Menú
Sufro machismo en el trabajo: ¿Cómo lo afronto?
Sufro machismo en el trabajo: ¿Cómo lo afronto?

IGUALDAD DE GÉNERO

Sufro machismo en el trabajo: ¿Cómo lo afronto?

La desigualdad de género en el ámbito laboral es algo que aún existe y que parece que queda lejos aún solucionarlo.

Poco a poco la desigualdad entre hombres y mujeres está siendo un tema más consciente en la realidad social. Pero, por desgracia, aún hay muchos ámbitos donde el machismo es evidente. Y uno de ellos suele ser el ámbito laboral, donde a brecha salarial es algo evidente. En las empresas, hombres y mujeres, tienen actitudes que podrían considerarse machistas.

En las empresas, hombres y mujeres, tienen actitudes machistasEn las empresas, hombres y mujeres, tienen actitudes machistas

Las mujeres, incluso, hacen comentarios o realizan actos que son machistas, pero está tan interiorizado por la educación y la sociedad en la que vivimos que no se dan cuenta. La desigualdad que se vive en las oficinas o en los lugares laborales, en la mayoría de casos las personas que lo realizan no son conscientes. Para que todo esto quede más claro, estos son algunos ejemplos de machismo que se da en el ámbito laboral.

Ejemplos de machismo

  • Eres la secretaria. Si tu puesto laboral es en una gran empresa, es muy probable que te confundan con 'la secretaria de'. Aunque esto se debe a que antiguamente era el único puesto en el que las mujeres podían trabajar ¡no lo aceptes!
  • Por ser mujer se considera que tu trabajo y tu cargo es menor que el de los hombresPor ser mujer se considera que tu trabajo y tu cargo es menor que el de los hombres

  • Acoso. Tampoco es nada raro que una mujer sea despedida por rechazar, sexualmente, a su jefe o a un hombre que esté en un cargo superior al suyo. Este es un claro gesto de machismo muy afincado en nuestra sociedad.
  • Eres un riesgo por maternidad. Aunque suene patético, es así. Es muy habitual que en una entrevista de trabajo te pregunten por tus planes futuros de ser madre, porque se cree que la maternidad afecta al trabajo y el rendimiento de la mujer. Incluso, en ocasiones, no preguntan nada y si tu edad está en la considerada para tener hijos, directamente ni te contraten.
  • Menor rendimiento. También es una idea que está sumergida en nuestra sociedad que las mujeres que son madres tienen menos capacidades y un menor rendimiento que antes de dar a luz.
  • El querer ser madre o ya serlo influye a la hora de encontrar un puesto laboralEl querer ser madre o ya serlo influye a la hora de encontrar un puesto laboral

  • 'Cállate'. Tu opinión no cuenta. Este caso, para ejemplificarlo un poco, era lo que le sucedía a Miranda Hobbes, de la mítica serie de televisión 'Sexo en Nueva York', en su bufete de abogados. El no escuchar la opinión de una mujer, incluso mandarla a callar, es un acto de machismo muy arraigado en nuestra sociedad.
  • 'Quiero hablar con el encargado'. Otra de las cosas que está en la mente de todos es que los jefes o encargados de una empresa son hombres. Y esto es una gran mentira. Los puestos de responsabilidad no están siempre ocupados por hombres, la mujeres tienen la misma capacidad que ellos para afrontar ese cargo.
  • Inteligente y guapa. Otra de las ideas que está en el imaginario colectivo es que si una mujer es guapa no es inteligente, por lo que es la que sirve los cafés. Pero, además, si eres inteligente y atractiva los trabajos importantes no están ecos para ti.
  • En nuestra sociedad no se concibe que una mujer sea la encargadaEn nuestra sociedad no se concibe que una mujer sea la encargada

  • La regla. 'Menudo humor tienes, seguro que tienes la regla'. Como ser humano que son, las mujeres tienen días buenos y malos, altos y bajos... Cuando una mujer está algo alterada lo que todo hombre piensa es que está en sus días del mes y que mejor no hacer caso.

Todos estos ejemplos caben en lo que se denomino micromachismos, lo que no quiere significar que sean menos machista que lo demás por llevar el término 'micro' delante. Son solo algunos de los ejemplos a los que las mujeres tienen que enfrentarse día a día en el ámbito laboral.

Algunos países han tomado ya medidas respecto al machismo laboralAlgunos países han tomado ya medidas respecto al machismo laboral

¿Cómo acabar con el machismo en el trabajo?

Es algo complicado ya que, por desgracia, mucho de los micromachismos que una mujer vive en el trabajo no son considerados como un problema para la mayoría de la sociedad. Algunos países han tomado ya medidas respecto a este asunto, para concienciar a la sociedad de que existe y que se puede frenar o reducir.

En Estados Unidos se ha creado una red social llamada, InHerSight.com, cuyo objetivo es recoger valoraciones de empresas sobre el machismo que sucede dentro de ellas. Por otro lado, en Reino Unido se ha creado Everyday Sexism, una web donde se recogen testimonios de mujeres de todo el planeta que han sufrido algún tipo de machismo en el trabajo.

No te dejes humillar ni menospreciar en el trabajo n en ningún lugarNo te dejes humillar ni menospreciar en el trabajo n en ningún lugar

En España, el acoso laboral está recogido en la Constitución, en el Código Penal y en el Estatuto de los Trabajadores. Incluso existe un reglamente para regular el acoso laboral en la Administración, que se realizó en 2011 por el Ministerio de Política Territorial y Administración pública.

Pero fuera de o que está relacionado con la legislación, tu misma puedes enfrentarte a estas situaciones. Existe un miedo generalizado entre las mujeres a no contestar ante comentarios machistas o no actuar ante alguna actitud negativa por miedo a que sean despedidas. Pero una de las primeras cosas que hay que hacer para evitar el machismo en el trabajo es no tener miedo a este tipo de situaciones.

Todos tenemos que luchar por una igualdad de géneroTodos tenemos que luchar por una igualdad de género

Si en algún momento te sientes menospreciada por parte de tu jefe o de algún compañero, coméntalo. Díselo, porque en algunas ocasiones los comentarios se realizan sin ser consciente por esta sociedad machista en la que vivimos. Si el problema sigue y ves que afecta a más de una de tus compañeras reuniros y denunciadle.

Fuera de todo esto, no hay que tener miedo a reivindicar y luchar por una igualdad de género, por hacer ver que las mujeres siguen estando varios escalones por debajo del hombre. No se pueden permitir estos casos ni ningún tipo de menosprecio a una mujer simplemente por el hecho de que lo sea. Basta ya de tanto machismo e intentemos, entro todas y todas, llegar a la igualdad.

Te puede interesar