Menú
Quiero adoptar un hijo pero mi pareja no: ¿qué puedo hacer?
Quiero adoptar un hijo pero mi pareja no: ¿qué puedo hacer?

DECISIÓN EN PAREJA

Quiero adoptar un hijo pero mi pareja no: ¿qué puedo hacer?

El diálogo es muy importante en una pareja a lo largo de su relación, especialmente cuando alguno de los dos siente la necesidad de formar una familia o adoptar

Llega un momento en la vida de toda persona en la que aparece la gran pregunta: ¿quiero tener un hijo? Hay quien lo tiene muy claro desde el primer momento, y sabe que tener un hijo es una de sus prioridades a largo plazo; no obstante, también hay quien jamás se lo ha planteado, o quien ve el tener hijos como algo secundario y no sabe si algún día será su prioridad.

La adopción requiere una meditación previa debido a todo lo que implica tener un hijoLa adopción requiere una meditación previa debido a todo lo que implica tener un hijo

Por un motivo u otro, hay quien se decide por la adopción en lugar de por tener un hijo de cualquier otra manera. Adoptar también requiere una meditación previa, un tener en cuenta lo que la pareja quiere y todo lo que ese paso podría acabar implicando; es tan complicado, en términos de toma de decisiones, como podría serlo aventurarse a un embarazo. Sin embargo, puede que tú lo tengas claro desde el principio y sepas que quieres adoptar un niño, y te encuentres ante una gran tesitura: tu pareja no quiere adoptar. ¿Qué puedes hacer en ese momento, qué decisión puedes tomar?

El hecho de adoptar un hijo supone las mismas atenciones que si se tuviera de manera naturalEl hecho de adoptar un hijo supone las mismas atenciones que si se tuviera de manera natural

Todo este tipo de decisiones que se toman en pareja suelen ser bastante complicadas: mudarse, casarse, tener hijos... Porque son pasos muy importantes que requieren que la pareja esté totalmente de acuerdo. Si hay el más mínimo atisbo de duda, o discrepancia, el futuro podría complicarse mucho y acabaría siendo algo negativo para ambos, sobre todo cuando se está hablando de algo tan importante como una adopción.

El diálogo es fundamental

Si tú sientes el deseo o la necesidad de tener un hijo mediante un proceso de adopción, lo primero que debes hacer es planteárselo a tu pareja. Intenta ser sincero, explicarle hasta qué punto lo deseas, y qué aspectos positivos crees que podría aportar a tu vida el adoptar un niño o una niña. Aunque para ti sea algo muy pasional, muy emotivo, debes ser razonable y plantearte los pros y los contras de una adopción; sé precavido sobre todo con el aspecto económico, y comprueba que realmente tu pareja y tú podríais mantener a un hijo, con todos los gastos que esto conlleva.

Es fundamental dialogar el tema y tomar una decisión coherente teniendo en cuenta las circunstanciasEs fundamental dialogar el tema y tomar una decisión coherente teniendo en cuenta las circunstancias

Cuando saques el tema y lo hables con tu pareja, hazlo sin gritos, sin llantos, sin demasiada "pasión", porque si él o ella actúa de la misma manera, pero con un pensamiento contrario, eso podría suponeros una discusión y no llegar jamás a un entendimiento. Es necesario que os sentéis, que habléis las cosas despacio y, sobre todo, que no tengáis prisa en tomar una decisión. Eso no implica necesariamente que abadonéis la charla, o que lo pospongáis indefinidamente, sino que os toméis vuestro tiempo para hablarlo. Quizás tardéis un mes, o seis, en tomar la decisión, pero es importante hacerlo.

El problema de este tipo de decisiones, sobre todo cuando no son compartidas, es que implica tener unas discrepancias que, llevadas al extremo, pueden suponer la ruptura de la pareja. Si realmente aprecias a tu pareja, deberás poner las cartas sobre la mesa de la mejor forma posible para procurar que esa decisión no os afecte demasiado. Aunque, como comprobarás, es inevitable que acabe afectando.

¿Y si mi pareja realmente no quiere, pero yo sí?

En el peor de los casos, tu pareja se negará en redondo a adoptar, y te dirá que el proceso de adopción está lejos de ser su sueño. ¿Qué debes hacer en ese caso? Lo primero de todo: ver qué es lo que realmente quieres tú. ¿Prefieres tener un hijo ante todo, o la relación que tienes con tu pareja será más que suficiente para ser feliz en un futuro? Sé sincero contigo mismo, y, por mucho que duela la decisión que vayas a tomar, tendrás que hacerlo.

En caso de no contar con el apoyo de la pareja, es necesario saber cuales serán las prioridades ante de precipitarseEn caso de no contar con el apoyo de la pareja, es necesario saber cuales serán las prioridades ante de precipitarse

No puedes obligar a tu pareja a adoptar, porque eso acabaría siendo negativo para él o ella, para ti y, sobre todo, para el futuro niño. Si realmente no quiere tener hijos, todo supondrá un sacrificio, desde llevarlo al colegio hasta compartir tiempo con él, y eso es algo que todos notaréis en casa. Será la crónica de una separación anunciada, desgraciadamente, y todo acabará complicándose mucho más de lo que pudieras imaginar en un primer momento. Por eso es importante que las decisiones se tomen de la mejor forma posible, que se piense en la tercera persona, y que no se haga a lo loco.

Tener un hijo es un paso muy importante, y si realmente es la ilusión de tu vida pero tu pareja no quiere, quizás tengas que optar por dejar a esa persona y continuar con la adopción tú solo. Una ruptura no es el fin del mundo, y muchas veces es mejor poder cumplir sueños a solas que sentir que algo se perdió, pese a la buena compañía. Quizás esa persona no está hecha para ti, quién sabe si acabarás encontrando a alguien que sí que quiera compartir contigo la paternidad o la maternidad. Pero, ante todo, piensa en lo que realmente deseas y en el bienestar de ese pequeño al que quieres adoptar. Y si es tu sueño, ¡lánzate a conseguirlo!

¿Debería ceder para seguir con mi pareja?

Puede que te encuentres en una postura diferente, y te estés planteando ceder para continuar con tu pareja. En ese caso, es mejor que hagas un ejercicio de reflexión: dentro de quince años, ¿echarás la vista atrás y te arrepentirás de lo que ha pasado? Porque, en ese caso, acabarás culpando inevitablemente a tu pareja de una decisión que en realidad tomaste tú, exactamente lo mismo que tu pareja haría si acabaseis adoptando sin que él o ella quisiera.

La decisión de querer adoptar es personal y no se puede obligar a nadie a hacer en contra de su voluntadLa decisión de querer adoptar es personal y no se puede obligar a nadie a hacer en contra de su voluntad

De nada os servirá enzarzaros en una lucha de culpables y víctimas. Si ceder te va a costar tu felicidad, debes saber que a largo plazo eso os pasará factura. Es por eso que es mejor que te plantes desde primera hora, que decidas y que seas consecuente con tus decisiones. Si realmente quieres ser padre o madre, si la adopción siempre ha sido tu sueño, de nada te servirá lastrarte con una decisión de la que te arrepentirás el resto de tu vida.

Te puede interesar