Menú
5 posturas sexuales para Halloween
5 posturas sexuales para Halloween
HALOWEEN SEXUAL

5 posturas sexuales para Halloween

Pasa una noche de Halloween de lo más erótica y apasionada con estas posturas que resultan de lo más adecuada en esta noche de terror.

Halloween es una fecha muy especial. La vida y la muerte se entrelazan en una fiesta en la que no hay lugar para el miedo, el tabú o el pudor. Además de una celebración en torno al terror, al brujería y la magia negra, la aprovechamos para disfrazarnos, hacer fiestas y, en definitiva, convertirla en una noche especial. En el terreno de la pasión también, y es que Halloween se presta a hacer todo tipo de prácticas sexuales que durante el resto del año no te atreverías. Quizá sea el ambiente, o la mera la oportunidad de hacer algo distinto, pero muchas personas y muchas parejas aprovechan esta festividad para dar un toque más divertido a sus relaciones sexuales. Ya el poder disfrazarnos da pie a hacer realidad nuestras fantasías relacionadas con el sexo, o simplemente ser mucho más picantes. Las posibilidades son infinitas, desde trajes ceñidos de látex, látigos o convertirnos en sexys personajes de terror. De todas las prácticas que puedas elegir para hacer el amor la Noche de las Brujas, te proponemos probar unas cuantas posturas nuevas en tus relaciones sexuales. Desafía lo prohibido con estas posturas especiales que hemos seleccionado para la noche de Halloween.

1 La Andrómaca

Esta es la clásica postura que llamamos "ella encima". Más concretamente explicada, consiste en que el hombre esté echado boca arriba, y la mujer se siente encima de él de rodillas. Ella introduce el pene en su vagina, y marca el ritmo de la penetración, aunque aquí también el hombre puede realizar muchos movimientos y, entre los dos, llegar al punto que más les satisfaga. Elegimos esta entre otras posturas para Halloween porque queremos evocar a una bruja montando sobre su escoba... sí, una escoba sexual en forma de hombre. Si quieres añadir un tono más picante a las relaciones sexuales, puedes estar disfrazada de bruja, o simplemente llevar puestos unos zapatos negros de tacón puntiagudos con unas medias de rejilla. Él es una escoba, así que debería estar desnudo, ¡totalmente a tu merced!

No olvides los zapatos negros para darle el toque necesario a la AndrómacaNo olvides los zapatos negros para darle el toque necesario a la Andrómaca

2 La Amazona al revés

Esta postura es similar a la Andrómaca, bajo el nombre de Amazona, pero la mujer se coloca al revés. Aunque sigue estando sentada sobre el hombre, que está boca arriba echado, ella le da la espalda, e introduce el pene del hombre en su vagina. Así, volverá a tener un mayor control sobre la penetración, pero cambian dos cosas. La primera, que tenderá a echarse hacia adelante, por la misma postura, ya que así libera presión sobre el estómago y cadera del hombre, y eso es más parecido a la postura que emula a montar en escoba. La segunda, es que enseña directamente sus nalgas a su compañero, por lo que la excitación será doble. Entre hombres también es posible, y en mujeres lesbianas se puede adaptar para que los genitales entren en contacto.

Esta postura es accesible para cualquier relación sexual que se quiera mantenerEsta postura es accesible para cualquier relación sexual que se quiera mantener

3 Atada de pie

Halloween es, como decíamos, la fecha propia para probar nuevas maneras de hacer el amor, y el bondage puede ser una gran inspiración en esta fecha. Como si en una cámara de torturas nos encontráramos, proponemos usar unas cuerdas, esposas, o cualquier prenda de ropa que nos sirva para ello. Inspirándonos en '50 Sombras de Grey' uno de los tipos de posturas que os animamos a probar es que la mujer esté de pie, con los brazos y las piernas abiertos, y se encuentre atada de muñecas y tobillos. No vamos a decir que está crucificada, pero sí totalmente inmovilizada (siempre con permiso y mutuo acuerdo, el sexo es para divertirse todos y todas y disfrutar de la pasión) y el compañero le puede penetrar también de pie. Podéis añadir prendas de látex, cuerdas por su cuerpo, una mordaza o taparos los ojos, como prefiráis. Otra variante sería usar un juguete sexual para tener la relaciones sexuales, y que él lo sara para penetrarla a ella.

También al revés, podemos atar al hombre de pie, y que ella le practique todo lo que se le ocurra: caricias, sexo oral, colocarse de espaldas a él y hacer el amor con penetración. O, incluso puede usar ese juguete sexual para penetrarle a él. Cómo no, esta postura es apta para todo tipo de parejas, no tiene que ser hombre y mujer.

Atados de pies y manosAtados de pies y manos

4 Los dos boca abajo

Imagínate una película de terror y pasión donde estén enseñando un lúgubre ritual satánico desde un plano cenital, es decir, con la cámara enfocando desde el techo. Tendríamos una especie de altar satánico, rodeado de velas y pintadas de sangre, y en medio, una pareja tiene relaciones sexuales. ¿Qué postura te parecería la más sexy? Nosotros proponemos a los dos boca abajo, con el hombre encima penetrando a su compañera, ya sea vía vaginal o anal (también la practicar dos hombres). Es una postura muy interesante, porque mantiene el contacto físico a lo largo de todo el cuerpo, sobre todo si a él le gusta notar las nalgas de su compañera. También puede haber un contacto cara con cara, notando la respiración del otro, un elemento que nos puede gustar mucho. Y sobre todo, ¡imagínate esa película de miedo imaginaria en la que estáis saliendo!

Los dos boca abajo y un mínimo roce entre ellosLos dos boca abajo y un mínimo roce entre ellos

5 La bestia bicéfala

Con este nombre, ¿cómo no la íbamos a practicar en Halloween? Esta es una postura para las parejas más atrevidas, para demostrar que la pasión no tiene límites, y vale para penetración entre hombre y mujer, entre hombres, o para el roce entre vulvas femeninas. Vamos a explicarlo para parejas heterosexuales, y lo demás es sólo adaptarlo. El hombre se coloca de rodillas en la cama, con las piernas abiertas, los brazos extendidos y apoyados en la cama, y la cabeza también apoyada. De la misma manera que si le fueran a penetrar con la postura del perrito, pero descansando brazos y cabeza sobre la cama. La mujer se coloca de espaldas a él, boca arriba, con las piernas abiertas y éstas, junto a la cadera, levantadas en el aire. Entre ambos sólo tienen contacto los genitales o las nalgas, no se ven ni apenas se pueden tocar. La penetración será complicada, pero hay que buscar la posición en la que el pene del hombre pueda entrar en la vagina de la mujer, y moverse lo que podamos para que no se salga. Una manera de hacer el amor un tanto curiosa, pero para eso está esta noche de sexo atrevido.

Te puede interesar

Comentarios