Menú
Brojob: hombres heterosexuales que tienen sexo entre ellos y que no son gays
Brojob: hombres heterosexuales que tienen sexo entre ellos y que no son gays
¿LO CONOCÍAS?

Brojob: hombres heterosexuales que tienen sexo entre ellos y que no son gays

Si aún no sabes lo que es la tendencia sexual del brojob que tan de moda se está poniendo, lee el artículo para conocer todos los detalles.

Vivimos en una época extraña, donde los tabúes sobre las diferentes identidades sexuales comparten habitación con una relativa mayor permisividad. Los matrimonios entre homosexuales están permitidos en cada vez más países, y las personas gays son mucho menos criticadas que hace unos años; no obstante, continúan sufriendo agresiones y siendo discriminados. Sí, se ha avanzado en algunos aspectos, pero la homofobia continúa siendo un problema, a la par que continúa habiendo muchos tabúes con respecto al sexo. Sobre todo respecto al sexo entre hombres.

La virilidad es una construcción social muy frágil, y que los hombres tienen la sensación de poder perder muy fácilmente. Por ejemplo, si un hombre admite que no es heterosexual porque le atraen las personas de su mismo sexo, ve cómo esa construcción se rompe prácticamente sin remedio. Los homosexuales continúan siendo vistos como "poco viriles", o "poco masculinos", porque la homofobia y la misoginia aún son un hecho en nuestro día a día. Y quizás es por eso que aparecen términos como Brojob para referirse a hombres que se denominan heterosexuales pero que mantienen sexo con otros hombres por simple placer, sin compromiso ninguno.

La virilidad es una construcción social muy frágilLa virilidad es una construcción social muy frágil

El término brojob lo invento la profesora de la Universidad de California, Jane Ward. Es una conjunción de las palabras Brother (hermano) y blow-job (sexo oral que se realiza a un hombre). Hace referencia, pues, a hombres heterosexuales que, aún así, quieren mantener sexo con alguien de su mismo sexo, dejando claro que no son homosexuales en ningún momento. Ward explica que estos hombres lo único que buscan es experimentar, pero que no sienten ninguna atracción por otros hombres; lo hacen por simple placer. Pero, ¿no es esto un poco contradictorio? Si están sintiendo placer, ¿no es porque sí se sienten atraídos por otros hombres?

La explicación de la autora

Según esta autora, los hombres que se autodenominan como brojob quedan para practicar sexo, masturbarse mutuamente, penetrarse... pero sin mostrar, en ningún momento, cariño o aprecio. Básicamente, sexo sin ningún tipo de muestra cariñosa, sin mostrar que les gusta más allá de lo que sexualmente pueda verse reflejado. Ward explica que, pese a que estos hombres puedan sentirse excitados por mantener sexo sin compromiso con otros hombres, el placer que sienten no hace que estos se etiqueten como gays. Son tan heterosexuales que pueden practicar sexo con otros hombres sin que eso les haga ser homosexuales.

Toda esta teoría la ha publicado al completo hace poco en su libro 'Not Gay: Sex Between White Straight Men' ("No hay: sexo entre hombres blancos heterosexuales), y ha generado una gran polémica. Y es que la profesora Ward realmente mantiene que no hay ninguna razón para creer que estos hombres no son heterosexuales, pese a que se sientan atraídos por otros hombres. Mantiene en todo momento que los hombres han sido criados bajo preceptos bastante homófobos y es por eso que, cuando mantienen sexo con otro hombre, lo están haciendo más bien como una prueba.

La autora mantiene que los hombres han sido criados bajo conceptos homófobosLa autora mantiene que los hombres han sido criados bajo conceptos homófobos

También señala que hay ámbitos y circunstancias que son más propicias para que estas "pruebas" aparezcan. Por ejemplo, las escuelas militares, donde los hombres tienden a relacionarse solo entre ellos durante largos periodos de tiempo. Al no haber mujeres alrededor con las cuales "satisfacerse sexualmente", los hombres recurren a lo que tienen más cerca: otros hombres. Lo mismo sucedería en las cárceles, por ejemplo. Buscan placer en alguien de su mismo sexo, siempre sin compromiso, porque no tienen mujeres a su alcance. Obviemos aquí el hecho de que este planteamiento cosifica a la mujer, dejándola a la altura de un mero objeto sexual para el hombre.

Brojob viene a ser, pues, lo que en español se ha denominado como 'heteroflexible' o 'heterocurioso', un término muy criticado, sobre todo por la comunidad LGTB.

Quizás el término que están buscando es bisexual

Tanto el término brojob como heterocurioso, o heteroflexible, tiene un trasfondo de homofobia o bifobia bastante claro. Los hombres tienen miedo de admitir que se sienten atraídos por alguien de su mismo sexo, porque creen que, de esta forma, el mundo los catalogará como homosexuales. Y, en muchos casos, son ellos mismos los que usan términos despectivos para hablar de gays. Así que con términos como brojob vienen a encubrir su homofobia, o su rechazo hacia esa identidad sexual.

Personas que aún sabiendo lo que les atrae quien probar cosas nuevasPersonas que aún sabiendo lo que les atrae quien probar cosas nuevas

Según un estudio publicado por la Universidad de Nueva York en el año 2006, un 3'5% de la población había tenido, en algún momento, una relación con alguien de su mismo sexo. Pese a esto, seguían considerándose heterosexuales. A esto, Ward declaró que son personas que, aún sabiendo lo que les atrae, quieren probar cosas nuevas. Pero al hacer esta afirmación, solo está contemplando dos identidades sexuales: o eres gay, o eres heterosexual. Quizás haya pasado por alto que la bisexualidad existe, y que hay personas que pueden sentirse atraídas tanto por hombres como por mujeres.

Ese querer probar cosas nuevas viene a enmascarar una atracción sexual por una persona del mismo sexo. Porque si mantienes relaciones sexuales con alguien de tu mismo sexo, ¿no es porque te atrae? Estos hombres heterosexuales que mantienen sexo sin compromiso entre ellos, amparándose en el placer posterior y señalando, en todo momento, que continúan siendo heterosexuales, quizás deberían pasar a denominarse a sí mismos como bisexuales. Pero esto continúa asustándoles, porque, como se ha señalado al principio, la construcción social de virilidad es muy frágil, y admitir que son bisexuales podría destruirla por completo.

Los gays siguen sin poder demostrar su amor en público con total libertad, algo terribleLos gays siguen sin poder demostrar su amor en público con total libertad, algo terrible

Muchas veces estas etiquetas, como la de brojob, no hacen más que empeorar una situación social ya de por sí complicada. Mientras que los gays pueden casarse, siguen sin poder demostrar abiertamente su amor sin riesgo de sufrir una agresión, tal y como se continúa viendo en las calles de nuestro país. La homofobia, además de la bifobia, sigue siendo un lastre importante que daña a muchos hombres, así como a muchas mujeres.

La solución no es darle un nombre a los hombres "heterosexuales" que obtienen placer manteniendo sexo sin compromiso entre ellos, sino normalizar las diferentes identidades sexuales. ¿Qué pensáis vosotros? ¿Creéis que el término brojob es adecuado, o que no hace más que enmascarar una homofobia latente?

Te puede interesar