Menú
Descubre la somnofilia: excitación con las personas dormidas
FILIA SEXUAL

Descubre la somnofilia: excitación con las personas dormidas

Existen cantidad de filias relacionadas con el sexo, pero sin duda esta e suna de las más curiosas que puede darse dentro de una pareja.

Desde la psicología se habla de filias para referirnos a "atracciones" por determinadas cosas o situaciones. Es una inclinación obsesiva que aparece ante una determinada situación o realidad personal. Sin embargo, cuando hablamos de parafilias nos referimos a una conducta sexual donde el placer no lo genera el coito en si mismo si no la otra actividad u objeto que acompaña el acto. Por eso, la persona que tiene una parafilia necesita vivir esa situación personal o que esté el objeto presente para lograr excitarse.

Hay un gran repertorio de parafilias, de todo tipo, algunas muy curiosas. Normalmente las parafilias las encontramos en mayor proporción en los hombres que en las mujeres pero no se sabe bien el motivo, tal vez solo sea porque los hombres tienen menos tapujos a la hora de confesarlas, piensa que este tipo de datos se obtienen mediante encuentas en estudios epidemiológicos, y aunque suelen ser anónimos hay personas que aun así son reticientes a decir la verdad.

El protagonista obtiene le placer mirandoEl protagonista obtiene le placer mirando

La somnofilia (también denominado "el síndrome de la bella durmiente") es la atracción por gente que está dormida, llegando a acariciarla o a realizar diferente tipo de prácticas sexuales con ella, como la masturbación o sexo oral, a veces hasta llegar a despertarla. Otro término parecido es la hipnofilia, aquí la persona también siente atracción por personas dormidas pero con la diferencia de que aquí el protagonista obtiene el placer con la masturbación, sin llegar a tocar o a tener sexo con el dormido. También tenemos que diferenciarlo de la sexomnia, que es un trastorno que lleva al sujeto a buscar relaciones sexuales mientras están dormidos, igual que si fuesen sonámbulos, de hecho, al día siguiente tampoco se acuerdan de nada de lo que hicieron.

En la somnofilia, lo que excita a la persona es la vulnerabilidad del que se encuentra durmiendo, siente que tiene el control sobre el que duerme porque puede hacer cualquier cosa sin que el otro se de cuenta, también disfruta del morbo de poder ser descubierto. Puede darse tanto en hombres como en mujeres porque cuando dormimos llega un momento en el que nuestro cuerpo entra en una fase de tumescencia del clítoris en las mujeres y el pene en los hombres que puede hasta durar hora y media durante el sueño. A menudo el somnofílico se excita ante esta situación y puede comenzar realizando caricias o sexo oral al que está durmiendo.

Puede ser estimulante comunicárselo a tu parejaPuede ser estimulante comunicárselo a tu pareja

¿Cómo practicar la somnofilia de forma consentida?

Si tienes pareja o a alguien que este dispuesto a bucear contigo en esta curiosa práctica tenéis una diversidad de opciones para empezar. Sin duda, la mejor manera es mediante la simulación, habla con tu pareja y propónselo. Un par de horas antes susúrrale lo que vas a hacerle al oído o si no está contigo mándale un mensaje picante. Aparte de ir allanando el terreno te servirá para comprobar que todo lo que vas a hacer es consensuado por parte de los dos, piensa que mientras se esté haciendo el dormido no va a poder responderte. Por eso es importante que lo sepa de antemano, para llegar a un acuerdo en el caso de que haya algo que a tu pareja no le haga gracia y también para que no te corte el rollo a ti en medio de la simulación.

Por ejemplo, puedes explicarle detalladamente lo que harás siguiendo un esquema como este:

1. Mientras duermes, primero empezaré por...

2. Una vez que haya terminado, te haré...

3. Recorreré todo tu cuerpo...

4. Te pondré en esta postura y...

El como termine la simulación es cosa de los dos, hay personas a las que les excita que la persona se vaya despertando según empieza a tener sexo con ella y otras que prefieren que no se despierte durante todo el acto, o solo al final cuando ambos hayan culminado. Como siempre, lo importante es que ambos estéis cómodos.

La somnofilia no implica abuso sexual si hay un acuerdoLa somnofilia no implica abuso sexual si hay un acuerdo

¿Puede ser delito la somnofilia?

No se te debe ni pasar por la cabeza intentar esta práctica con alguien sin su consentimiento previo, ya que la somnofilia puede llegar a ser delito si no es consentida, porque entonces en nada se diferenciaría del abuso sexual. Si hace poco que conoces a alguien y le sorprendes con esta práctica puede pasar dos cosas, primero que le guste la sorpresa y no le parezca mal y segundo, que se sienta incómoda y no quiera repetir. Respeta su decisión.

Sin embargo, si tienes pareja estable y él o ella consiente podéis practicarlo sin problemas, siempre que los dos os encontréis a gusto. En el caso de que tu pareja no te comprende deberás ser tú quien decida si te merece la pena continuar la relación o dejar a tu pareja y seguir en solitario. Decidas lo que decidas es importante confesárselo y no tomar la iniciativa con esta práctica y que acabe descubriéndola porque tu pareja se sentirá engañada o incluso ultrajada.

Cuando una persona intenta convencer a la otra en contra de su voluntad para estas prácticas, por ejemplo insistiéndole para que tome somníferos o tranquilizantes o incluso administrándoselas sin su consentimiento, debería pedir ayuda porque esta filia podría convertirse en un serio problema, incluso si la otra persona es su pareja. En el caso de que tu seas la víctima no consientas estos abusos y ni se te ocurra tolerarlo. Tu pareja necesita terapia porque puede ser el principio de un trastorno que le lleve a cometer actos más graves y nada relacionados con el placer sexual. Por eso la mejor opción es ayudarle a que se de cuenta de que tiene un problema para que acuda a terapia.

Es una rareza que a muchos gustaEs una rareza que a muchos gusta

Veo un problema la somnofilia de mi pareja

En este caso deberás valorar la situación, puede que no te sientas a gusto practicando la somnofilia y prefieras tener sexo más clásico. Está en tus manos decidir si continuas con esa persona a pesar de sus rarezas o buscar a otra que sea más afín a tus gustos sobre como obtener placer. Sin embargo, si de verdad quieres a esa persona sería una pena que os separaseis por una razón así. Muchos somnofílicos mantienen en secreto su condición hasta que no les queda más remedio que confesar lo evidente (a lo mejor tras ser descubiertos o tras mucho tiempo sin realmente disfrutar del sexo por opciones más clásicas), si se ha confesado desde el principio es porque tiene la suficiente confianza contigo para abrirte su corazón. Si de verdad te importa esa persona y solo os separan esas diferencias, deberíais acudir a un psicólogo especialista en sexología para que pueda asesoraros.

Artículos recomendados

1 Comentario

daniel

25/08/2016 20:59

tuve una novia .. que fue muy importante me despertaba siempre con sexo oral se re enojaba que durmiera, mientras me la lamio o me masturbaba, o se masturbaba ella

0 7

Responder