Menú
San Valentín low cost: amor a precio reducido
San Valentín low cost: amor a precio reducido

IDEAS BARATAS

San Valentín low cost: amor a precio reducido

La ausencia de un presupuesto abultado no es motivo para no preparar un plan para el día de los enamorados.

Un San Valentín low cost pero con mucho amorUn San Valentín low cost pero con mucho amor

Celebrar el día de San Valentín no tiene que significar dejarnos un dineral en una cita o en un regalo para nuestra pareja. Hay formas de demostrarle nuestro amor sin acabar arruinados. Del mismo modo la ausencia de un presupuesto no es motivo para no preparar un plan para el día de los enamorados.

Hay numerosas propuestas que son gratis o que cuestan muy poco dinero, así que ya no hay disculpa para organizar un San Valentín low cost. No está de más echar el ojo a alguna oferta de última hora para sorprender con algún plan romántico de los tradicionales, como cenas o escapadas de viaje.

Si no es el caso hay muchas posibilidades para organizar una cita que, en gran parte será hecha por nosotros mismos. Eso, además de ser más barato, supone un plus porque hemos puesto nuestro tiempo y esfuerzo en organizarla.

Una cita en casa

Así que si no podemos permitirnos ir a un elegante restaurante y a pasar la noche a un hotel de cinco estrellas no hay problema. Nuestra pareja se quedará más que satisfecha con una cena hecha por nosotros en casa, con todo nuestro amor, y con una velada hogareña. Lo importante es la atención prestada, no el menú. Cuidad los detalles porque tampoco resultará demasiado halagador una cena quemada.

Un cenita en casa, si además cocináis juntos, el mejor planUn cenita en casa, si además cocináis juntos, el mejor plan

Podéis ir un paso más allá y sugerir que seáis los dos los que preparéis la cena. Una vez metidos en harina cabe la posibilidad de que acabéis interpretando la escena más famosa de 'El cartero siempre llama dos veces', una oferta que a buen seguro no rechazará y algo que nunca podríais hacer si cenarais en un restaurante.

La cita se puede continuar viendo una película juntos, dándole un masaje o convirtiendo el salón de casa en una improvisada pista de baile en la que disfrutar sin preocuparse de si chocas con otras parejas. Se trata de un pla low cost que cuenta con el extra de que disfrutaréis en solitario de vuestro amor, sin interrupciones.

Y, ¿qué música sonará mientras bailáis? En los años 80 uno de los regalos de San Valentín que no fallaba era grabar un casette con unos temas especialmente dedicados para tu pareja. Hoy en día las cintas están descatalogadas, pero la intencionalidad es la misma: grabar vuestras canciones preferidas en un CD, en un USB, en un reproductor de mp3 o incluso crearle una lista en Spotify para que pueda compartirla. La ventaja de ahora con hace 30 años es que no estamos limitados a los 60 minutos que duraban las cintas. Entran muchísimas más canciones.

Fuera de casa

Para tener un día de los enamorados barato no hay que limitarse a estar en casa. También se puede salir fuera con un plan barato y hacerse eco de alguna oferta en restaurantes, estancias o espectáculos. Los largos paseos por el parque también están bien, sobre todo si vuestra pareja resulta ser un amante de Jane Austen.

Si el tiempo acompaña, nada mejor que un picnicSi el tiempo acompaña, nada mejor que un picnic

En caso contrario os proponemos algo que le resultará más divertido: crear un pequeño itinerario con algunos de los rincones que han significado algo para vosotros: el lugar en el que os conocisteis, el sitio en el que os disteis el primer beso, donde os dijisteis te quiero por primera vez,... Es una forma de lo más barato de celebrar el día de los enamorados al tiempo que más romántica. Si os hacéis un mapa con todos los lugares, además, tendréis un recuerdo de este día de los enamorados.

Volviendo a la idea del parque, es un buen lugar en el que celebrar el día de San Valentín con un plan low cost, aunque también es cierto que en este caso el tiempo juega un papel importante. Si hace un buen día prepara unos bocadillos, una botella de vino y una manta y disfrutar de un picnic al aire libre.

Regalos low cost

Parece que no hay otra forma de mostrar nuestro amor hacia nuestra pareja que no sea con regalos. Esto no supone tener que gastarse mucho dinero en ello o rebuscar alguna oferta que dé el pego. ¡Hazlo tú mismo! Sólo necesitas un poco de imaginación y si acaso algún tutorial, de los muchos que puedes encontrar en internet con multitud de posibilidades.

Algunas de las ideas más sencillas pasan por hacerle una tarjeta de San Valentín. Lo importante es el detalle de invertir el tiempo en hacerla, no significará lo mismo que si la compras en una tienda. Si se la encuentra en el buzón de casa la sorpresa será mayúscula, porque ya casi nadie recibe cartas por vía postal salvo facturas y las que te manda el banco.

Una carta de amor es un detalle muy romántica que ha caído en el olvidoUna carta de amor es un detalle muy romántica que ha caído en el olvido

Si se te dan mejor las letras que las manualidades otra opción es escribirle una carta de amor. Elige un papel bonito, cuida tu escritura y deja volar tus sentimientos. Si necesitas inspiración no dudes en consultar a los autores románticos clásicos.

Un dulce nunca viene de más mientras lees una carta de amor, así que puedes acompañar la misiva con una tarta, unos bombones o unos cupcakes. Recuerda que le sabrán mucho mejor si están hechos por ti que si son comprados en una pastelería. Aunque si no estás muy seguro de tus habilidades culinarias no merece la pena arriesgarse a estropear la sorpresa, que sean comprados.

Te puede interesar