Menú
La decepción y el orgullo, dos problemas capaces de romper una relación
La decepción y el orgullo, dos problemas capaces de romper una relación
SABER PEDIR PERDÓN

La decepción y el orgullo, dos problemas capaces de romper una relación

La dificultad de pedir perdón agrava muchos conflictos de pareja en los que las dos personas son incapaces de lograr un punto de acuerdo.

La desconfianza supone la ruptura de muchos vínculos entre la pareja La desconfianza supone la ruptura de muchos vínculos entre la pareja

La mala comunicación, el sentimiento de abandono o la rutimas hacen caer en un círculo vicioso, en el que la pareja realiza su vida de forma independiente sin el otro y, en ocasiones, hace que uno de los dos se sienta desplazado, poco valorado e ignorado por su pareja. Si revisamos la situación a nivel psicológico es fácil comprobar que la autoestima ha sido bastante lastimada.

Revisamos otros problemas en una relación que son más comunes de lo que pensamos y que afectan a la felicidad de la pareja.

La decepción. "No es el hombre (o la mujer) que yo creía" es el típico comentario de una persona que ha perdido la admiración en su pareja que anteriormente sí existió. Echar la culpa a la otra persona de este problema no es la solución ni se es del todo justo. Si tu pareja no es la de "antes" puede hacerte sentir decepcionada y esto generará un conflicto.

Elegir bien a tu pareja no garantiza el éxito en una relación
Testimonios como éstos "Me encantaba que él fuera tan callado. Yo pensaba que era así porque era una persona introvertida y con un mundo interior muy grande. Ahora me doy cuenta que callaba porque no tenía nada que decir. Por dentro estaba vacío", "me gustaba porque parecía una persona enigmática e interesante, pero al conocerla bien me di cuenta que está llena de complejos que la hacen ser agresiva y con personalidad negativa" relatan situaciones de personas que se han decepcionado al descubrir la verdadera personalidad de su pareja. Elegir bien a tu pareja no garantiza el éxito en una relación pero sí hace más probable que ésta sea duradera y satisfactoria. Hay que analizar las verdaderas razones de esta unión y si el otro (u otra) tiene la culpa real del fracaso de la pareja.

Falta de asertividad. ¿Por qué nos cuesta dar el primer paso a la hora de pedir perdón? A muchos de nosotros nos cuesta pedir perdón cuando consideramos que la culpa no es nuestra o no hemos sido los causantes de la situación. Es más fácil acusar a la pareja y cargarla con todo el peso de la culpa, en vez de repartirla entre los dos. ¿Seguro que tú no tienes también algo de culpa? Si además sumas el enfado que tienes en ese momento con el orgullo, la mezcla es explosiva. Para un poco, quizá tu pareja también esté dolida y su punto de vista esté algo fundamentado, al igual que el tuyo. Diálogo, diálogo y diálogo.

La confianza se ha roto

¿Convivirías con alguien en el que no confías? Según el diccionario, "confianza" es la ilusión segura que se deposita en una persona o cosa. Si vamos al médico confiamos en su criterio a la hora de diagnosticar nuestros síntomas. Cuando compramos un artículo, tenemos la confianza de que será de calidad y útil para nuestros intereses, y podríamos poner muchos ejemplos más.

Cuando la desconfianza se instala en nuestra relación de pareja, no hay mucho que se pueda hacer para recuperar el vínculo
En una relación de pareja cuando decidimos vivir juntos, lo hacemos porque estamos seguros y confiados en que esta persona responderá adecuadamente ante distintas situaciones de la vida y que no nos defraudará en lo verdaderamente importante. Pero ¿qué ocurre cuándo nos traiciona o nos ha humillado? Lo lógico es que dejemos de confiar en ella, así que cuando la desconfianza se instala en nuestra relación de pareja, no hay mucho que se pueda hacer para recuperar el vínculo de antaño, aunque te animamos a que leas nuestro artículo "Consejos para recuperar la confianza en nuestra pareja" donde abordamos algunas recomendaciones que pueden ser útiles y beneficiosas en tu relación.

Orgullo. ¿Por qué nos cuesta tanto perdonar? Puede que si ha sucedido lo mismo en muchas otras ocasiones y no se ve espíritu de enmienda, o el desagravio que ha cometido tu pareja es tan grande que no estés dispuesto a perdonar, es razonable que cueste perdonar a la otra persona. Pero hay que ver las cosas con perspectiva: a veces no hace falta perdonar en el momento, sino cuando llegue el momento adecuado, viendo en la otra persona un arrepentimiento sincero y una intención de enmienda. Tenemos que dar tiempo al perdón, tanto para nosotros como para la otra persona. O quizá no haya que perdonarlo todo...

Te puede interesar