zona erógena es preguntar a tu pareja cuales son sus gustos, de esta manera ambos os conoceréis más y disfrutaréis más de la sensaciones que provoca estes tipo de estimulaciones antes de culminar con el acto sexual. A continuación os dejamos un listado de las zonas erógenas más reactivas tanto femeninas como masculinas.

Zonas erógenas femeninas

Según su grado de sensualidad estás zonas están puntuadas del cero al diez.

  • En primer lugar se encuentra el clítoris con una puntuación de 9,1
  • La vagina con una puntuación de 8,4
  • Los labios con una puntuación de 7,9
  • La zona del cuello (nuca y cuello) con una puntuación de 7,5
  • Los pechos con una puntuación de 7,3
  • La parte interna de los muslos con una puntuación de 6,7
  • Las orejas con una puntuación de 5
  • Y finalmente, la zona baja de la espalda

Zonas erógenas masculinas

  • En primer lugar se encuentra el pene con una puntuación de 9 sobre 10
  • Los labios con una puntuación de 7
  • Los testículos con una puntuación de 6,5
  • La parte interna de los muslos con una puntuación de 5,8
  • La zona del cuello con la nuca incluida 5
  • Los pezones con una puntuación de 4,8
  • El perineo con un 4,8
  • Y finalmente las orejas con un 4,3
Los gustos de cada cuál son fundamentales para elegir las zonas erógenasLos gustos de cada cuál son fundamentales para elegir las zonas erógenas

Ten claro que esta clasificación de las zonas erógenas que te hemos mostrado es totalmente orientativa y todo depende de la persona y sus gustos. Antes de ponerte a jugar con tu pareja, tenéis que hablar para conocer los gustos de cada uno e incluso durante el momento de estimulación puedes indicarle a tu pareja o ella a ti, cuáles son las partes en las que sientes más pasión.

Cómo estimular las zonas erógenas

El primer paso que debes seguir para conseguir una plena satisfacción de las zonas erógenas es conocer a la persona, cuales son sus zonas preferidas. Tras esto, tienes que preparar el ambiente y jugar con tu pareja. Debes comenzar lentamente por las partes externas del cuerpo e ir introduciéndote poco a poco en las internas. El mejor consejo que puedes tomar en este caso es que dejes las zonas erógenas más cercanas a los genitales femeninos y masculinos para el final, así tu pareja y tú disfrutaréis aún más la experiencia.

Otro consejo que te podemos dar sobre la estimulación de las zonas erógenas, es que para ello emplees tus propios dedos o diferentes objetos que tengan distintas texturas como por ejemplo plumas, frutas o incluso hielo. Además, otra cosa que no te puedes olvidar es de los sentidos. Gracias a estos puedes hacer que tu pareja vea las estrellas mientras estimulas sus zonas erógenas más sensibles.

Los sentidos pueden ser un potenciador de las zonas erógenasLos sentidos pueden ser un potenciador de las zonas erógenas
  • Oído: Gemir a tu pareja en el oído o proponerle planes fogosos hacen que tu pareja sienta más excitada.
  • Gusto: Con este sentido puedes jugar a descubrir nuevos sabores mientras exploras con tu lengua las zonas erógenas externas de tu pareja.
  • Olfato: Usa velas o aceites con aromas para crear un espacio cómodo
  • Tacto:La combinación de diferentes texturas, jugar con los pellizcos y los mordiscos, o simple mente una caricia en el momento adecuado puede hacer que te pareja vea las estrellas.
  • Vista: Jugar con este sentido, dejar ver a tu pareja lo que ocurre o no es de lo más apasionante y excitante.

¿Te atreves a probarlo?

Ahora que ya conoces todos los secretos sobre la estimulación de las zonas erógenas y conoces los mejores trucos para hacer disfrutar a tu pareja en la cama, ¿te atreves a probarlo? O mejor dicho, ¿te atreves a descubrir por completo a tu pareja y sus gustos?

Te puede interesar