Menú
El superhéroe
El superhéroe

SEXO GAY

El superhéroe

Iñaki y Rubén estaban juntos desde hacía ya 3 años. Iñaki era un chico cariñoso, dulce y simpático de puertas para afuera, pero tenía un lado oscuro...

No sabía qué hacer para hacerle feliz. Sabía que había sido víctima de sus engaños en múltiples ocasiones. Pese a ello, él prefería mirar hacia otro lado. Creía que era lo mejor porque le quería.

Le quería tanto que hasta había accedido a cumplir todas sus fantasías sexuales. No le hacía demasiada ilusión hacer lo que estaba a punto de ejecutar, pero creía que eso haría su relación más fuerte.

Iñaki y Rubén estaban juntos desde hacía ya 3 años. Iñaki era un chico cariñoso, dulce y simpático de puertas para afuera, pero tenía un lado oscuro. Sus instintos animales y su falta de autoestima le obligaban, en cierto modo, a gustar a todo el mundo. Iñaki coqueteaba a menudo, usando su móvil o su ordenador, con cualquier persona que quisiera dedicarle un piropo.

Rubén lo sabía. Lo había sabido desde que, hace ya más de un año, pillara a su pareja coqueteando con otro chico en una conversación de clara índole sexual. Iñaki siempre se lo negó de manera infinita, pero Rubén sabía lo que había visto.

Iñaki siguió cabalgando a su novio durante varios minutos más, mientras se masturbaba. Quería correrse encima de su chico y su nueva apariencia, como si se tratara de un superhéroe.

En esa conversación, realizada a través de WhatsApp, Iñaki fantaseaba con que él y su "amante" eran esclavos de su vestimenta de látex y restregaban sus cuerpos hasta llegar a eyacular.

Rubén se echó las manos a la cabeza cuando descubrió a su chico siéndole infiel con una fantasía de la que él no era ni consciente y, desde entonces, había intentado satisfacer a su novio en cualquiera que hubieran sido sus deseos.

Ahí estaba ahora mismo. Enfundándose un traje de goma que se ajustaba perfectamente a sus tonificados músculos. Su pareja lo miraba atento, deseando poder lamer el abultado miembro que se dibujaba en aquella prieta vestimenta y lo hizo. Antes de que Rubén terminara de adaptarse aquel traje, Iñaki se tiró de rodillas, como un león a su presa, y comenzó a lamer todo el cuerpo de su novio.

- Me encanta que estés haciendo esto por mí, Rubén. ¿Estás seguro que quieres hacerlo? - decía Iñaki mientras ponía ojos de cordero degollado.

- Sí, es... estoy seguro - afirmó Rubén, titubeando entre gemidos e intentando recordar por qué estaba haciendo lo que estaba haciendo.

Pese a lo que pudiera parecer, Rubén no era un santo. Sabía bien cómo hacer disfrutar a su pareja e iba a hacer todo lo posible para que no tuviera que irse a buscar fuera lo que ya tenía en casa. Pese a ello, se dejó guiar. No sabía exactamente lo que quería Iñaki y no quería estropearlo.

Pronto, Iñaki lo tendió en la cama y siguió lamiendo su nueva vestimenta. Ésta había logrado ceñirse demasiado bien a su cuerpo, como una segunda piel. No le disgustaba, pero le asustaba. A Rubén le daba miedo que, después de esta experiencia, Iñaki no quisiera hacerlo si no era con goma de por medio.

Iñaki estaba en éxtasis. No hablaba. Solo usaba su lengua y sus manos para tocar a su chico, que se había convertido en el objeto de su deseo. Rubén lo sabía. Hacía meses, años, que no le miraba así. Notaba la pasión en sus ojos, al igual que un vicio y un deseo inusuales en sus relaciones sexuales desde hacía tiempo.

- Te quiero - afirmó Rubén levantando un poco la cabeza de Iñaki y mirándolo a los ojos.

Iñaki no contestó. En su lugar, abrió la cremallera delantera que Rubén llevaba en su traje, sacó su pene y, sin dudarlo un segundo, comenzó a masturbarlo y a felarlo. Rubén cerró los ojos y se limitó a disfrutar. Hacía mucho que Iñaki no disfrutaba tanto con él. Lo sabía.

Iñaki comenzó a lamer los testículos de Rubén, sin calma, como desesperado o con miedo de que alguien se los arrebatara en mitad del acto. Estaba desesperado. Parecía una fiera inquieta con ganas de defender lo que era suyo. A su chico esa sensación le gustaba. Nunca se había sentido más querido por él.

Iñaki comenzó a trotar encima de Rubén como una bestia. Enloquecido.Iñaki comenzó a trotar encima de Rubén como una bestia. Enloquecido.

Sin decir nada y ya, completamente desnudo, Iñaki babeó el pene de Rubén y se subió encima. Rubén no se lo esperaba. Iñaki no solía practicar sexo anal porque afirmaba que no lo disfrutaba. Por lo visto esa situación era especial.

Iñaki comenzó a trotar encima de Rubén como una bestia. Enloquecido. Botaba y botaba y pedía a su novio todo su ser mientras se masturbaba a punto de correrse. Estaba disfrutando. Su cara estaba descompuesta por el placer y el vicio que sentía de ver a Rubén embutido en esa vestimenta que tenía que tener algún tipo de poder especial.

Rubén no podía más. Notaba como el ano de Iñaki se cerraba cada vez más con cada movimiento. Se estrechaba y dejaba la cabeza de su pene totalmente atrapada dentro de él, pidiendo a gritos que se fuera. Pese a ello, Rubén quería aguantar, nunca había visto a su novio tan fuera de sí y quería hacerle disfrutar.

No aguantó mucho. Como poseído, Iñaki seguía botando en su pene, fuera de sí, mientras se lamía las axilas y, de vez en cuando, se agarraba a su pecho sujeto por la goma.

- ¡¡¡Fóllame!!! - chillaba Iñaki fuera de sí. - ¡¡¡Dame la puta leche, dentro, dentro de mí!!!

Sus deseos eran órdenes. Rubén se dejó ir y se corrió dentro de su novio, sin usar ningún tipo de protección. Rendido, Rubén pidió a Iñaki que fuera junto a él y lo besara, pero éste no estaba por la labor.

Iñaki siguió cabalgando a su novio durante varios minutos más, mientras se masturbaba. Quería correrse encima de su chico y su nueva apariencia, como si se tratara de un superhéroe.

Veía sus tonificados brazos y su trabajado pecho de gimnasio listo para recibir su semen. Poco después, Iñaki lanzó su descomunal corrida contra Rubén. El traje, negro en un principio, se vistió de una tonalidad blanquecina que no duró mucho tiempo ahí.

Iñaki, todavía desconcertado por lo que acababa de ocurrir, descabalgó a su novio y corrió junto a él a lamer su propia esencia desde el pecho de Rubén. Rubén quería compartir ese momento con su novio, por lo que no dudó en besarle y dejar que éste le pasara todo su ser, boca a boca.

1 Comentario

Fernanda

25/12/2015 04:05

Me gustaría tener sexo con un hombre,nunca lo he echo solo me mansturvo,me gusta usar ropa interior de mujer,las uso todo el día en ocasione cuando estoy solo me pongo minifaldas o faldas de licra bien pegadas me acarició solo y me éxito mucho,me veo en el espejo y me veo linda,me da miedo pero lo deseo que alguien me coja en una cama y pasemos toda la noche juntos yo vestida de mujer