1

PSICOLOGÍA

Características del comportamiento de una persona pasivo-agresiva

Este tipo de personas se caracterizan por su extrema dependencia, su tendencia al pesimismo y su incapacidad para establecer relaciones sólidas.

 
Analiza el extraño comportamiento de esa nueva persona que ha entrado en tu vida
Analiza el extraño comportamiento de esa nueva persona que ha entrado en tu vida

La ilusión de una nueva relación puede nublar tu percepción sobre esa persona que ha entrado en tu vida. Analiza su forma de ser antes de seguir luchando por una relación que quizá ya esté destinado al fracaso.

Esta modificación del comportamiento también puede afectarte y esconderse en forma de aparente depresión. Lee con detenimiento las características de este trastorno para descubrir si te afecta e intentar ponerle freno.

- Las personas pasivo-agresivas se sienten cómodas con el hábito y la rutina, prefiriendo lo conocido a lo desconocido, por lo que solo tienen una relación estrecha con la familia más directa y no tienen amigos íntimos o sólo tienen uno, aparte de los familiares de primer grado.

- Evitan las actividades que implican un contacto interpersonal significativo, pues son incapaces de involucrarse en relaciones personales a menos que estén seguros de que serán aceptados, siendo extremadamente sensibles a la crítica o la desaprobación.

- Son personas con mal humor y pesimistas, muy discretos y precavidos en el trato con los demás.

- Tienden a mantenerse reservados, centrando su vida en los aspectos negativos de lo que les ocurre y generalmente rencorosos aunque sea de forma injusta. En las relaciones interpersonales se muestran retraídos, distantes, inmunes a las emociones ajenas y con pocos amigos cercanos.

- Tienen habilidades sociales y laborales inferiores a la media. No son asertivos y temen confrontarse con los demás.

- Carecen de sentido de la responsabilidad y por lo tanto la rechazan. Se pueden olvidar de tareas importantes, retrasarse y hacer las cosas fuera de plazo, etc. Generalmente aplazarán cualquier actividad que no les resulte grata, y si lo hacen será a costa de un gran esfuerzo personal, proclamándolo posteriormente y exigiendo el reconocimiento de los demás.

- Debido a su falta de constancia y voluntad, junto con estos comportamientos irresponsables, son propensos a tener graves problemas escolares y laborales, hasta el punto que no son capaces de terminar los estudios o de mantener un puesto de trabajo durante mucho tiempo.

El pasivo-agresivo es incapaz de vivir en paz con su entorno


- Como ya hemos comentado olvidan a propósito sus obligaciones, hacen mal sus quehaceres, posponen sus tareas y responsabilidades una y otra vez, debido a que su idea es que todo tiene que ser fácil y cómodo para ellos y si no es así no lo admiten. No se arriesgan a enfrentarse de forma directa a estas situaciones, sino que responden a ellas rebelándose de forma pasiva. Esto les trae consecuencias negativas en su entorno, como una bronca de su jefe o el enfado justificado de su pareja, a lo que responden calladamente pero con mucha ira contenida, normalmente a través del sabotaje, como forma pasiva e indirecta de su venganza por no haberse salido con la suya (no hace ni deja hacer).

- No son capaces de mantener una independencia social ni económica, viviendo generalmente mientras les sea posible a costa de sus padres, teniendo con ellos una excesiva dependencia psicológica, para organizar su vida posteriormente estableciendo nuevas dependencias de otras personas, como su pareja, o instituciones sociales.

- La forma de pensar de una persona pasivo-agresiva refleja su negatividad y su deseo de hacer las cosas con el menor esfuerzo y sin dificultad. Piensan que cualquier cosa que los demás le piden que realice son exigencias inadmisibles y una intrusión a su vida, así que por sistema se resisten de forma automática, en puesto de pararse a pensar si desean cumplir la petición que les han hecho, o no.

