Menú
Ventajas e inconvenientes de montar un negocio con tu pareja
Ventajas e inconvenientes de montar un negocio con tu pareja

NEGOCIOS

Ventajas e inconvenientes de montar un negocio con tu pareja

Los negocios conllevan unos riesgos que se pueden evitar, si decides emprender de forma autónoma con tu pareja tienes que establecer unas normas que separen vida laboral y la profesional.

Vivimos en unos tiempos económicos y laborales muy difíciles. La situación actual ha llevado a muchas personas al desempleo y al estancamiento en ese estado, donde retomar el trabajo por cuenta ajena se ve como un gran reto o una lotería. Montar tu propia empresa es una de las opciones más cotejadas, sobre todo para aquellas personas con iniciativas, ideas y apasionadas de su profesión. Cada día más personas se plantean montar un negocio con su pareja, que se encuentra en la misma situación o comparte el mismo deseo. Esta decisión no es nada fácil y antes de llevarla a cabo, es necesario poner sobre la mesa las ventajas e inconvenientes que conlleva.

Ya que toda decisión tiene sus riesgos, pero también sus éxitos, invita a tu pareja a sentarse contigo y examinar con detenimiento tanto los éxitos como los problemas que puedan surgir.

Hay que planificar los pros y los contras antes de lanzarse.Hay que planificar los pros y los contras antes de lanzarse.

Ventajas de emprender con tu pareja

- Una de las ventajas es que pasáis más tiempo juntos: aunque esto también puede ser razón de disputas. Tener a tu pareja como socio implica pasar más tiempo juntos, no sólo en la vida personal sino en el horario laboral. Muchas veces, el trabajo absorbe tanto de nuestro tiempo que no deja hueco para dedicárselo a nuestra familia, amigos o pareja.

- Patrimonio común: ambos aportáis vuestro dinero para la inversión, por tanto, se convierte en algo de los dos, donde el dinero que produzca también será para los dos.

- Tenéis un proyecto común: ambos valoráis la importancia que tiene y lucháis por un objetivo común, lo que implica implicación en la tarea y este aspecto une más a la pareja.

- Menos conflictos de interés: es muy probable que no te encuentres en la situación de tener que elegir entre familia o trabajo. Como ya comentamos, se trata de un proyecto de dos.

- Mejora la comprensión y empatía: ante momentos duros laboralmente (estrés, exceso de trabajo, preocupaciones...), la pareja es más tolerante, al compartir el mismo escenario. Es probable que tu pareja pueda comprender mejor cómo te sientes que cualquier otro socio y se proporcione un apoyo mutuo en la superación de estos problemas.

- Otra de las ventajas es que das lo máximo de ti: cuando un negocio es tuyo y de tu pareja te motiva a ser mejor profesional, a implicarte más en el proyecto, a dedicarle más tiempo y esfuerzo, a valorarlo más, no sólo por el valor sentimental que pueda tener si no porque al final se convierte en vuestro medio principal de subsistencia, de ganar dinero.

- Si tenéis hijos, facilita la conciliación de la vida familiar y laboral, ya que al ser vuestra propia empresa, podéis establecer horarios diferentes de forma que siempre esté uno de los dos al cuidado de los niños mientras el rendimiento empresarial no se resiente.

- Mayor delegación de funciones: al conocer las habilidades y competencias de tu pareja, eres capaz de delegar funciones y obligaciones en el otro con plena confianza y seguridad.

Es una ventaja que tu pareja sea tu socio, pues ayuda a motivar el ejercicio laboral.Es una ventaja que tu pareja sea tu socio, pues ayuda a motivar el ejercicio laboral.

Inconvenientes de emprender con tu pareja

- El principal problema es que mezclas lo personal con lo profesional: ya no sólo es el "llevarse los problemas a casa" si no, no salir de ella. Al compartir tiempo y espacio se pierde le límite entre lo relacional y lo laboral, por lo que es común hablar de problemas amorosos o domésticos en la jornada laboral y aclarar asuntos laborales tras la finalización de la misma. El cerebro necesita desconectar.

- "La confianza da asco": probablemente seas más duro con tu pareja ante cualquier error. Es posible que tengas la confianza suficiente para hacérselo saber y el menor tacto posible. Esto, indudablemente debe ser controlado o afectará muy negativamente a tu relación.

- La ruptura de la pareja: si se da el caso que durante este proyecto la pareja se rompe, tendréis que convivir día a día o encontrar una solución, en la mayoría de las veces muy difícil de gestionar.

- Otro de los inconvenientes es que puede llegar a quemar la relación: si algo es cierto es que toda pareja necesita su espacio, su tiempo sin el otro (solo o en sociedad). El exceso de tiempo compartido puede generar un gran problema.

- Apuesta financieramente peligrosa: ambos vais a aportar dinero, por lo que si no contáis con un buen colchón económico, el fracaso del negocio os puede llevar a la ruina.

- Relación monotema: es posible que antes compartierais muchos hobbies, intereses, temas de conversación y ahora, vuestra vida gira fundamentalmente entorno al negocio.

- Otro de los inconvenientes es que asumir que montar una empresa propia acapara mucho tiempo en tu vida. A diferencia del trabajo por cuenta ajena, no puedes desconectar a una hora determinada y olvidarte, o cuando las cosas vaya mal, renunciar y cambiar de trabajo. Es posible que tengáis menos tiempo para otras actividades (actividades que, aun así, no deben ser suprimidas).

Es importante establecer los roles de cada uno antes de abrir el negocio.Es importante establecer los roles de cada uno antes de abrir el negocio.

Recomendaciones si decides emprender un negocio con tu pareja

1. Antes de montar una empresa, es fundamental establecer los roles de cada uno. De no ser así esto puede generar conflictos futuros y cada uno atribuirse funciones que no le son propias.

2. Ante todo, respeto: nunca pierdas los papeles. Si no estás de acuerdo con una opinión o decisión, pon en práctica tus dotes asertivas. Defiende tus derechos y tus opiniones pero nunca agredas al otro. Todos debemos respetar y ser respetados.

3. No emprendas un negocio con tu pareja si no tienes una relación sólida y afianzada, pues relaciones sólidas posibilitan negocios sólidos basados en la confianza y el respeto mutuo.

4. No asumáis las mismas responsabilidades: dividir las tareas y las responsabilidades y eso evitará conflicto, además de formar un equipo más productivo y eficiente.

5. Recuerda que tan importante es el negocio como otras actividades personales y de ocio en pareja. De vez en cuando se debe desconectar y hacer un pequeño viaje, cocinar juntos, pasear o ir al cine.

6. Asegúrate de que tú y tu pareja estáis de acuerdo en lo que es la definición de un negocio de "éxito": ¿Coincidís cuando os preguntan dónde queréis estar en 5 o 10 años? ¿Tenéis una filosofía común? En la respuesta está la decisión.

7. No te olvides de lo importante. Si la cosa se pone fea y debes elegir, recuerda lo que de verdad importa. Recuerda uno de los motivos fundamentales por los que escogiste a tu pareja como socio, ya que eso es lo que da sentido a este emprendimiento y no el negocio a tu relación.

Te puede interesar