Menú
Sexo entre vecinos: ventajas e incovenientes
EN EL MISMO EDIFICIO

Sexo entre vecinos: ventajas e incovenientes

Vivir bajo el mismo techo puede dar rienda suelta a las más primitivas pasiones pero hay que tener en cuenta, como en todos los casos, sus pros y sus contras.

Casi todos hemos fantaseado cuando nos cambiamos de casa con la posibilidad de tener un vecino o vecina sexy al que ir a ver con la excusa de que te has quedado sin sal. Algunos afortunados han tenido la suerte de encontrar en su portal alguien de estas características pero, ¿es tu caso? Si sí, seguramente seas un hervidero de nervios si no te has atrevido aún a dar el paso o estás esperando a ver si tu vecino o vecina toma la iniciativa.

Quizás por la cercanía, el hecho de tener que convivir con esa persona es una relación de tipo que nos hace plantearnos cuáles son sus ventajas e inconvenientes y si de verdad merece la pena atreverse a tener algo con uno de nuestros vecinos. Lo que nos hemos propuesto en este artículo es precisamente eso, ayudarte a ver las ventajas e inconvenientes de iniciar una relación con ese vecino o vecina que te gusta. Y a partir de ahí tu mismo decides si quieres poner en marcha, o no, un romance con uno de tus vecinos.

Una de las ventajas es que podrás averiguar todo lo que quieras de tu vecinoUna de las ventajas es que podrás averiguar todo lo que quieras de tu vecino

Fácil de investigar

Una de las ventajas que tiene colarse por uno de nuestros vecinos es que es muy fácil acceder a él, pero sobre todo investigarlo, nada que ver con si de quien te prendas es un cliente o alguien que conoces del bar en el que tomas cañas con tus compañeros de oficina. El hecho de ser vecinos te permite tener información de primera mano sobre él. Y aquí es cuando te sale la vena de vecino cotilla antes de empezar a tener fantasías de sexo desenfrenado en el ascensor. Con mirar en el buzón probablemente sabrás si comparte piso, si vive solo e incluso si tiene hijos. ¡Tanta información en algo tan pequeño!

Dependiendo de las horas a las que salga y entre de casa te puedes hacer una idea de dónde trabaja. También, según el trajín que exista alrededor de su piso sabrás si recibe visitas de manera habitual y de quién. Todo ello puede servirte para hacerte una idea de cómo es ese vecino que te trae de cabeza y si merece la pena intentar algo. Entablar un primer contacto es fácil y si le ves receptivo hasta puedes invitarle a tomar un café o una cerveza a casa. Ante la posibilidad de cualquier encuentro casual te prepararás como si fueras a una cita por miedo a que la otra persona te vea 'con pintas'. A cambio, tu autoestima se verá reforzada.

Sopesa todas las posibilidades antes de iniciar ninguna relaciónSopesa todas las posibilidades antes de iniciar ninguna relación

Miedos tras dar el primer paso

Hasta ahora tener una relación sexual con uno de tus vecinos parece una cosa de lo más fácil, pero en la balanza también hay aspectos que tener en cuenta. Y tienen que ver con el hecho de que lo vuestro no sea un cuento de hadas y se acabe por convertir en una situación de lo más incómoda. Es normal que tengas miedo a dar el primer paso; por ello, piénsatelo un poco y no inicies nada a los pocos días de haberlo conocido. Los principales inconvenientes de tener una relación sexual con un vecino o una vecina radican, precisamente, en esa cotidianidad a la que antes aludíamos.

Si estamos hablando de una relación sexual las cosas se complicarán aún más si una de las dos partes quiso romperla y la otra no. O si uno quiere exclusividad y otro no, piensa que es muy fácil cruzarse con los ligues de este, sobre todo cuando no quieres. Da igual en qué posición te encuentres porque estarás incómodo, incluso andarás por las zonas comunes con miedo a encontrártelo. Sentirte intranquilo en tu propia casa es una de las peores situaciones que pueden darse y que, llevado al extremo, puede acabar en una mudanza.

Pasión y riesgos en la comunidad

Y volviendo a las ventajas no hay que negar que tener sexo con uno de tus vecinos puede ser de lo más apasionante. Los encuentros en el ascensor, las visitas a media noche a su casa o a la tuya, el intercambio de miradas cuando estáis con más gente... Te aseguro que las reuniones de vecinos dejarán de ser aburridas para ti.

Si tu vecino rompe la relación y tú quieres seguir viéndole, este será el peor de los inconvenientesSi tu vecino rompe la relación y tú quieres seguir viéndole, este será el peor de los inconvenientes

Corréis el riesgo de que el resto de vecinos se enteren de lo vuestro y os convirtáis en el cotilleo oficial de la comunidad pero eso, mientras estéis disfrutando del sexo no debería preocuparos a ninguno de las dos. Otra cosa es que las tornas cambien.El peor de los inconvenientes para mantener una relación con uno de tus vecinos es precisamente que llegue a su fin y que uno de los dos rehaga su vida. Los encuentros con su nueva pareja en el portal, sea formal o esporádica, pueden llegar a ser difíciles de llevar.

Si antes hablábamos de que cuando inicias una relación sexual con uno de tus vecinos buscarás encontrártelo en la escalera, en el caso de romper esos serán momentos que resultarán de lo más incómodos. Tener sexo con un vecino puede ser apasionante, divertido y puede ser algo de lo más discreto, no obstantee, también puedes sufrir si las cosas acaban mal así que es recomendable pensárselo un par de veces antes de dar el primer paso.

Artículos recomendados

Comentarios