Menú
¿Se puede reconstruir el himen?
¿Se puede reconstruir el himen?
HIMENOPLASTIA

¿Se puede reconstruir el himen?

Descubre las diferentes técnicas para la reconstrucción del himen, así como los posibles riesgos de su operación.

Chica tapándose sus partes íntimas Chica tapándose sus partes íntimas
El himen es un tejido ubicado dentro de la vagina que normalmente cuenta con algunas perforaciones para que sea posible la salida del flujo menstrual, así como la colocación de tampones. Pero ¿Cuál es la funcionalidad de este tejido? ¿Se puede reconstruir después de haber mantenido relaciones sexuales?

Lo cierto es que la presencia de un himen intacto carece de una funcionalidad biológica comprobada. Muchos especialistas en el tema han afirmado que la función de este tejido era proteger durante la infancia esta región de infecciones, pero lo cierto es que a medida que las niñas llegan a su adolescencia, se va creando otro medio, por así decirlo, por el que se protege a esa zona de estas infecciones. Así que el himen va perdiendo esa única función que podría reseñarse, y además se va a haciendo mucho más débil.

El caso es que la presencia completa de este tejido es muy importante en algunas culturas a la hora de que una chica mantenga sexo con un chico, porque la perforación del himen conlleva la pérdida de virginidad de la mujer. Aunque hay que aclarar

La presencia del himen es muy importante en algunas culturas
que la rotura del tejido puede producirse por otras cuestiones no relacionadas con el sexo. Por esta razón, muchas de ellas se someten a importantes tratamientos y cirugías para la reconstrucción del tejido y volver, por así decirlo, a mantener la virginidad en el momento que vuelva a mantener relaciones sexuales.

¿Qué es y qué tipos hay de himenoplastia?

La himenoplastia es una práctica quirúrgica basada en la reconstrucción del himen, y en la actualidad es una de las operaciones más solicitadas por aquellas mujeres que pertenecen a una cultura donde la virginidad es un aspecto muy importante. Así, mediante esta reconstrucción, aquellas mujeres que no mantienen su virginidad (como concepto y no como sentimiento) pueden volver a serlo. Las razones que llevan a muchas mujeres a practicarse esta reconstrucción son el rechazo familiar, el repudio de su propio cónyuge o incluso los castigos que en muchas culturas hacen por no mantener su virginidad.

Chica en ropa interior con una rosa Chica en ropa interior con una rosa

De esta manera, le himenoplastia puede realizarse mediante diversas técnicas. La más sencilla, aunque no es la indicada para una mujer que no vaya a mantener relaciones en los próximos días a la realización de la cirugía, es la de unir todos los restos que queden del himen en la vagina aplicando anestesia local, de manera que se llega a reconstruir el tejido. La razón por la que debe hacerse pocos días antes de mantener relaciones sexuales es que el tejido es muy débil y puede ser que por cualquier mal movimiento o actividad pueda romperse de nuevo incluso sin que se haya llegado a tener sexo.

Otra técnica también de carácter temporal es la realizada con una sustancia denominada 'Alloplant', que es un material biológico que puede desgarrarse y que se coloca en la entrada de la vagina con la intención de reconstruir un tejido que imite al himen. Esta técnica, como hemos

Una técnica de carácter temporal es el 'Alloplant'
dicho anteriormente, también debe realizarse días antes de que se mantengan relaciones sexuales. Otra técnica parecida a esta es la de reconstruir la membrana falsa pero con una cápsula que contenga una gelatina que imite a la sangre y que normalmente se crea en un laboratorio. Cuando la chica tenga sexo con su marido, no sólo se romperá esta membrana sino que también sangrará como ocurre en muchas ocasiones con el himen real.

Pero la intervención más complicada y seria es la cirugía plástica vaginal. Esta intervención se lleva a cabo mediante la incisión en ambos lados de las mucosas existentes en las paredes vaginales. De esta forma, las mucosas se unen entre sí logrando reconstruir una membrana de las mismas características que el himen real. A diferencia de las otras técnicas, en esta sí debe transcurrir un tiempo entre que se lleve a cabo la cirugía y que se mantengan relaciones sexuales, ya que debido a las incisiones se han producido unas heridas que deben curarse. Aunque este tipo de cirugía no cuenta con inconvenientes específicos, sí es necesario que si piensas reconstruir tu himen mediante una intervención como esta, cuentes con el asesoramiento de un ginecólogo que pueda aclararte cualquier duda acerca del proceso, así como las ventajas e inconvenientes que puedan surgir.

Chica bajándose los pantalones Chica bajándose los pantalones

Riesgos de la himenoplastia

Como hemos comentado anteriormente, la himenoplastia o reconstrucción del himen es una cirugía sencilla que no conlleva muchos riesgos. Aún así, las posibles complicaciones, o mejor dicho, síntomas que pueden aparecer tras la técnica es la aparición de dolores leves, inflamaciones en la región o pequeñas hemorragias. Para evitar que se den estos síntomas lo principal es cumplir con todas las indicaciones que tu ginecólogo te haya recomendado en la visita previa, así como en las revisiones para que a la hora que tengas sexo nada pueda salir mal.

Con respecto al precio del procedimiento, pueden variar según la técnica que se lleve a cabo, aunque por lo general se sitúa en una media de 2.000 euros de coste. Asimismo, la duración de la cirugía tampoco es totalmente definible, ya que puede ir desde los 15 minutos hasta sobrepasar las tres horas, aunque por lo general suelen ser intervenciones cortas y sencillas.

Te puede interesar

Comentarios