Menú
La primera vez, ¿tiene que ser especial?
La primera vez, ¿tiene que ser especial?

NUNCA LA OLVIDARÁS

La primera vez, ¿tiene que ser especial?

La primera vez que haces el amor es un momento único que siempre vas a recordar. No obstante, no deberías agobiarte planeando el momento perfecto para perder tu virginidad.

Una gran mayoría de las mujeres reconoce que su primera vez fue un desastreUna gran mayoría de las mujeres reconoce que su primera vez fue un desastre

Hacer el amor conlleva mucha intimidad y confianza con la persona que estás compartiendo ese momento y, más aún si encima se trata de la primera vez.

Muchos son los mitos que giran en torno a esa primera vez. Algunas chicas creen que perder la virginidad es el momento más importante en la vida de toda mujer y debe ser perfecto, mientras que otras ni se lo plantean, pues lo consideran un "mero trámite" y la pierden con el primero que se cruza en su camino. Aunque es un tema muy personal, lo ideal sería buscar un término medio, ni un extremo ni el otro.

Se puede tomar como algo especial y algo único que no volverá a pasar nunca más en tu vida -aunque ahora te puedes operar y reconstruir el imen para volver a ser virgen- o simplemente se puede tratar de un paso más que das en tu vida como muchos otros que hay que dar tarde o temprano.

No se necesitan flores y una habitación de hotel para que sea perfecta

Para todo en la vida hay una primera vez. Sin embargo, pocas se recuerdan con tanta claridad como la primera vez que haces el amor. Así que, sólo por eso ya va a ser especial. Otra cosa es que queramos adornarla y hacer de ello una experiencia lo más bonita posible. Ante todo, no te agobies, no es necesario que todo salga perfecto ni que la cama esté cubierta de petalos de rosa. De hecho, si lo planeáis todo al milímetro, estaréis eliminando el bonito factor espontaneidad y poniéndoos bajo presión.

Sé consciente de que puede no salir bien a la primera
Una gran mayoría de mujeres reconocen que su primera vez fue un desastre. Y es que, los nervios y la torpeza de la primera vez también juegan su papel. Así que, sé consciente de que puede no salir bien a la primera y que eso no significa que todo se haya arruinado. Volved a intentarlo porque, como decíamos antes, aunque es algo especial no se trata más que de una cosa nueva en tu vida que vas a repetir con cierta frecuencia.

Lo más importante es con quién pierdas tu virginidad

Con todo esto, lo que te quiero decir es que, si estás pensando en dar el paso y perder tu virginidad, la elección más importante y que más relevancia tendrá es la de elegir al chico adecuado. No tiene por qué ser un novio con el que lleves años de relación, pero sí debe ser un chico con quien te sientas cómoda, atraída y, sobre todo, respetada. Si os conocéis bien, él sabrá que es tu primera vez y se encargará de ayudarte para que estés relajada, cómoda y, lo mejor de todo, disfrutes.

Por tanto, perder la virginidad es un paso importante y es algo que siempre vas a recordar. Intentar que todo salga bien es muy bonito y hará que la recuerdes de una manera mucho más especial. Sin embargo, recuerda que lo más importante no es el dónde, ni el cómo, ni el cuándo, sino el con quién. Mucha suerte.

Te puede interesar