Una falsa depresión puede esconderlo
Una falsa depresión puede esconderlo
- En cualquier acontecimiento que ocurra en su vida busca la parte negativa y se centra en este pensamiento pesimista, incluso cuando los hechos sean neutros. En este aspecto, al pasivo-agresivo se le diferencia de la persona deprimida en que el deprimido suele tener pensamientos negativos de autodesprecio y sobre el futuro, mientras que el pasivo-agresivo piensa que los demás no le aprecian como merece, que intentan controlarle, que se le trata de modo injusto y se siente un incomprendido, sintiendo ira e irritabilidad frecuentemente.

- Tiene una baja tolerancia a la frustración, insistiendo que las cosas tienen que ser sólo de la forma que él desea y no soporta que éstas sean diferentes a como cree que deberían ser.

- El pasivo-agresivo considera que las reglas son la forma que tienen los demás para fastidiarle y frustrarle, y no ve que los demás también cumplen y acatan dichas normas. Sólo ve la situación desde su punto de vista.

- Le horroriza tener un conflicto abierto con otros, pues tiene la idea que será rechazado si se enfrenta a los demás y dice lo que realmente piensa, por lo que no sabe afirmarse en sus verdaderos pensamientos y deseos. Tampoco sabe negarse, pero en cambio no quiere cumplir los requerimientos de los demás y decide frustrarlos de un modo pasivo.

- Cuando se relaciona con los demás piensa que quieren controlarle, por lo que se opone continuamente a todo para evitar que le coaccionen su libertad. Así no suele alcanzar frecuentemente sus metas profesionales, personales o sociales, debido a que no se da cuenta que es su conducta la causa de sus problemas, sino que son los demás los culpables de su frustración.
Rosa Ruiz Lunes, 30 de Enero de 2012
 
 
 
 

Comentarios

¡Comenta en Bekiapareja.com!

Nos encantaría conocer tu opinión. Puedes comentar en Bekia Pareja rellenando el formulario o bien registrando un nombre de usuario para todos tus comentarios Conéctate o haz clic aquí para registrarte.

 

Nombre:

E-mail:
(no se publica)

Comentario:

Introduce las palabras del cuadro:

 
 
CECILIA S 03/04/2014 19:51

Cada día me convenzo de que mi casi ex-esposo tiene ese tipo de personalidad. Durante nuestro noviazgo no lo noté, aunque reflexioné alguna vez su enorme dependencia a su familia y que no tomaba decisiones de él o de nosotros sin antes hacer todo lo que estaba antes. Como pareja es cariñoso, incluso no puedo decir que sea celoso, pero jamás compartió conmigo alguna actividad que realmente me agradara a mí: como ir al museo, a un concierto, salir a excursiones al campo, ni se diga hacer ejercicio. Me estoy separando porque me horrorizó que no pudiera ser capaz de atender a su hija. Le pedí un tiempo porque yo me sentía muy agotada y físicamente me encontraba muy dejada, y él aprovecharía para ir a atención psicológica. Él es huérfano de madre desde hace 15 años, pero no veo cómo ese aspecto puede bloquearlo para amar a su pequeña. Debería ser al revés. Otra cuestión es que nos mudamos de ciudad, y efectivamente, su negatividad de que no podría encontrar trabajo en nuestra ciudad natal o allá, pero algo menos demandante, fue lo que me terminó por convencer que su actitud era pasiva y a la vez agresiva, porque sólo debe ser lo que el quiere. Efectivamente es una persona que no convive con amigos, ni siquiera se dio que quisiera conocer a mis amigos cuando aún eramos solteros. Creo que eso derivó en que nuestra relación fuera muy física. Aunque lo llegué a querer muchísimo, ya no siento que lo amo. La separación me ha dolido, pero no por ya no estar con él, sino porque me da lástima que por su "terquedad" se pierda los mejores años de la vida de nuestra hija. Yo siempre lo apoyé, pero creo que con una persona así únicamente caminas en círculos.

 

BEKIA EN TU EMAIL

 

Introduce tu email para recibir el boletín diario con todas las novedades de Bekia.